Un juez ab­suel­ve a una ma­dre que dio una bo­fe­ta­da a su hi­jo

Con­si­de­ra que se tra­tó de una «co­rrec­ción fí­si­ca mo­de­ra­da» pa­ra apla­car el sín­dro­me del em­pe­ra­dor

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Portada - AL­BER­TO MAHÍA

La ma­dre le pi­dió a su hi­jo que pre­pa­ra­se el desa­yuno y el ni­ño, de 11 años, si­guió a lo su­yo, me­ti­do en su ha­bi­ta­ción es­cu­chan­do mú­si­ca. La mu­jer in­sis­tió va­rias ve­ces, pe­ro el me­nor con­ti­nuó ha­cien­do lo que le gus­ta­ba has­ta col­mar la pa­cien­cia de la adul­ta, que se acer­có a su crío pa­ra que cam­bia­ra de ac­ti­tud. Es­te, mo­les­to, tu­vo un be­rrin­che, co­gió su móvil de 800 eu­ros y lo es­tam­pó con­tra el sue­lo. Reac­cio­nó la mu­jer dán­do­le «un bo­fe­tón» a la al­tu­ra del pó­mu­lo iz­quier­do sin cau­sar­le he­ri­da al­gu­na.

El ni­ño de­nun­ció es­tos he­chos acae­ci­dos el 24 de di­ciem­bre del 2015 en un pi­so de A Co­ru­ña y sen­tó a su ma­dre en el ban­qui­llo de los acu­sa­dos del Juz­ga­do de lo Pe­nal nú­me­ro 2. La Fis­ca­lía le im­pu­tó un de­li­to de vio­len­cia do­més­ti­ca y so­li­ci­tó que se le im­pu­sie­ra una con­de­na de 35 días de tra­ba­jos pa­ra la co­mu­ni­dad y, lo peor, la prohi­bi­ción de acer­car­se al me­nor a me­nos de 50 me­tros du­ran­te seis me­ses. Pe­ro el juez la ab­sol­vió. Eso sí, pre­ci­san­do en la sen­ten­cia: «Quien sus­cri­be es­tas lí­neas en nin­gún mo­men­to de­fien­de el cas­ti­go cor­po­ral sis­te­má­ti­co, o que oca­sio­ne cual­quier ti­po de le­sión».

El ti­tu­lar del Juz­ga­do de lo Pe­nal nú­me­ro 2, Jo­sé Antonio Váz­quez Taín, ti­ró de ju­ris­pru­den­cia, del Có­di­go Ci­vil y del Có­di­go Pe­nal pa­ra ra­zo­nar su de­ci­sión en un fa­llo de seis pá­gi­nas que re­cuer­da, en una de ellas, que, si en un ca­so co­mo el juz­ga­do «no hu­bie­se una in­me­dia­ta co­rrec­ción por par­te de la ma­dre, el me­nor po­dría tras­la­dar su com­por­ta­mien­to a ter­ce­ros y co­men­zar a com­por­tar­se igual con com­pa­ñe­ros, ve­ci­nos, et­cé­te­ra». Por tan­to, aña­de, «acu­dir a una co­rrec­ción fí­si­ca mo­de­ra­da es­tá jus­ti­fi­ca­do y así se hi­zo».

¿Per­mi­te la ley abo­fe­tear a un hi­jo? Se­gún cómo, cuán­do, por qué o pa­ra qué. Así lo ex­pli­ca el juez, quien re­cuer­da que la acu­sa­da «no abo­fe­teó a su hi­jo pa­ra cau­sar­le una le­sión. Su in­ten­ción era cla­ra y so­lo tra­ta­ba de po­ner fin a una ac­ti­tud vio­len­ta del me­nor, que es el que pri­me­ro acu­de a un ac­to fí­si­co de fuer­za al lan­zar el móvil —no se pu­do acre­di­tar si con in­ten­ción de gol­pear a su ma­dre o al sue­lo—, y a su com­por­ta­mien­to to­tal­men­te des­pec­ti­vo ha­cia ella, ne­gán­do­se a al­go tan ló­gi­co co­mo po­ner el desa­yuno».

El ni­ño también re­fi­rió en el jui­cio otro epi­so­dio ocu­rri­do un año des­pués, el 11 de no­viem­bre del 2016. En esa oca­sión, tal y co­mo re­co­no­ció la pro­pia ma­dre, el me­nor, tras una dis­cu­sión, anun­ció que se iba de ca­sa pa­ra siem­pre. La mu­jer, pa­ra evi­tar­lo, «le aga­rró por la par­te pos­te­rior del cue­llo, cau­sán­do­le un ara­ña­zo». So­bre am­bos epi­so­dios, el ma­gis­tra­do pre­ci­sa en la sen­ten­cia que «am­bos he­chos han si­do pun­tua­les y pro­vo­ca­dos por par­te del me­nor».

El juez quie­re acla­rar en el fa­llo que una co­sa son las agre­sio­nes con le­sio­nes gra­ves o aque­llas que se re­pi­ten, y otra lo que ocu­rrió en esa vi­vien­da co­ru­ñe­sa, en la que se pro­du­je­ron dos si­tua­cio­nes pun­tua­les. Re­cuer­da ade­más: «No nos po­de­mos ol­vi­dar de que abs­te­ner­se en in­ter­ve­nir an­te com­por­ta­mien­tos equi­vo­ca­dos de un hi­jo, co­mo pue­de ser el ab­sen­tis­mo es­co­lar, po­dría in­clu­so lle­var a una acu­sa­ción por aban­dono de me­nor».

La­men­ta también que la le­gis­la­ción no ha­ya si­do cla­ra en es­tos su­pues­tos pun­tua­les, pues «el le­gis­la­dor ha re­gu­la­do úni­ca­men­te las obli­ga­cio­nes de los pa­dres y ha elu­di­do de for­ma in­ten­cio­na­da pro­nun­ciar­se so­bre sus fa­cul­ta­des, pues in­ci­dir en as­pec­tos re­pre­si­vos pue­de res­tar vo­tos». An­te la au­sen­cia de re­gu­la­ción, aña­de el juz­ga­dor, «respecto de cómo de­be ejer­cer­se el de­ber de re­pre­sión en in­ci­den­tes pun­tua­les, hay que acu­dir a las cir­cuns­tan­cias con­cre­tas del ca­so». Y en es­te ca­so no ve de­li­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.