Ofen­si­va fi­nal opo­si­to­ra con­tra Ma­du­ro

Los crí­ti­cos con Ma­du­ro anun­cian una huelga pa­ra el jue­ves y el re­le­vo de va­rios ma­gis­tra­dos del Su­pre­mo

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Internacional - PE­DRO GAR­CÍA OTE­RO

Ve­ne­zue­la vi­vió ayer una ten­sa cal­ma tras el ple­bis­ci­to del do­min­go. El Go­bierno in­ten­tó trans­mi­tir una ima­gen de cal­ma fren­te a la eu­fo­ria de los opo­si­to­res, que lo­gra­ron mo­vi­li­zar a bue­na par­te del país en una con­vo­ca­to­ria no ofi­cial y re­ple­ta de pro­ble­mas de or­ga­ni­za­ción.

¿Cuán­tos vo­tos ob­tu­vo el no a la Cons­ti­tu­yen­te?

El re­sul­ta­do to­tal es de unos 7,6 mi­llo­nes de vo­tos, de los cua­les apro­xi­ma­da­men­te 600.000 se ob­tu­vie­ron en el ex­te­rior, aun­que so­lo unos 100 mil ve­ne­zo­la­nos es­tán ha­bi­li­ta­dos pa­ra vo­tar por el Con­se­jo Na­cio­nal Elec­to­ral. 7.186.000 per­so­nas apo­ya­ron a los opo­si­to­res. Esa ci­fra es­tá cer­ca del me­jor re­sul­ta­do his­tó­ri­co de la opo­si­ción (7,5 mi­llo­nes en las par­la­men­ta­rias de di­ciem­bre del 2015) y se lo­gra prác­ti­ca­men­te sin pro­pa­gan­da, con un pro­ce­so no le­gal, con ape­nas un ter­cio de los pun­tos de vo­ta­ción de una elec­ción re­gu­lar y sin se­gu­ri­dad. John Mag­da­leno, ex­per­to elec­to­ral, se­ña­la que la par­ti­ci­pa­ción es «muy sig­ni­fi­ca­ti­va» y que es­tos sie­te mi­llo­nes de vo­tos se con­vier­ten en el sue­lo de la opo­si­ción en unos co­mi­cios re­gu­la­res.

¿Qué di­ce la opo­si­ción ?

La Me­sa de la Uni­dad De­mo­crá­ti­ca til­dó de éxi­to ro­tun­do la par­ti­ci­pa­ción en la con­sul­ta po­pu­lar y la ca­li­fi­có co­mo «el ac­to de desobe­dien­cia ci­vil más gran­de de la his­to­ria de Amé­ri­ca». Ade­más, asu­me el re­sul­ta­do co­mo un «man­da­to po­pu­lar» que ha­ce Los ve­ne­zo­la­nos ce­le­bra­ron en la ca­lle el éxi­to de la con­sul­ta. que la opo­si­ción es­té «dis­pues­ta a ha­cer lo que ha­ya que ha­cer», ma­ni­fes­tó el por­ta­voz de la Uni­dad, Freddy Gue­va­ra.

¿Có­mo reac­cio­nó Ma­du­ro?

El man­da­ta­rio ig­no­ró el ple­bis­ci­to des­de el prin­ci­pio, pe­ro cuan­do vio su con­vo­ca­to­ria lo ca­li­fi­có de «con­sul­ta in­ter­na» de la opo­si­ción, res­tán­do­le validez ju­rí­di­ca. El do­min­go pi­dió a la opo­si­ción «no vol­ver­se lo­ca» con la con­sul­ta y lla­mó a un diá­lo­go, co­mo re­pi­te des­de que la Me­sa se re­ti­ró de las ne­go­cia­cio­nes en di­ciem­bre por­que el Go­bierno, se­gún el Va­ti­cano —me­dia­dor en el con­flic­to—, in­cum­plió sus com­pro­mi­sos. Ma­du­ro no ne­go­cia so­bre la Cons­ti­tu­yen­te que tie­ne en mar­cha y que es la pie­dra que im­pi­de una co­exis­ten­cia pa­cí­fi­ca en Ve­ne­zue­la.

¿Cuá­les son los pró­xi­mos pa­sos de la opo­si­ción?

Es­ta se­ma­na, la opo­si­ción co­men­za­rá a im­ple­men­tar los man­da­tos» que le dio la con­sul­ta po­pu­lar, con dos mo­men­tos ál­gi­dos: El jue­ves, rea­li­za­rá un «pa­ro na­cio­nal ac­ti­vo», en to­do el país, y el vier­nes de­sig­na­rá ma­gis­tra­dos pa­ra­le­los pa­ra el Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia. Al mis­mo tiem­po, pre­sen­ta­rá un «pac­to de tran­si­ción y go­ber­na­bi­li­dad» en el que par­ti­ci­pa el cha­vis­mo di­si­den­te. Gue­va­ra de­jó la puer­ta abier­ta a una ne­go­cia­ción si Ma­du­ro «sus­pen­de la Cons­ti­tu­yen­te».

¿Qué pla­nes ma­ne­ja aho­ra el Go­bierno?

Ma­du­ro apues­ta to­do a esa Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te, que le da­rá po­de­res ab­so­lu­tos con ape­nas el 10 % del res­pal­do po­pu­lar y a la que con­vo­có de ma­ne­ra ilegal, sin un re­fe­ren­do con­sul­ti­vo, pe­ro ava­la­do por el Su­pre­mo y el Con­se­jo Elec­to­ral. Tam­bién man­tie­ne la ame­na­za de des­ti­tuir a la fis­cal Or­te­ga de ma­ne­ra igual­men­te ilegal, so­lo con el aval del Tri­bu­nal Su­pre­mo. Y tie­ne, por el mo­men­to, el con­trol ab­so­lu­to de la Fuer­za Ar­ma­da. .

¿Cuá­les han si­do las reac­cio­nes de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal?

Mé­xi­co y Ca­na­dá han da­do ya le­gi­ti­mi­dad a la «par­ti­ci­pa­ción» en la con­sul­ta po­pu­lar opo­si­to­ra, aun­que no al pro­ce­so en sí. Tan­to Es­ta­dos Uni­dos co­mo el Par­la­men­to Eu­ro­peo han in­for­ma­do que des­co­no­ce­rán la Cons­ti­tu­yen­te, si es­ta lle­ga a con­cre­tar­se; y Al­fon­so Das­tis, can­ci­ller es­pa­ñol, ha pe­di­do a la UE que eva­lúe san­cio­nes a Ma­du­ro y sus prin­ci­pa­les fun­cio­na­rios. La Unión des­car­ta por aho­ra san­cio­nes al ré­gi­men ve­ne­zo­lano, que po­dría re­to­mar si el pre­si­den­te man­tie­ne la con­vo­ca­to­ria elec­to­ral. El se­cre­ta­rio de la OEA, Luis Almagro, pre­sen­ta­rá es­ta se­ma­na un ter­cer in­for­me so­bre Ve­ne­zue­la que es­ta vez sí po­dría te­ner los 23 vo­tos ne­ce­sa­rios pa­ra apli­car la Car­ta De­mo­crá­ti­ca In­te­ra­me­ri­ca­na.

¿Au­men­ta­rá la ten­sión en las ca­lles?

Aun­que la úl­ti­ma se­ma­na ha ha­bi­do una re­la­ti­va dis­ten­sión, las pre­sio­nes au­men­ta­rán. Es­pe­cial­men­te la pró­xi­ma se­ma­na, cuan­do se eje­cu­te lo que la opo­si­ción ca­li­fi­ca de «ho­ra ce­ro» con­tra Ma­du­ro, que, cre­cien­te­men­te, ha de­ja­do de con­tar con la po­li­cía y la Guar­dia Na­cio­nal pa­ra re­pri­mir las pro­tes­tas, y ca­da vez más, uti­li­za di­rec­ta­men­te los co­lec­ti­vos pa­ra­mi­li­ta­res que ase­si­na­ron el do­min­go a Xio­ma­ra Es­cot du­ran­te la con­sul­ta po­pu­lar. En 106 días de pro­tes­tas, el nú­me­ro de ase­si­na­dos, se­gún la fis­ca­lía, es de 95 per­so­nas.

C. HER­NÁN­DEZ EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.