«Lo im­por­tan­te es ser cohe­ren­te en el ar­ma­rio, no lle­nar­lo de pren­das»

La di­se­ña­do­ra ou­ren­sa­na re­ci­bió ayer de ma­nos de la rei­na un ga­lar­dón que pre­mia to­da su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal

La Voz de Galicia (Barbanza) - - La Voz De Galicia - MA­RÍA CEDRÓN

—¡En­ho­ra­bue­na! —¡Gra­cias, mu­chas gra­cias!. Es­ta­ba muy ner­vio­sa, pe­ro aho­ra ya es­toy más re­la­ja­da. Pu­ri­fi­ca­ción Gar­cía (Cas­tre­lo do Val, Ou­ren­se) res­pon­de al te­lé­fono po­co des­pués de re­ci­bir en el ma­dri­le­ño Mu­seo del Tra­je el Pre­mio Na­cio­nal de Mo­da a la Tra­yec­to­ria de ma­nos de la rei­na Le­ti­cia. Es­tá con­ten­ta. El ga­lar­dón su­po­ne pa­ra ella, co­mo di­ce, «una ale­gría com­par­ti­da», por­que «to­do lo que he lo­gra­do a lo lar­go de mi ca­rre­ra no ha­bría po­di­do ob­te­ner­lo de no ser por el gran equi­po que ten­go de­trás».

—Us­ted es una mu­jer de re­tos. El pri­me­ro fue con­ven­cer a sus pa­dres de que que­ría de­di­car­se a la mo­da, aho­ra es la ex­pan­sión de la mar­ca...

—Tu­ve una pri­me­ra eta­pa en la que es­ta­ba so­la co­mo di­se­ña­do­ra, pe­ro des­de 1997 ten­go un con­tra­to pa­ra dis­tri­buir la mar­ca con Tex­til Lo­nia, que cuen­ta ade­más con Ca­ro­li­na He­rre­ra. Te­ner un gru­po tan po­ten­te co­mo es­te de­trás me ha lle­va­do a otro gran re­to: la ex­pan­sión. Es un pa­so. De­jas la pa­sa­re­la y aho­ra tra­ba­jas pa­ra esas mu­je­res pro­fe­sio­na­les que son fie­les a la mar­ca.

—En esa la­bor de abrir ca­mi­nos, han da­do el sal­to a La­ti­noa­mé­ri­ca.

—Em­pe­za­mos en Chi­le y Mé­xi­co. Aho­ra es­ta­mos en Ecua­dor, Cos­ta Ri­ca, Pa­na­má, Gua­te­ma­la, Co­lom­bia, Ve­ne­zue­la, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, Bra­sil, Ecua­dor, Pa­ra­guay, Bo­li­via y, en Es­ta­dos Uni­dos, en Mia­mi. En Eu­ro­pa es­ta­mos en Es­pa­ña, cla­ro, en Por­tu­gal y Po­lo­nia. Lue­go en Emi­ra­tos Ára­bes, Ara­bia Sau­dí y Qa­tar. Pe­ro en los me­ses que vie­nen te­ne­mos pro­gra­ma­das aper­tu­ras en ciu­da­des co­mo San­to Do­min­go, Li­ma, Ye­da, Abu Da­bi, Riad...

—¿Tra­ba­ja de for­ma di­fe­ren­te a cuan­do es­ta­ba so­la?

—En es­ta se­gun­da fa­se he te­ni­do la suer­te de po­der cen­trar­me en el di­se­ño, es­tu­diar ese ti­po de clien­ta que es muy fiel a la mar­ca. La em­pre­sa es la que es­tá cen­tra­da en la ex­pan­sión, en los nú­me­ros. Por suer­te, son va­rios equi­pos tra­ba­jan­do jun­tos pa­ra que la co­lec­ción fun­cio­ne.

—Fue una de las pri­me­ras en dar a co­no­cer en el ex­te­rior la ro­pa que se ha­cía aquí. ¿Có­mo ve la evo­lu­ción del sec­tor de la mo­da?

—Es ver­dad que fui una de las pri­me­ras en sa­lir al ex­te­rior. En los años 70 te­nía­mos tien­da en Bél­gi­ca, es­tá­ba­mos en Ha­rrods, Ja­pón... Des­de en­ton­ces ha ha­bi­do una evo­lu­ción in­creí­ble a to­dos los ni­ve­les. No so­lo a ni­vel de ex­pan­sión, tam­bién el cam­bio de­ri­va­do de las re­des so­cia­les. Aho­ra se co­mu­ni­ca de otro mo­do, hay blog­gers... Va to­do a una ve­lo­ci­dad in­creí­ble. Co­mo va tan rá­pi­do, no pue­des que­dar­te atrás. Hay que es­tar for­mán­do­se con­ti­nua­men­te, vien­do qué es lo que de­man­da en ca­da mo­men­to la mu­jer o el hom­bre. Lo que ha­ce­mos es evo­lu­cio­nar.

—¿Y des­pués de es­te ga­lar­dón?

—No hay más que con­ti­nuar tra­ba­jan­do, ha­cer­lo ca­da vez me­jor. Cuan­do de­ci­dí que no que­ría ser mé­di­co —em­pe­zó la ca­rre­ra en Mon­te­vi­deo, a dón­de se ha­bía tras­la­da­do con sus pa­dres— pa­ra ha­cer es­to, su­pe que no ha­bía vuel­ta atrás. No se me sube el ego por ha­ber ob­te­ni­do es­to de ma­nos de la rei­na. Es­ta mis­ma tar­de —por ayer— ten­go que ir al es­tu­dio pa­ra tra­ba­jar. Más que pa­ra mi, es­te es un ga­lar­dón pa­ra el equi­po que es­tá de­trás. Son ellos los que me dan fuer­za y to­dos los re­tos que voy su­peran­do son por ellos, tam­bién por mis hi­jos.

—Di­ce ‘cuan­do de­jé la me­di­ci­na por la mo­da’, pe­ro ves­tir a una mu­jer y ha­cer que se vea gua­pa tam­bién es me­di­ci­na, es te­ra­péu­ti­co ¿o no?

—Es cier­to. El tra­ba­jo que ten­go es pa­ra ayu­dar a mu­je­res pro­fe­sio­na­les pa­ra que no les re­sul­te trau­má­ti­co en­fren­tar­se ca­da ma­ña­na a ese qué me pon­go. Que no sea trau­má­ti­co no sa­ber qué coor­di­na con qué.

—¿No hay que te­ner un ar­ma­rio a re­bo­sar pa­ra ello?

—No. Pa­ra na­da. Y no es ne­ce­sa­rio te­ner lu­jo. Lo que im­por­ta es ser cohe­ren­te en el ar­ma­rio, no lle­nar­lo de pren­das. Pen­sar có­mo gas­to el di­ne­ro, có­mo dar la vuel­ta a una pren­da, qué pren­das pue­do coor­di­nar. Aho­ra es­toy tra­ba­jan­do en una co­lec­ción 24 ho­ras. Sales por la ma­ña­na con ves­ti­do ne­gro o azul pe­tró­leo pa­ra ir al tra­ba­jo. Pe­ro lle­vas un za­pa­to es­tu­pen­do o un to­ca­do en el bol­so pa­ra lue­go, al sa­lir, ir a un cóc­tel y no te­ner que pa­sar por ca­sa. Hay que po­der trans­for­mar las pren­das.

SER­GIO BARRENECHEA EFE

La di­se­ña­do­ra ga­lle­ga ayer con la rei­na Le­ti­zia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.