Mos­sos al ser­vi­cio de la ile­ga­li­dad

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión - GON­ZA­LO BAREÑO

Des­pués de años ape­lan­do a las emo­cio­nes, a los sen­ti­mien­tos, a las tra­di­cio­nes, al amor a la tie­rra, al de­re­cho a de­ci­dir y al de­seo de in­te­grar a to­dos los ca­ta­la­nes, los se­ce­sio­nis­tas se qui­tan la ca­re­ta. Lle­van mu­cho tiem­po di­cién­do­nos que la su­ya es una re­vo­lu­ción de las son­ri­sas y que fren­te a la fuer­za de un Es­ta­do opre­sor so­lo opon­drán la vo­lun­tad pa­cí­fi­ca de in­de­pen­den­cia y au­to­go­bierno de un pue­blo des­ar­ma­do que re­sul­ta­rá im­pa­ra­ble. Pe­ro la pur­ga em­pren­di­da por Car­les Puig­de­mont en los Mos­sos d’Es­qua­dra de­mues­tra que de­trás de ese dis­cur­so de las emo­cio­nes se es­con­de el in­ten­to de im­po­ner sus ideas por la fuer­za y atro­pe­llan­do la ley. Al ya ex­di­rec­tor de los Mos­sos, Al­bert Batlle, le ha bas­ta­do ex­pre­sar lo úni­co que ca­be exi­gir a una fuer­za po­li­cial, que de­fen­de­rá siem­pre el im­pe­rio de la ley, pa­ra ser for­za­do a di­mi­tir y re­le­va­do por otro que pon­ga la fi­de­li­dad a la cau­sa se­pa­ra­tis­ta por en­ci­ma del de­ber de pro­te­ger los de­re­chos de to­dos los ciu­da­da­nos. Al­guien que pur­gue a cual­quier man­do po­li­cial que de­fien­da la ley, el Es­ta­tu­to y la Cons­ti­tu­ción. Co­mo to­do fas­cis­mo, el in­de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán sa­be que an­tes de vio­lar la ley e im­po­ner su vo­lun­tad por la vía au­to­ri­ta­ria es im­pres­cin­di­ble ha­cer­se con el con­trol de la po­li­cía y ga­ran­ti­zar­se su fi­de­li­dad.

En enero de 1933, cuan­do Hin­den­burg, des­pués de mu­cho tiem­po de re­sis­tir­se a ello, ac­ce­dió a nom­brar can­ci­ller a Adolf Hitler per­sua­di­do por el con­ser­va­dor Von Pa­pen, que se mos­tra­ba se­gu­ro de po­der con­tro­lar­lo en un Go­bierno de coa­li­ción, Hitler se mos­tró mo­de­ra­do y so­lo exi­gió dos car­te­ras pe­se a li­de­rar el partido más vo­ta­do. Una era el Mi­nis­te­rio del In­te­rior, que ad­ju­di­ca­ría a Wil­helm Frick, y la otra un mi­nis­te­rio sin car­te­ra pa­ra Hermann Goe­ring, que im­pli­ca­ba el con­trol del po­de­ro­so Mi­nis­te­rio del In­te­rior en la re­gión de Pru­sia, y por tan­to de 160.000 po­li­cías. No le ha­cía fal­ta na­da más. So­lo cuan­do tu­vo ga­ran­ti­za­da la fi­de­li­dad to­tal de to­das las fuer­zas de se­gu­ri­dad ale­ma­nas y el con­trol de las si­guien­tes elec­cio­nes, Hitler se lan­zó a vio­lar las le­yes, per­se­guir y de­pu­rar a sus enemi­gos po­lí­ti­cos y, en un cli­ma de na­cio­na­lis­mo exa­cer­ba­do, con­vo­car unos nue­vos co­mi­cios en los que, pe­se a ob­te­ner so­lo un 44 %, se ha­ría con el po­der ab­so­lu­to. La cla­ve no es­tu­vo en con­ven­cer a to­dos los ale­ma­nes de las bon­da­des del na­cio­nal­so­cia­lis­mo. La cla­ve, co­mo sa­be cual­quier político con vo­ca­ción au­to­ri­ta­ria, es­tu­vo en po­ner la po­li­cía al ser­vi­cio de su cau­sa.

Cuan­do en aque­lla gro­tes­ca com­pa­re­cen­cia Pa­blo Igle­sias ofre­ció al PSOE un Go­bierno de coa­li­ción, no exi­gió pa­ra Po­de­mos el Mi­nis­te­rio de Asun­tos So­cia­les o el de Igual­dad. Pi­dió, en­tre otros, el de In­te­rior, el de De­fen­sa y el con­trol del CNI, de­mos­tran­do así que él tam­bién co­no­ce la his­to­ria y sa­be que, cuan­do no hay vo­tos su­fi­cien­tes, el cie­lo se to­ma por asal­to.

Con­ver­tir la po­li­cía au­to­nó­mi­ca de Ca­ta­lu­ña en un cuer­po ar­ma­do al ser­vi­cio de la ilegal cau­sa se­pa­ra­tis­ta es un ac­to in­sen­sa­to que po­dría te­ner con­se­cuen­cias gra­ví­si­mas. El úni­co res­pon­sa­ble se­rá un Puig­de­mont que ya so­lo hu­ye ha­cia ade­lan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.