Tri­pu­lan­tes de una ex­pe­di­ción ir­lan­de­sa de 60 bar­cos vi­si­ta­ron Noia y el cas­tro de Ba­ro­ña

Las sus­trac­cio­nes, aun­que de pe­que­ño va­lor, im­pi­den sa­lir a fae­nar a los ma­ri­ne­ros

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Portada - Á. SE­VI­LLA / J. M. SAN­DE

Son ro­bos pe­que­ños, que a sim­ple vis­ta pa­re­cen in­tras­cen­den­tes. Sin em­bar­go, la su­ma de to­dos re­ve­la la san­gría que su­fren los mue­lles bar­ban­za­nos, que im­pi­de que los pro­fe­sio­na­les del mar pue­dan rea­li­zar su tra­ba­jo con nor­ma­li­dad y que afec­ta a su ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca. Ras­tros, re­des y na­sas son los ob­je­ti­vos buscados, al igual que tan­ques de ga­so­li­na, otro de fi­lón que es­quil­man los ca­cos. Es­tos ro­bos, con­ti­nuos en el tiem­po, obli­gan a las tri­pu­la­cio­nes a que­dar­se en tie­rra en jor­na­das la­bo­ra­les.

«É ne­ce­sa­rio ex­tre­mar as me­di­das de se­gu­ri­da­de. A xen­te es­tá preo­cu­pa­da e pi­de que se me­llo­re nes­te ám­bi­to», apun­tó el pa­trón ma­yor de Noia, San­tia­go Cruz. Fue en la dár­se­na de su co­fra­día don­de se vi­vió el su­ce­so más gra­ve des­de que co­men­zó el ve­rano. La pa­sa­da se­ma­na, una pla­nea­do­ra de la sép­ti­ma lis­ta des­apa­re­ció por ar­te de ma­gia. Su due­ño re­ci­bió el avi­so de un com­pa­ñe­ro, que se en­con­tró otra em­bar­ca­ción pro­pie­dad del pri­me­ro sin rum­bo por Por­to­sín.

«Son pa­la­bras maio­res», re­co­no­ció el pro­pio Cruz, que es­pe­ra que el su­ce­so que­de en un he­cho ais­la­do. «O nor­mal é que se le­ven apa­re­llos e un pou­co de ga­so­li­na, pe­ro to­do su­ma», apun­ta el res­pon­sa­ble, que afir­ma que en cier­tos ca­sos ya no se de­nun­cia an­te los cuer­pos de se­gu­ri­dad, al con­si­de­rar que el va­lor eco­nó­mi­co es tan re­du­ci­do que no me­re­ce la pe­na ni mo­les­tar a los agen­tes del or­den.

A pe­sar de que la si­tua­ción no es tan gra­ve co­mo en Noia, en Ri­bei­ra tam­bién se han da­do ro­bos de es­te ti­po re­cien­te­men­te. Ma­ri­ne­ros de la ca­pi­tal bar­ban­za­na vie­ron co­mo des­apa­re­cían com­bus­ti­ble y ma­te­rial de tra­ba­jo.

Di­fí­cil con­trol

El pa­trón ma­yor ri­bei­ren­se, Jo­sé Pé­rez, re­co­no­ció los he­chos y apun­tó que «non ten na­da que ver co que pa­sa­ba an­tes. Hou­bo un­ha épo­ca na que se le­va­ban di­rec­ta­men­te os mo­to­res das lan­chas. Ago­ra son rou­bos pe­que­nos, pe­ro son com­pli­ca­dos de con­tro­lar. In­clu­so pa­ra os pro­pios ma­ri­ñei­ros. ¿Se ves a un gru­po de per­soas le­ván­do­se as na­sas, ou mes­mo o mo­tor dun bar­co, co­mo sa­bes se é de­les a em­bar­ca­ción ou no?».

La si­tua­ción tam­bién ha me­jo­ra­do en A Po­bra, aun­que su pa­trón ma­yor, Juan Mi­guel Igle­sias, sub­ra­ya que los ro­bos siem­pre ter­mi­nan afec­tan­do a la ac­ti­vi­dad: «É cí­cli­co. Ago­ra ato­pá­mo­nos nun mo­men­to no que non es­ta­mos sen­do ví­ti­mas. To­que­mos ma­dei­ra pa­ra que no nos to­que».

Sin em­bar­go, va­rias em­bar­ca­cio­nes de su agru­pa­ción su­frie­ron sa­bo­ta­jes en fe­chas re­cien­tes: «Hou­bo al­gúns que ti­ve­ron que que­dar en te­rra». Igle­sias re­cuer­da un ro­bo que po­ne de re­lie­ve la re­per­cu­sión de es­tas olea­das: «A un com­pa­ñei­ro le­vá­ron­lle o plot­ter, o GPS e a ra­dio. En to­tal máis de ca­tro mil eu­ros e ti­vo que es­tar tres días sen po­der saír ao mar, co que iso con­le­va. O pre­xuí­zo eco­nó­mi­co é máis que no­ta­ble».

Los pro­ble­mas pa­ra los pro­fe­sio­na­les de las co­fra­días del nor­te de la ría de Mu­ros-Noia pa­re­ce que han des­apa­re­ci­do, aun­que ha­ce un año tam­bién su­frie­ron una san­gría im­por­tan­te de ro­bos de mo­to­res, que di­la­pi­dó el tra­ba­jo de va­rios pro­fe­sio­na­les. En Ca­bo de Cruz, la vi­ce­pa­tro­na del pó­si­to Su­sa­na Sil­va, afir­ma que han su­fri­do sus­trac­cio­nes de ga­so­li­na, aun­que de ma­ne­ra muy es­po­rá­di­ca.

Las co­fra­días po­nen su vis­ta en Por­tos, sin em­bar­go, des­de el ente se re­cuer­da que en ma­te­ria de se­gu­ri­dad no tie­nen ju­ris­pru­den­cia, sino que per­te­ne­ce a los cuer­pos de se­gu­ri­dad es­ta­ta­les. A pe­sar de las cá­ma­ras ins­ta­la­das en di­fe­ren­tes re­cin­tos por­tua­rios, lu­char con­tra las sus­trac­cio­nes y evi­tar­las es una ta­rea com­pli­ca­da.

MATALOBOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.