Cris­ti­na Fer­nán­dez vuel­ve pa­ra re­tar a Mau­ri­cio Ma­cri

Arran­ca la cam­pa­ña pa­ra las elec­cio­nes de mi­tad de man­da­to

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Internacional - MAR­CE­LA VALENTE

En un cli­ma con­vul­so por la pér­di­da de em­pleo y por los pre­cios que suben, el Go­bierno de Mau­ri­cio Ma­cri afron­ta un desafío elec­to­ral de pri­mer ni­vel. Las le­gis­la­ti­vas de mi­tad de man­da­to de oc­tu­bre arran­can el pró­xi­mo 13 de agos­to con la elec­ción de can­di­da­tos en pri­ma­rias, y el ofi­cia­lis­mo no par­te co­mo fa­vo­ri­to. De con­fir­mar­se esa ten­den­cia, el ca­mino ha­cia el fi­nal de le­gis­la­tu­ra se pon­dría muy cues­ta arriba.

A las di­fi­cul­ta­des de la co­yun­tu­ra eco­nó­mi­ca se agre­ga una ri­val de pe­so: la ex­pre­si­den­ta Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner se­rá as­pi­ran­te a se­na­do­ra en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, el ma­yor dis­tri­to elec­to­ral del país. De acuer­do con la en­cues­ta­do­ra Rou­vier, en la pro­vin­cia bo­nae­ren­se Cris­ti­na tie­ne un 34 % de in­ten­ción de vo­to. Le si­gue el can­di­da­to de Ma­cri, el ex­mi­nis- tro de Edu­ca­ción Esteban Bull­rich, con el 28 %. Ter­ce­ro y cuar­to se en­cuen­tran dos ex­mi­nis­tros de la ex­pre­si­den­ta: Ser­gio Mas­sa y Flo­ren­cio Ran­daz­zo. Mas­sa, que ga­nó las elec­cio­nes de mi­tad de man­da­to en esa pro­vin­cia en el 2013, co­se­cha aho­ra el 17 % de los apo­yos, se­gún Rou­vier, y Ran­daz­zo, que fue ti­tu­lar de Trans­por­tes y pre­ten­día com­pe­tir con Kirch­ner en las pri­ma­rias, acu­mu­la el 8 %. Las dis­tin­tas facciones del pe­ro­nis­mo cuen­tan con un 60 % de res­pal­do po­pu­lar.

Es­ca­sez y des­pi­dos

El pa­no­ra­ma es di­fí­cil pa­ra el ofi­cia­lis­mo. Al mar­gen del po­si­ble triun­fo de Cris­ti­na, una ma­yo­ría pa­re­ce de­ci­di­da a vo­tar con­tra el Go­bierno. Pa­ra evi­tar­lo, Ma­cri cuen­ta con la go­ber­na­do­ra de la pro­vin­cia, Ma­ría Eu­ge­nia Vidal, que sí go­za de bue­na ima­gen. Vidal sa­lió a re­co­rrer los ba­rrios jun­to a sus can­di­da­tos, aun­que no se pos­tu­la pa­ra nin­gún pues­to.

Dos he­chos mar­ca­ron el ini­cio de cam­pa­ña. El pa­sa­do miér­co­les 12 de ju­lio, una pro­mo­ción de un ban­co pú­bli­co de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, que ofre­cía un des­cuen­to del 50% en com­pras de su­per­mer­ca­do, con­vo­có a mi­les de per­so­nas de po­cos re­cur­sos que se agol­pa­ron de ma­dru­ga­da, ba­jo la llu­via y el frío, an­tes de que los lo­ca­les abrie­ran. La ima­gen de mu­je­res con ni­ños pe­que­ños en bra­zos y per­so­nas ma­yo­res ha­cien­do ese sa­cri­fi­cio de­mues­tra que el po­der ad­qui­si­ti­vo de la po­bla­ción es­tá ca­yen­do, con una in­fla­ción que no ter­mi­na de es­ta­bi­li­zar­se.

El otro su­ce­so re­le­van­te ocu­rrió en la plan­ta de Pep­sico, que da­ba tra­ba­jo a 600 ope­ra­rios y echó el cie­rre en ju­nio. Los tra­ba­ja­do­res acu­die­ron a la Jus­ti­cia por con­si­de­rar que la clau­su­ra era in­jus­ti­fi­ca­da. Un gru­po ocu­pó las ins­ta­la­cio­nes y la po­li­cía en­tró el 13 de ju­lio de ma­ne­ra vio­len­ta pa­ra de­socu­par to­da la plan­ta. Ho­ras des­pués, un tri­bu­nal or­de­nó re­in­cor­po­rar a los des­pe­di­dos, dan­do la ra­zón a los tra­ba­ja­do­res y de­jan­do en evi­den­cia al Go­bierno. No es el úni­co cie­rre re­gis­tra­do en los úl­ti­mos 17 me­ses de Ma­cri.

Fren­te a es­te pa­no­ra­ma, la cam­pa­ña opo­si­to­ra se ha­ce por sí so­la. La e man­da­ta­ria creó el fren­te Uni­dad Ciu­da­da­na, pre­sen­ta­do el 14 de ju­lio en la ciu­dad bal­nea­ria de Mar del Pla­ta, 400 ki­ló­me­tros al sur de Bue­nos Ai­res. En ella, Kirch­ner dio pro­ta­go­nis­mo a los dam­ni­fi­ca­dos por los ajus­tes: ta­xis­tas, pe­que­ños em­pre­sa­rios, tra­ba­ja­do­res tex­ti­les, ar­tis­tas... que pi­die­ron que se fre­ne al pre­si­den­te.

M.B. REUTERS

Cris­ti­na F. de Kirch­ner.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.