Vi­llar y su «ami­go» Mén­dez de Vi­go

La Voz de Galicia (Barbanza) - - A Fondo - Fer­nan­do Hidalgo

Na­die pue­de echar­se las ma­nos a la ca­be­za. Quien no su­pie­ra la le­tra gran­de de lo que acon­te­cía en la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Fút­bol es por­que no tu­vo in­te­rés en sa­ber­lo. El tiem­po di­rá si la Jus­ti­cia sus­tan­cia to­do aque­llo so­bre lo que ha en­con­tra­do in­di­cios o prue­bas más o me­nos só­li­das. Pe­ro lo que re­sul­ta in­ne­ga­ble es que Vi­llar di­ri­gía un chi­rin­gui­to de mu­chos mi­llo­nes de eu­ros y lo ha­cía sal­tan­do en­tre di­fu­sas lí­neas que ape­nas con­se­guían de­li­mi­tar el te­rri­to­rio de lo éti­co y el de lo le­gal. Si la ley lo per­mi­te, Jo­sé Ramón Le­te de­be­ría sus­pen­der de in­me­dia­to a Vi­llar co­mo pre­si­den­te de la fe­de­ra­ción, aun­que a te­nor de sus de­cla­ra­cio­nes de ayer no pa­re­ce te­ner in­ten­ción al­gu­na. ¿Por qué? Hay di­ver­sas teo­rías al respecto. Una de ellas ten­dría que ver con su je­fe, el mi­nis­tro, quien ha­bría de­ci­di­do en su mo­men­to que lo me­jor pa­ra España o pa­ra al­gu­na em­pre­sa era que Vi­llar ga­na­ra las elec­cio­nes.

Des­de lue­go, si fue­ra cier­to que Mén­dez de Vi­go ayu­dó a Vi­llar por in­tere­ses es­pu­rios, se­ría un mi­nis­tro in­digno de es­te país. Y se­ría una ver­güen­za pa­ra España que la FIFA o la UEFA se ade­lan­ta­ran y apar­ta­ran a Vi­llar de sus ór­ga­nos de di­rec­ción an­tes de que aquí se le in­ha­bi­li­te. In­clu­so ya es ver­gon­zo­so que ha­ya si­do una ac­ción de la Jus­ti­cia la que ha­ya pa­sa­do por en­ci­ma del con­trol del Go­bierno y su Tri­bu­nal Ad­mi­nis­tra­ti­vo del De­por­te, que sos­pe­cho­sa­men­te no llegó si­quie­ra a abrir­le un ex­pe­dien­te a Vi­llar por lo de Hai­tí. ¿Y se­gui­rá de­fen­dien­do a Vi­llar Ale­jan­dro Blan­co? ¿Qué tie­ne que de­cir aho­ra el ou­ren­sano? ¿Y los miem­bros del TAD? ¿Y los pre­si­den­tes de las te­rri­to­ria­les? ¿Y Ru­bia­les? ¿Qué ha­ce­mos con to­dos sus ami­gos? ¿Y quién re­pa­ra el da­ño a Mi­guel Car­de­nal? Aban­do­na­do por su pro­pio Go­bierno cuan­do des­cu­brió to­da la tra­ma que aho­ra es­ta­lla. Ojo, que es­to úl­ti­mo ha si­do muy gra­ve. Mén­dez de Vi­go abrió la puer­ta de sa­li­da a quien ejer­ció con ho­nor la de­fen­sa de lo pú­bli­co. Me­nu­do men­sa­je pa­ra nues­tra so­cie­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.