Ma­de­ra que­ma­da sin re­co­ger en O Son

La co­mu­ni­dad de Ar­tes ta­ló los ejem­pla­res por­que la zo­na afec­ta­da no de­pen­de de la Xun­ta

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Portada - A. GERPE

Fal­tan so­lo un par de se­ma­nas pa­ra que se cum­pla un año des­de que se pro­du­je­ron los in­cen­dios fo­res­ta­les que, pri­me­ro, arra­sa­ron un pi­nar en el par­que na­tu­ral de Co­rru­be­do, par­te de la la­de­ra en la que se en­cuen­tra el cas­tro de A Ci­da­de y una su­per­fi­cie fo­res­tal de Ar­tes, pa­ra, jor­na­das más tar­de, cal­ci­nar la prác­ti­ca to­ta­li­dad de los te­rre­nos co­mu­na­les de Xu­ño, Caamaño y una bue­na par­te de los de Olei­ros. Pe­se al tiem­po trans­cu­rri­do, los ár­bo­les que­ma­dos tan­to en Ca­rrei­ra co­mo en Olei­ros to­da­vía no se han ta­la­do y, por el mo­men­to, des­de Me­dio Ru­ral no se ha in­di­ca­do si es­tá pre­vis­to que se va­yan a aco­me­ter es­tos tra­ba­jos.

Da­do que se tra­ta de mon­tes con­ve­nia­dos con la Ad­mi­nis­tra­ción au­to­nó­mi­ca, las co­mu­ni­da­des ne­ce­si­tan per­mi­so pa­ra in­ter­ve­nir por­que la ma­de­ra de­be subas­tar­se. Una par­te del di­ne­ro que se ob­tie­ne es pa­ra la Xun­ta y, el res­to, pa­ra las en­ti­da­des. No han te­ni­do ese problema los co­mu­ne­ros de Ar­tes, ya que el te­rreno que re­sul­tó afec­ta­do por las lla­mas es de ges­tión di­rec­ta y se apre­su­ra­ron a ta­lar los ejem­pla­res da­ña­dos. Sin em­bar­go, el pro­duc­to tu­vo una ta­sa­ción ba­ja y por su ven­ta sa­ca­ron po­co más de dos mil eu­ros.

Un eu­ca­lip­tal

En la co­mu­ni­dad de Olei­ros sa­ben que su ma­de­ra que­ma­da, bá­si­ca­men­te de eu­ca­lip­to, ca­re­ce prác­ti­ca­men­te de va­lor. Se tra­ta de ár­bo­les de en­tre 6 y 25 cen­tí­me­tros que ha­bían si­do plan­ta­dos des­pués del úl­ti­mo in­cen­dio, ocu­rri­do so­lo unos años an­tes. Sin em­bar­go, si se re­ti­ra­sen los ejem­pla­res po­drían aco­me­ter tra­ba­jos de re­fo­res­ta­ción. De he­cho, la en­ti­dad ha so­li­ci­ta­do una sub­ven­ción pa­ra plan­tar es­pe­cies au­tóc­to­nas en cua­tro hec­tá­reas de sue­lo que ya es­tán acon­di­cio­na­das.

La de­mo­ra de la Ad­mi­nis­tra­ción en sa­car la ma­de­ra que­ma­da no es nue­va y, por ejem­plo, en la co­mu­ni­dad de Ar­tes ex­pli­can que los ár­bo­les de un te­rreno que se en­cuen­tra al pie de la ca­rre­te­ra AC-550, y que aca­bó cal­ci­na­do en un fue­go re­gis­tra­do en el 2014, to­da­vía si­guen en el lu­gar: «Nin se cor­ta­ron nin se po­xou por eles», sub­ra­yan.

CAR­ME­LA QUEIJEIRO

Los co­mu­ne­ros de Xu­ño y Caamaño afir­man que la ma­de­ra subas­ta­da que con­ti­núa sin ser re­ti­ra­da pier­de va­lor.

CAR­ME­LA QUEIJEIRO

Los no­ci­vos efec­tos del fue­go en te­rre­nos del par­que na­tu­ral to­da­vía son vi­si­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.