Puig­de­mont eli­mi­na tra­bas pa­ra el 1-O con la sa­li­da del je­fe de los Mos­sos

Nom­bra a Pe­re So­ler, in­de­pen­den­tis­ta con­ven­ci­do, pa­ra sus­ti­tuir al di­mi­ti­do Batlle

La Voz de Galicia (Barbanza) - - España - CRIS­TIAN REINO

La des­ti­tu­ción del di­rec­tor ge­ne­ral de los Mos­sos d’Es­qua­dra es­ta­ba can­ta­da, pe­ro Al­bert Batlle se ade­lan­tó con su di­mi­sión pa­ra de­jar cons­tan­cia de su desacuer­do con la lí­nea adop­ta­da por el Go­bierno de Car­les Puig­de­mont. Era cues­tión de tiem­po que el has­ta ayer je­fe de la po­li­cía ca­ta­la­na, an­ti­guo di­ri­gen­te so­cia­lis­ta, muy mo­de­ra­do y muy ale­ja­do del per­fil ra­di­cal que bus­ca Puig­de­mont pa­ra su equi­po de com­ba­te, fue­ra re­le­va­do. Su sa­li­da, en teo­ría, sor­tea uno de los obs­tácu­los pa­ra la ce­le­bra­ción de la con­sul­ta, por­que con Batlle los Mos­sos no iban a co­la­bo­rar.

Se tra­ta de una di­mi­sión, pe­ro Batlle te­nía el adiós re­dac­ta­do des­de que afir­mó en fe­bre­ro en TVE que a los Mos­sos d’Es­qua­dra no les tem­bla­ría el pul­so y de­ten­drían a Car­les Puig­de­mont o a Car­me For­ca­dell si un juez así lo or­de­na­ba. «Hay que cum­plir con la le­ga­li­dad», ad­vir­tió. Una fra­se que pue­de re­sul­tar ob­via en un je­fe po­li­cial, pe­ro que en el con­tex­to ca­ta­lán su­po­nía to­do un avi­so al Go­bierno ca­ta­lán de que hay cier­tas lí­neas ro­jas que no se pue­den atra­ve­sar.

La des­ti­tu­ción de Jor­di Ja­né co­mo con­se­je­ro de In­te­rior, mo­de­ra­do co­mo él, le de­jó el vier­nes pa­sa­do sin pa­ra­pe­to an­te un Eje­cu­ti­vo que no quie­re en sus fi­las vo­ces dis­cor­dan­tes de aquí al 1 de oc­tu­bre. Batlle ale­gó «mo­ti­vos po­lí­ti­cos» pa­ra su re­nun­cia y pa­ra que no hu­bie­ra du­das de su desacuer­do. Le sus­ti­tu­ye el con­ver­gen­te Pe­re So­ler (abo­ga­do y na­ci­do en Ta­rra­sa en 1967), que fue di­rec­tor ge­ne­ral de Pri­sio­nes con Ar­tur Mas y an­te­rior­men­te con­ce­jal de CiU en Te­rras­sa.

La sa­li­da de Batlle plan­tea un nue­vo es­ce­na­rio a los Mos­sos: obe­de­cer las ór­de­nes ju­di­cia­les y res­pe­tar la ley es­pa­ño­la que han pro­me­ti­do de­fen­der o se­guir las ins­truc­cio­nes que trans­mi­tan des­de la Con­se­je­ría de In­te­rior o el Pa­lau de la Ge­ne­ra­li­tat y que irán en sen­ti­do con­tra­rio.

El 1-O po­drían dar­se unas cuen­tas si­tua­cio­nes muy de­li­ca­das pa­ra los Mos­sos, des­de te­ner que re­qui­sar ur­nas (o ne­gar­se), ce­rrar co­le­gios (o no), de­te­ner a di­ri­gen­tes so­be­ra­nis­tas o en un ca­so ex­tre­mo no aca­tar (o sí) una even­tual to­ma del con­trol del cuer­po por par­te del Go­bierno cen­tral en ca­so de in­ter­ven­ción de la au­to­no­mía.

Ti­bie­za

Batlle, que em­pe­zó co­mo con­ce­jal so­cia­lis­ta en el Ayun­ta­mien­to de Bar­ce­lo­na, don­de per­ma­ne­ció 20 años, era de­ma­sia­do ti­bio pa­ra di­ri­gir en es­ta eta­pa un cuer­po co­mo el de la po­li­cía ca­ta­la­na, que a par­tir de aho­ra es­ta­rá más su­pe­di­ta­da al pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, quien sus­pi­ra por un cuer­po com­pro­me­ti­do con el pro­ce­so y no con un or­ga­nis­mo im­par­cial, co­mo man­te­nía Batlle.

El úl­ti­mo alto car­go del Eje­cu­ti­vo ca­ta­lán de­vo­ra­do por el pro­ce­so por su po­ca pu­re­za se­ce­sio­nis­ta se des­pi­dió ayer de los man­dos po­li­cia­les con una car­ta, en la que con­fió en que los Mos­sos con­ti­nua­rán tra­ba­jan­do «co­mo siem­pre, con es­cru­pu­lo­so res­pe­to y su­je­ción a la ley». La cues­tión es que las in­je­ren­cias po­lí­ti­cas en el cuer­po son con­ti­nuas y, sin ir más le­jos, el nom­bra­mien­to en abril de Jo­sep Lluís Tra­pe­ro co­mo ma­yor de la po­li­cía ca­ta­la­na, el car­go de más alto ran­go en el cuer­po au­to­nó­mi­co, es­tu­vo ro­dea­da de po­lé­mi­ca, por­que el ve­rano pa­sa­do Puig­de­mont y Tra­pe­ro fue­ron fo­to­gra­fia­dos jun­tos, com­par­tien­do me­sa, man­tel, pae­lla y gui­ta­rra en la ca­sa de la ter­tu­lia­na Pi­lar Raho­la en Ca­da­qués (Ge­ro­na), jun­to a otros miem­bros de la jet set in­de­pen­den­tis­ta, co­mo Joan La­por­ta.

Sex­ta ba­ja

La sa­li­da de Batlle es la sex­ta ba­ja en el Go­bierno de Puig­de­mont en dos se­ma­nas muy con­vul­sas pa­ra el secesionismo. El pri­mer dam­ni­fi­ca­do fue el ti­tu­lar de Em­pre­sa Jor­di Bai­get, que ca­yó ful­mi­na­do, tras ad­mi­tir re­ser­vas res­pec­to al re­fe­ren­do y te­mer por su pa­tri­mo­nio per­so­nal. Tras Bai­get, cu­yo des­pi­do ge­ne­ró un en­fren­ta­mien­to en­tre Puig­de­mont y su partido, Jun­que­ras im­pu­so la des­ti­tu­ción de otros cua­tro con­ver­gen­tes: Neus Mun­té (Pre­si­den­cia), Jor­di Ja­né (In­te­rior), Me­rit­xell Ruiz (Edu­ca­ción) y Jor­di Vidal de Ciu­ra­na co­mo se­cre­ta­rio del Eje­cu­ti­vo. To­dos ellos fue­ron re­le­va­dos por per­fi­les mu­cho más rup­tu­ris­tas, es­pe­cial­men­te el nue­vo con­se­je­ro de la Pre­si­den­cia, Jor­di Tu­rull, y la de Edu­ca­ción, Cla­ra Pon­sa­tí.

Batlle (a la iz­quier­da) es­tá en desacuer­do con el pro­ce­so in­de­pen­den­tis­ta, que apo­ya abier­ta­men­te So­ler.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.