Preo­cu­pa­ción en la po­li­cía ca­ta­la­na por los cam­bios

La Voz de Galicia (Barbanza) - - España -

La sa­li­da de Al­bert Batlle de la di­rec­ción ge­ne­ral de la po­li­cía ca­ta­la­na vuel­ve a si­tuar a los Mos­sos en el cen­tro de la po­lé­mi­ca po­lí­ti­ca por el pa­pel que pue­dan ju­gar el 1-O. Los prin­ci­pa­les sin­di­ca­tos del cuer­po au­to­nó­mi­co cri­ti­ca­ron ayer los cam­bios en la Con­se­je­ría de In­te­rior, con la des­ti­tu­ción de Jor­di Ja­né y la re­nun­cia de Batlle.

Los fun­cio­na­rios, que tam­bién pue­den in­cu­rrir en de­li­tos si co­la­bo­ran con el re­fe­ren­do y que pue­den ser con­de­na­dos a pa­gar ele­va­das mul­tas e in­clu­so se arries­gan a pe­nas de cárcel, ad­vir­tie­ron al pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat que los re­le­vos ge­ne­ran «in­cer­ti­dum­bre», «ines­ta­bi­li­dad» e «in­se­gu­ri­dad». Los agen­tes exi­gen ade­más a los nue­vos res­pon­sa­bles de In­te­rior «ins­truc­cio­nes claras» de ca­ra al re­fe­ren­do y que no se les uti­li­ce co­mo una «he­rra­mien­ta po­lí­ti­ca».

Va­len­tín Ana­dón, por­ta­voz del sin­di­ca­to SAP-Fe­pol, ma­yo­ri­ta­rio en los Mos­sos d’Es­qua­dra, re­cal­có que es­te cuer­po po­li­cial tie­ne la obli­ga­ción de de­fen­der los de­re­chos y li­ber­ta­des de acuer­do con la ley, y que ac­túan guia­dos por el res­pe­to a la se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca. Ana­dón em­pla­zó al nue­vo con­se­je­ro y al fu­tu­ro di­rec­tor de la po­li­cía ca­ta­la­na a que «no ol­vi­den» que esa es su fun­ción y que for­man un cuer­po que es «de to­dos los ca­ta­la­nes».

Los ar­gu­men­tos de Jun­que­ras

Es­tas de­cla­ra­cio­nes se pro­du­je­ron en una jor­na­da en la que el vi­ce­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat tras­la­dó el plei­to ca­ta­lán al plano per­so­nal y ape­ló no a los ar­gu­men­tos po­lí­ti­cos pa­ra de­fen­der el re­fe­ren­do, sino que bu­ceó en los sen­ti­mien­tos.

Oriol Jun­que­ras ele­vó el tono con­tra el Go­bierno cen­tral, al que acu­só de es­tar dis­pues­to a to­do pa­ra im­pe­dir la con­sul­ta, des­de la re­pre­sión y la ame­na­za, al em­bar­go del pa­tri­mo­nio. El tam­bién lí­der de Es­que­rra echó mano de un dis­cur­so atí­pi­co e ima­gi­nó un es­ce­na­rio de otras épo­cas: «¿Qué quie­ren de­cir con que per­se­gui­rán nues­tro pa­tri­mo­nio? ¿Ven­drán unos se­ño­res a mi ca­sa, co­ge­rán a mis hi­jos y los echa­rán de ca­sa? ¿Cree que la so­cie­dad del si­glo XXI per­mi­ti­rá que co­jan a mis hi­jos, que tie­nen 4 y 2 años, y los echen a la ca­lle?».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.