Los con­ce­llos ago­tan el tiem­po má­xi­mo per­mi­ti­do pa­ra la du­ra­ción de ver­be­nas y con­cier­tos

Los con­ce­llos ago­tan el ho­ra­rio fi­ja­do por la Ad­mi­nis­tra­ción pa­ra los es­pec­tácu­los mu­si­ca­les, que du­ran una me­dia de seis ho­ras

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Portada - AN­TÓN PA­RA­DA

La pa­sa­da se­ma­na, el Con­ce­llo de Cu­lle­re­do ha­cía pú­bli­ca la de­ci­sión de li­mi­tar el ho­ra­rio de ac­tua­ción de las or­ques­tas en sus fies­tas a las dos y me­dia de la ma­dru­ga­da, una ho­ra por de­ba­jo del má­xi­mo per­mi­ti­do por la le­gis­la­ción au­to­nó­mi­ca, así co­mo de res­trin­gir también la ac­ti­vi­dad y la mú­si­ca de las atrac­cio­nes has­ta las 1.30 ho­ras. Con la con­ci­lia­ción la­bo­ral en el pun­to de mi­ra, mu­chos se ha­brán pre­gun­ta­do, ¿cuál es la si­tua­ción en los mu­ni­ci­pios de la co­mar­ca? Lo cier­to es que es prác­ti­ca­men­te ho­mo­gé­nea, con una me­dia de seis ho­ras de du­ra­ción por ac­tua­ción. La ma­yo­ría sue­len pro­lon­gar­se has­ta las tres y me­dia de la ma­ña­na.

De es­ta for­ma, nin­gu­na de las Ad­mi­nis­tra­cio­nes lo­ca­les de la zo­na ha re­gu­la­do, me­dian­te or­de­nan­zas, el lí­mi­te de las ver­be­nas, ni el de uso de las atrac­cio­nes de fe­ria. To­dos los con­ce­llos se aco­gen a la nor­ma­ti­va de la Xun­ta, que es­ti­pu­la que los es­pec­tácu­los ten­drán que fi­na­li­zar a las 3.30 ho­ras, con me­dia ho­ra de pró­rro­ga en ca­sos pun­tua­les, co­mo las fies­tas de­cla­ra­das de in­te­rés tu­rís­ti­co.

Sin­gu­la­ri­da­des lo­ca­les

Aun­que la pro­gra­ma­ción me­dia de la ho­ra de ini­cio y fi­na­li­za­ción de las ver­be­nas se co­rres­pon­de con las 23.00 y las 4.00 ho­ras, sí hay con­ce­llos que han te­ni­do los fac­to­res an­te­rio­res en cuen­ta. El ca­so más re­pre­sen­ta­ti­vo es el de Noia, cu­yo con­ce­jal de Fes­te­xos, Jo­sé Pérez, apues­ta por una or­ga­ni­za­ción fes­ti­va en la que las fun­cio­nes de las gran­des fir­mas de las or­ques­tas ga­lle­gas no com­par­tan jornada con otras y ter­mi­nen cer­ca de las dos de la ma­dru­ga­da. Es­te plan­tea­mien­to es­tá orien­ta­do a que los vi­si­tan­tes se que­den en la vi­lla y con­su­man en el co­mer­cio lo­cal, a la vez que, pre­ci­sa, se re­du­ce el bo­te­llón.

Por otra par­te, en Ou­tes, la al­cal­de­sa, Beatriz Mo­li­nos, in­di­có que han man­te­ni­do con­ver­sa­cio­nes in­ter­nas pa­ra ade­lan­tar a las diez y me­dia de la no­che las ac­tua­cio­nes y que así los más pe­que­ños y sus pa­dres pue­dan dis­fru­tar jun­tos de ellas. Se tra­ta de un de­ba­te que también fue co­men­ta­do en­tre el gru­po de go­bierno rian­xei­ro, aun­que no se ha­ya ma­te­ria­li­za­do en una de­ci­sión con­cre­ta.

Asi­mis­mo, en Por­to do Son también se pro­du­cen ex­cep­cio­nes, co­mo la de Por­to­sín, don­de los con­cier­tos sue­len ter­mi­nar a las dos de la ma­dru­ga­da, tal y co­mo afir­mó el edil Ma­nel Deán, pa­ra pre­ci­sar que en O Son co­mien­zan a las diez de la no­che por­que ha­ce fal­ta tiem­po pa­ra que ca­da or­ques­ta, con una me­dia de tres ho­ras de es­pec­tácu­lo, ten­ga tiem­po de com­ple­tar­la.

Al otro la­do del al­ta­voz

Por su par­te, Lou­sa­me se ca­rac­te­ri­za por es­ta­ble­cer la ho­ra de co­mien­zo a las on­ce de la no­che, ya que al con­tar con una po­bla­ción más dis­per­sa no su­fren tan­tos pro­ble­mas por la con­ta­mi­na­ción acús­ti­ca. En Ri­bei­ra, Boi­ro, A Po­bra, Ma­za­ri­cos, Mu­ros y Car­no­ta, las ac­tua­cio­nes sue­len fi­na­li­zar a las cua­tro de la ma­dru­ga­da.

Aun­que en la ma­yor par­te de los ca­sos las que­jas ve­ci­na­les que lle­gan a los ayuntamientos son mi­no­ri­ta­rias, exis­ten ca­sos his­tó­ri­cos de bar­ban­za­nos que se ven obli­ga­dos a vi­vir du­ran­te días con el te­le­vi­sor al má­xi­mo vo­lu­men, sin po­der des­ci­frar los diá­lo­gos.

Es­ta es la si­tua­ción de una ve­ci­na ri­bei­ren­se que lle­va dos dé­ca­das re­si­dien­do en una de las ca­lles que desem­bo­can en la ave­ni­da del Ma­le­cón, una zo­na fes­ti­va en la que a par­tir de es­ta se­ma­na se irán su­ce­dien­do las ci­tas mu­si­ca­les y en la que se co­lo­ca­rán las atrac­cio­nes.

Te­nien­do en cuen­ta el po­ten­cial eco­nó­mi­co y el de­re­cho a la di­ver­sión po­pu­lar, es­ta per­so­na abo­ga por­que ca­da año se ro­ten las lo­ca­li­za­cio­nes de los con­cier­tos, ya que en su edi­fi­cio, di­ce, hu­bo re­si­den­tes que se tu­vie­ron que mu­dar tem­po­ral­men­te a pi­sos de fa­mi­lia­res.

MAR­COS CREO

Las ac­tua­cio­nes en las fies­tas de Boi­ro sue­len fi­na­li­zar ha­cia las cua­tro de la ma­dru­ga­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.