La ca­ra de Mar­tin Lan­dau

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Alta Definición - San­dra Fa­gi­nas

AMar­tin Lan­dau te lo creías tan­to cuan­do in­ter­pre­ta­ba que una no pue­de más que pen­sar que el que se ha muer­to en reali­dad es Ju­dah Ro­sent­hal, el pres­ti­gio­so ocu­lis­ta al que le dio vi­da en De­li­tos y Fal­tas, de Woody Allen. Hoy que se re­cuer­da su ex­cep­cio­nal pa­pel co­mo Be­la Lu­go­si en Ed Wood, su pri­mer éxi­to te­le­vi­si­vo en Mi­sión: Im­po­si­ble o su apa­ri­ción en Con la muer­te en los ta­lo­nes, yo no pue­do más que ver en Lan­dau a Ju­dah Ro­sent­hal. El mé­di­co ator­men­ta­do por la cul­pa, en­re­da­do en la pasión de su aman­te, Do­lo­res (la mag­ní­fi­ca An­je­li­ca Hus­ton), y as­fi­xia­do en el la­be­rin­to de la con­cien­cia. Lan­dau te­nía esa dua­li­dad, tam­bién fí­si­ca —no so­lo emo­cio­nal— de ge­ne­rar en el es­pec­ta­dor atrac­ción y re­cha­zo al tiem­po, una bon­dad mons­truo­sa que lo er­guía en la pan­ta­lla siem­pre co­mo un au­tén­ti­co ser hu­mano, un ser ca­paz de cual­quier co­sa. Con esa ter­nu­ra que da­ba mie­do.

En la piel de Ju­dah de­mos­tró que esas dos ca­ras con­vi­ven a la per­fec­ción cuan­do la vi­da se nos va de las ma­nos. La vi­da cons­trui­da de años de tra­ba­jo, de la fa­mi­lia, de ru­ti­na. To­do por el des­liz de un enamo­ra­mien­to que lo aho­ga cuan­do Do­lo­res lo ame­na­za con con­tar­lo. Lan­dau con­si­guió con ese pa­pel que en­ten­dié­se­mos lo que des­pre­cia­mos de Ju­dah y de no­so­tros mis­mos, el in­fierno de lo per­ver­so y la ne­ce­si­dad de ra­cio­na­li­zar­lo, de ne­gar­lo pa­ra so­bre­vi­vir. Con esa ca­ra de Mar­tin Lan­dau me que­do. El rostro de la nor­ma­li­dad que da mie­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.