El Go­bierno bus­ca de­jar sin me­dios pa­ra la con­sul­ta a la Ge­ne­ra­li­tat

Va­ti­ci­na que el fracaso de Puig­de­mont es cues­tión de tiem­po

La Voz de Galicia (Barbanza) - - España - RA­MÓN GORRIARÁN

El Go­bierno es­tá con­ven­ci­do de que es cues­tión de tiem­po que Car­les Puig­de­mont re­co­noz­ca su fracaso con el re­fe­ren­do in­de­pen­den­tis­ta. So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría em­pla­zó al pre­si­den­te ca­ta­lán a que ad­mi­ta «aho­ra» o que es­pe­re al 1 de oc­tu­bre pa­ra acep­tar que es im­po­si­ble lle­var a ca­bo la con­sul­ta. Lo hi­zo tras fi­na­li­zar la reunión de se­gui­mien­to de la con­fe­ren­cia de pre­si­den­tes que tu­vo lu­gar ayer en Ma­drid. La nú­me­ro dos del Eje­cu­ti­vo se ra­ti­fi­có en que «no se va a ce­le­brar» por­que, ade­más de ser ilegal, la Ge­ne­ra­li­tat no va a te­ner los me­dios ma­te­ria­les y hu­ma­nos pa­ra ha­cer­la.

Pa­ra la vi­ce­pre­si­den­ta, la di­mi­sión del di­rec­tor ge­ne­ral de los Mos­sos es un sín­to­ma más de la «gra­ví­si­ma di­ná­mi­ca» en que es­tá in­mer­so el pre­si­den­te ca­ta­lán y su nú­me­ro dos al si­tuar a in­de­pen­den­tis­tas dis­pues­tos a to- do al fren­te del pro­ce­so y pres­cin­dir de los al­tos car­gos que se nie­gan a vul­ne­rar el mar­co le­gal. Eso es lo que ha ocu­rri­do, a su en­ten­der, con Al­ber­to Batlle, al que se «ha obli­ga­do a di­mi­tir por mo­ti­vos po­lí­ti­cos» por la úni­ca ra­zón de ser una per­so­na «mo­de­ra­da y sen­sa­ta» que pre­ten­día «ha­cer bien su tra­ba­jo, res­pe­tar la ley y cum­plir con su obli­ga­ción».

Ar­se­nal

Sáenz de San­ta­ma­ría, que in­clu­yó por pri­me­ra vez a su in­ter­lo­cu­tor Oriol Jun­que­ras en el mis­mo pa­que­te de irres­pon­sa­bi­li­dad que Puig­de­mont, vol­vió a ape­lar a la «re­fle­xión» de los go­ber­nan­tes so­be­ra­nis­tas pa­ra que ana­li­cen adón­de es­tán lle­van­do a Ca­ta­lu­ña. «En cual­quier de­mo­cra­cia —ase­gu­ró— un Go­bierno co­mo ese ha­bría du­ra­do dos te­le­dia­rios»; el de Puig­de­mont, con­ce­dió, va a du­rar «un po­qui­to más», so­lo has­ta que se con­ven­za de que va rum­bo «al fracaso».

En la Mon­cloa al­ber­gan la es­pe­ran­za de que jun­to a las tra­bas ju­rí­di­cas del Cons­ti­tu­cio­nal, el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia de Ca­ta­lu­ña y el Tri­bu­nal de Cuen­tas, sur­tan efec­to las ca­ren­cias hu­ma­nas y ma­te­ria­les, y el pre­si­den­te ca­ta­lán acep­te que no tie­ne con qué ni con quién ha­cer la con­sul­ta. De mo­men­to ca­re­ce de ur­nas, pa­pe­le­tas y cen­so, y se en­fren­ta a se­rias di­fi­cul­ta­des pa­ra te­ner co­le­gios elec­to­ra­les por la or­den en­via­da a los al­cal­des pa­ra que no ce­dan ins­ta­la­cio­nes mu­ni­ci­pa­les. Tam­po­co po­drá con­tar con la co­la­bo­ra­ción de los se­cre­ta­rios de los ayun­ta­mien­tos, y va a te­ner di­fí­cil que los Mos­sos se im­pli­quen en las ta­reas de or­den pú­bli­co. «Es el re­fe­ren­do de la na­da», sue­le de­cir el por­ta­voz Íñi­go Mén­dez de Vi­go.

Esas pe­nu­rias se su­man a las ac­tua­cio­nes ju­di­cia­les im­pul­sa­das por el Eje­cu­ti­vo de Ra­joy con­tra los go­ber­nan­tes y par­la­men­ta­rios que par­ti­ci­pen en los pre­pa­ra­ti­vos de la con­sul­ta, ya sea con la apro­ba­ción de le­yes o con la to­ma de de­ci­sio­nes eje­cu­ti­vas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.