La pur­ga de Puig­de­mont en su Go­bierno no cie­rra la cri­sis de los se­ce­sio­nis­tas

El PDeCAT se sien­te nin­gu­nea­do y re­ce­la de un pre­si­den­te que ve más cer­cano a ERC

La Voz de Galicia (Barbanza) - - España - RA­MÓN GORRIARÁN

La cri­sis pro­mo­vi­da por Car­les Puig­de­mont y Oriol Jun­que­ras blin­dó al Go­bierno ca­ta­lán pa­ra al­can­zar el ob­je­ti­vo de ce­le­brar el referendo del 1 de oc­tu­bre, pe­ro des­co­sió las cos­tu­ras de la alian­za de Junts pel Sí. Las di­fe­ren­cias en­tre el PDeCAT y Es­que­rra se han ahon­da­do y los in­de­pen­den­tis­tas se en­fren­tan a la te­si­tu­ra de lle­gar a la con­sul­ta des­fon­da­dos y di­vi­di­dos. El par­ti­do he­re­de­ro de Con­ver­gèn­cia se sien­te re­le­ga­do y con­tem­pla a un Puig­de­mont ca­da día más pró­xi­mo a Es­que­rra que a su pro­pias fi­las.

Las di­fe­ren­cias vie­nen de le­jos, des­de el mis­mo día que la CUP for­zó el des­ca­be­za­mien­to de Ar­tur Mas, del que Es­que­rra fue tes­ti­go im­pa­si­ble. Se ahon­dó con los pro­ce­sa­mien­tos y las con­de­nas al ex­pre­si­den­te y tres de sus ex­con­se­je­ros, Fran­cesc Homs, Joa­na Or­te­ga e Ire­ne Ri­gau. Y se con­vir­tió en una si­ma con el re­le­vo de cua­tro con­se­je­ros y el se­cre­ta­rio del Eje­cu­ti­vo, to­dos del PDeCAT. El des­ti­tui­do con­se­je­ro Jor­di Bai­get dio una cla­ve de la cri­sis al con­fe­sar que el Go­bierno de la Ge­ne­ra­li­tat es­ta­ba al mar­gen de las de­ci­sio­nes im­por­tan­tes del pro­ce­so.

En­tre las bam­ba­li­nas del Eje­cu­ti­vo se mue­ven una se­rie de per­so­na­jes sin res­pon­sa­bi­li­da­des po­lí­ti­cas que se reúnen con Puig­de­mont y Jun­que­ras pa­ra mar­car los rit­mos y to­mar las de­ci­sio­nes. En­tre ellos es­tán Da­vid Ma­dí, hom­bre de la má­xi­ma con­fian­za de Mas; Xa­vier Ven­drell, ex­con­se­je­ro de Es­que­rra; Jor­di Sán- chez, pre­si­den­te de la ANC; Jor­di Cui­xart, pre­si­den­te de Òm­nium; ade­más del pro­pio Ar­tur Mas. En pa­ra­le­lo fun­cio­na otro co­mi­té de­ci­so­rio más ofi­cia­lis­ta, pe­ro tam­bién sin con­se­je­ros, con el pre­si­den­te, el vi­ce­pre­si­den­te y los se­cre­ta­rios de sus de­par­ta­men­tos, Víc­tor Cu­llell y Jo­sep Ma­ría Jo­vé. A unos y otros les une un em­pe­ño, la ce­le­bra­ción de la con­sul­ta, cues­te lo que cues­te.

La estrategia, se­gún han re­le­va­do fuen­tes in­de­pen­den­tis­tas, es for­zar la má­qui­na con la apro­ba­ción de la ley del referendo, ace­le­rar los preparativos —el pri­me­ro ma­ña­na con la com­pra de 8.200 ur­nas— y no aca­tar las sus­pen­sio­nes que or­de­ne el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal pa­ra for­zar al Go­bierno de Ra­joy a to­mar me­di­das coer­ci­ti­vas que tras­la­da­rían el con­flic­to a las ca­lles.

Lle­var el con­flic­to a la ca­lle

Esa di­ná­mi­ca estaría acom­pa­ña­da de re­le­vos en los se­gun­dos es­ca­lo­nes del Go­bierno de Puig­de­mont. El pri­me­ro pue­de ser el di­rec­tor de los Mos­sos d’Es­qua­dra, Al­bert Batlle, de ori­gen po­lí­ti­co so­cia­lis­ta y com­pro­me­ti­do en la de­fen­sa de la le­ga­li­dad. «La po­li­cía de­be ha­cer eso. No pue­de ha­cer otra co­sa», di­jo el pasado 17 de fe­bre­ro cuan­do se le pre­gun­tó por la ac­ti­tud de los Mos­sos si se con­vo­ca la con­sul­ta. Su su­pe­rior y prin­ci­pal va­le­dor, el con­se­je­ro de In­te­rior, Jor­di Ja­né, sa­lió del Go­bierno el pasado vier­nes. El nuevo ti­tu­lar de Pre­si­den­cia y por­ta­voz, Jor­di Tu­rull, tam­po­co des­car­tó los nue­vos re­le­vos. «Hay que ir a por to­das», di­jo ayer en una en­tre­vis­ta en la que tam­bién de­nun­ció que la estrategia del Go­bierno cen­tral pa­sa por fo­men­tar la di­vi­sión del mun­do in­de­pen­den­tis­ta. Pe­ro «pier­de el tiem­po», ase­gu­ró, por­que «la gen­te ya no tie­ne mie­do». Mien­tras Es­que­rra asis­te a las tur­bu­len­cias con uni­dad mo­no­lí­ti­ca en torno a Jun­que­ras y sin una sa­li­da de tono, el PDeCAT es un sin­vi­vir.

El re­mo­za­do Go­bierno de­ba­ti­rá ma­ña­na la ad­qui­si­ción de las 8.200 ur­nas de me­ta­cri­la­to pa­ra ce­le­brar la con­sul­ta. Una de­ci­sión que con to­da se­gu­ri­dad se­rá re­cu­rri­da por el Go­bierno an­te el Cons­ti­tu­cio­nal por con­si­de­rar­la un pre­pa­ra­ti­vo del referendo que, se­gún la doc­tri­na de la cor­te, es un ac­to ile­gal. La or­den de com­pra ya no lle­va­rá la úni­ca fir­ma de la con­se­je­ra de Go­ber­na­ción, Me­rit­xell Bo­rràs, co­mo ocu­rrió en abril con el an­te­rior in­ten­to de com­prar­las y que le va­lió una que­re­lla de la Fis­ca­lía. El do­cu­men­to es­ta­rá ru­bri­ca­do por el vi­ce­pre­si­den­te, Oriol Jun­que­ras, co­mo res­pon­sa­ble de la or­ga­ni­za­ción del referendo pe­ro tam­bién por to­dos los con­se­je­ros, de acuer­do al com­pro­mi­so al­can­za­do tras la cri­sis gu­ber­na­men­tal.

A. DALMAU EFE

Puig­de­mont, su­ce­sor de Mas, se es­tá ale­jan­do de su par­ti­do pa­ra arri­mar­se a las te­sis de su mano de­re­cha, Jun­que­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.