La pasión lec­to­ra man­tie­ne su fe en el mun­do no­ve­lís­ti­co de Ja­ne Aus­ten

En el bi­cen­te­na­rio de la muer­te de la au­to­ra bri­tá­ni­ca sus obras no han per­di­do vi­gen­cia

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Cultura - X. F.

Aun­que las ce­le­bra­cio­nes co­men­za­ron ha­ce ya me­ses, la con­me­mo­ra­ción del bi­cen­te­na­rio de la muer­te de Ja­ne Aus­ten ha lle­ga­do a su pun­to cul­mi­nan­te. Ha­ce hoy dos­cien­tos años que la es­cri­to­ra fa­lle­ció en la ciu­dad in­gle­sa de Win­ches­ter, cu­ya ca­te­dral al­ber­ga su se­pul­tu­ra y que se ha con­ver­ti­do en lu­gar de pe­re­gri­na­ción pa­ra los in­con­ta­bles de­vo­tos del mun­do no­ve­lís­ti­co de Aus­ten, con­den­sa­do en seis tí­tu­los cu­ya vi­gen­cia no so­lo no ha ven­ci­do, sino que ha au­men­ta­do: Sen­ti­do y sen­si­bi­li­dad, Or­gu­llo y pre­jui­cio, Mans­field Park, Em­ma, La aba­día de Nort­han­ger y Per­sua­sión. Gra­cias a su ta­len­to na­rra­ti­vo y su ap­ti­tud pa­ra el re­tra­to psi­co­ló­gi­co, in­di­vi­dual y co­lec­ti­vo, y fac­to­res ex­tra­li­te­ra­rios pe­ro de no­ta­ble in­fluen­cia —la ve­ta inago­ta­ble que el cine y la te­le­vi­sión han ha­lla­do en sus his­to­rias—, la fe lec­to­ra en Aus­ten no per­di­do pasión.

Los fes­te­jos en torno a la efe­mé­ri­de son el tes­ti­mo­nio vi­si­ble de es­ta ad­mi­ra­ción li­te­ra­ria, pa­ten­te de for­ma es­pe­cial en el Reino Uni­do. Ex­po­si­cio­nes co­mo las que le ha de­di­ca­do la Bi­blio­te­ca Bri­tá­ni­ca o la de la Bod­leian oxo­nien­se, que es­cu­dri­ñan en las re­la­cio­nes en­tre obra y vi­da de una au­to­ra de quien po­co se sa­be —la co­rres­pon­den­cia con su her­ma­na, que tan­tos de­ta­lles po­dría ha­ber ofre­ci­do, se que­mó a su muer­te—, pe­ro tam­bién afi­cio­na­dos ves­ti­dos a la ma­ne­ra de sus per­so­na­jes, ru­tas por sus lu­ga­res de re­si­den­cia o la in­clu­sión de su rostro en un bi­lle­te de diez li­bras —que al­gu­nos han cri­ti­ca­do por de­ma­sia­do idea­li­za­da— son tam­bién in­di­ca­do­res de la po­pu­la­ri­dad de la es­cri­to­ra.

Clá­si­cos

La obra de Aus­ten se aco­mo­da a esa de­fi­ni­ción de lo que es un clá­si­co, ese li­bro que en ca­da re­lec­tu­ra ofre­ce al­go nue­vo. Ade­más, re­sue­na tam­bién en ca­da nue­va ge­ne­ra­ción de lec­to­res, quie­nes, a pe­sar de la le­ja­nía tem­po­ral y es­pa­cial, que­dan fas­ci­na­dos por sus per­so­na­jes y su épo­ca. Son tí­tu­los que en pri­me­ra ins­tan­cia re­mi­ten a una vi­sión idea­li­za­da de In­gla­te­rra, con sus man­sio­nes y sus pro­pie­da­des, pe­ro que se ar­ti­cu­la so­bre di­fe­ren­tes es­tra­tos don­de la­ten cues­tio­nes co­mo las di­fe­ren­cias de cla­se o la si­tua­ción su­bor­di­na­da de la mu­jer, con una pers­pi­ca­cia inusual pa­ra el re­tra­to de las re­la­cio­nes hu­ma­nas co­mo ar­ga­ma­sa co­mún. Pre­ci­sa­men­te Aus­ten co­no­ció bien los pre­jui­cios ha­cia las mu­je­res que es­cri­bían —y se ocu­pa­ban de otras ta­reas re­ser­va­das tra­di­cio­nal­men­te a la es­fe­ra mas­cu­li­na—. Sin lle­gar a la po­bre­za, se mo­vió en una fa­mi­lia ex­ten­sa con más pa­tri­mo­nio, ejer­cien­do la­bo­res co­mo el cui­da­do de pa­rien­tes pe­que­ños.

In­no­va­ción téc­ni­ca

Esa ima­gen apa­ren­te­men­te idí­li­ca, bu­có­li­ca y bur­gue­sa, de una In­gla­te­rra de­ci­mo­nó­ni­ca, tam­bién ame­na­za con ocul­tar al­gu­nos as­pec­tos in­no­va­do­res con los que Aus­ten con­tri­bu­yó a la téc­ni­ca li­te­ra­ria. Uno de los más im­por­tan­tes es la for­mu­la­ción na­rra­ti­va que ha da­do en lla­mar­se es­ti­lo in­di­rec­to li­bre: has­ta en­ton­ces, un es­cri­tor op­ta­ba por una voz en pri­me­ra per­so­na o bien por un na­rra­dor om­nis­cien­te. En Em­ma, Aus­ten com­bi­na a la per­fec­ción lo in­te­rior y lo ex­te­rior, man­te­nien­do un re­la­to en ter­ce­ra per­so­na pe­ro que in­clu­ye los pen­sa­mien­tos y sen­ti­mien­tos de la pro­ta­go­nis­ta. Un cam­bio de gran tras­cen­den­cia pa­ra la es­cri­tu­ra pos­te­rior.

El le­ga­do de un es­cri­tor no so­lo se ha­lla en la per­du­ra­bi­li­dad de sus pro­pias obras, sino que tam­bién via­ja a tra­vés de otras, de con­tem­po­rá­neos o de epí­go­nos, que re­co­no­cen su in­fluen­cia. Joy­ce Ca­rol Oa­tes, en­tre otras mu­chas au­to­ras, ha ala­ba­do su pro­sa, que con­si­gue di­si­mu­lar la sá­ti­ra ba­jo la som­bra del pa­ra­sol de una da­ma. E Ian McE­wan la ci­ta co­mo el as­cen­den­te prin­ci­pal de su no­ve­la Ex­pia­ción, que tan­to de­be a La aba­día de Nort­han­ger.

NA­TIO­NAL POR­TRAIT GALLERY

Aus­ten, re­tra­ta­da por su her­ma­na Cas­san­dra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.