Po­de­mos cri­ti­ca la au­sen­cia de No­rie­ga y Fe­rrei­ro en el ple­na­rio de En Ma­rea

El al­cal­de de San­tia­go: «Eu son pro­pie­ta­rio dos meus si­len­cios e das mi­ñas au­sen­cias»

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Galicia - SU­SA­NA LUAÑA

No so­lo les sor­pren­dió a Luís Vi­lla­res y a mu­chos de los pre­sen­tes en el ple­na­rio de En Ma­rea la au­sen­cia de los al­cal­des de A Co­ru­ña y San­tia­go. Tam­bién le lla­mó la aten­ción a Po­de­mos Ga­li­cia. Si bien ofi­cial­men­te el partido mo­ra­do no es­tu­vo pre­sen­te en la asam­blea, co­mo ya ha­bía anun­cia­do Car­men San­tos —que in­ci­de en que una co­sa son las alian­zas elec­to­ra­les y otra la in­de­pen­den­cia de par­ti­dos—, a la se­cre­ta­ria xe­ral de Po­de­mos en Ga­li­cia le lla­mó la aten­ción esa au­sen­cia, so­bre to­do te­nien­do en cuen­ta que, en los días an­te­rio­res, Xu­lio Fe­rrei­ro sí par­ti­ci­pó de ma­ne­ra ac­ti­va en los de­ba­tes pre­vios al ple­na­rio y que él mis­mo, jun­to con los otros dos al­cal­des de En Ma­rea, «fo­ron os má­xi- mos im­pul­so­res des­te pro­xec­to», re­cuer­da San­tos. «É cho­can­te a súa au­sen­cia, e non es­tá en ab­so­lu­to na li­ña que ma­ni­fes­ta­ron o día an­te­rior á pro­pia asem­blea. Pen­sa­mos que Jorge Suá­rez —al­cal­de de Fe­rrol— foi moi con­se­cuen­te asis­tin­do».

So­bre su de­ci­sión de no ir al ple­na­rio ha­bló ayer el re­gi­dor com­pos­te­lano, aun­que so­lo pa­ra re­mar­car: «Son pro­pie­ta­rio dos meus si­len­cios e das mi­ñas au­sen­cias». Mar­ti­ño No­rie­ga ase­gu­ra que, cen­tra­do co­mo es­tá en la ges­tión municipal y te­nien­do en cuen­ta que ya ha­ce me­ses que dio un pa­so atrás en las res­pon­sa­bi­li­da­des de ese «es­pa­zo» co­mún, no tie­ne «nin­gun­ha obri­ga de exer­cer co­mo vo­cei­ro e tam­pou­co nin­gún in­tere­se en fa­ce­lo».

Des­de el Con­ce­llo her­cu­lino, in­for­ma Xo­sé Váz­quez Ga­go, ha­bló el con­ce­jal de Re­xe­ne­ra­ción Ur­ba­na, Xiao Va­re­la, que ade­más de su­mar­se a las crí­ti­cas por el re­sul­ta­do del ple­na­rio, aña­dió que «as po­lí­ti­cas e as for­mas de im­ple­men­ta­las que hai na Co­ru­ña son un­ha re­fe­ren­cia in­tere­san­te que po­de ser­vir de exem­plo a En Ma­rea». Tam­bién la dipu­tada en el Con­gre­so Yo­lan­da Díaz in­sis­tió en la ne­ce­si­dad de abrir una re­fle­xión pro­fun­da por la de­ri­va, a su en­ten­der equi­vo­ca­da, de En Ma­rea, que ne­ce­si­ta «un­ha re­fun­da­ción», di­jo.

Las de­cla­ra­cio­nes de quie­nes en­ca­be­zan el sec­tor crí­ti­co no mi­nan la in­ten­ción del lí­der de En Ma­rea de se­guir ade­lan­te con el pro­yec­to. Luís Vi­lla­res de­cla­ró ayer que se­gui­rá bus­can­do la in­te­gra­ción y que no ve mo­ti­vos «pa­ra que nin­guén se des­col­gue da uni­da­de po­pu­lar».

La po­lé­mi­ca de los suel­dos

En cuan­to a la apro­ba­ción de un te­cho sa­la­rial de 3.000 eu­ros pa­ra los dipu­tados, Car­men San­tos ade­lan­tó que des­de Po­de­mos no com­par­ten es­ta idea, por­que, si bien in­cre­men­tar la cuan­tía del sa­la­rio mí­ni­mo pro­fe­sio­nal es un ob­je­ti­vo al que de­ben as­pi­rar quie­nes tie­nen res­pon­sa­bi­li­da­des po­lí­ti­cas, el sa­la­rio digno tie­ne que ser­lo pa­ra to­dos: «Non só pa­ra nós». Reite­ró: «Nós non vi­mos á po­lí­ti­ca pa­ra en­ri­que­cer­nos, en cer­to sen­ti­do ata po­de­ría­mos di­cir que so­mos uns pri­vi­le­xia­dos ten­do en con­ta o ni­vel de pre­ca­rie­da­de do país».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.