Pre­si­den­te eterno, sos­pe­cho­so ha­bi­tual

El fút­bol es­pa­ñol no ha­bía co­no­ci­do otro pre­si­den­te des­de 1988. Aho­ra, la Jus­ti­cia pa­re­ce ha­ber­le aco­rra­la­do

La Voz de Galicia (Barbanza) - - A Fondo - JO­SÉ M. FER­NÁN­DEZ

El hon­ra­do, hu­mil­de, fa­mi­liar y cer­cano Án­gel Ma­ría Vi­llar te­nía tru­co. Vein­ti­nue­ve años des­pués de su desembarco en la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Fút­bol, la Jus­ti­cia pa­re­ce a pun­to de po­ner fin a un oc­ta­vo man­da­to ape­nas re­cién ini­cia­do. A Mi­guel Car­de­nal, el pre­si­den­te del Con­se­jo Su­pe­rior de De­por­tes (CSD) que em­pe­ñó su pres­ti­gio en lim­piar los des­pa­chos, pro­ba­ble­men­te le cos­tó la con­ti­nui­dad arran­car los me­ca­nis­mos que, es­ta vez sí, es­tán a pun­to de po­ner fe­cha de ca­du­ci­dad a quien no pa­re­cía te­ner­la, al ya no tan eterno pre­si­den­te del fút­bol es­pa­ñol. A un su­per­vi­vien­te afe­rra­do a los in­vi­si­bles hi­los del in­ter­cam­bio de fa­vo­res.

Y es que re­sul­ta im­po­si­ble ima­gi­nar a Án­gel Ma­ría Vi­llar (Bil­bao, 21 de enero de 1950) en otra ac­ti­vi­dad que no sea la de pre­si­dir la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Fút­bol. En reali­dad, es lo que ha he­cho du­ran­te los úl­ti­mos 29 años y lo que pre­ten­día se­guir ha­cien­do, co­mo mí­ni­mo, en los pró­xi­mos cua­tro. Vi­llar no siem­pre fue el bu­ró­cra­ta que rehú­ye a los pe­rio­dis­tas o se re­fu­gia en el bún­ker que él mis­mo ha fa­bri­ca­do, ni si­quie­ra el es­cu­rri­di­zo ges­tor que, pe­se a ha­ber desa­rro­lla­do to­da su vi­da en las cer­ca­nías del ba­lom­pié, ex­hi­be sin pu­dor sus evi­den­tes pro­ble- mas de dic­ción con vo­ca­blos tan ha­bi­tua­les co­mo fút­bol o ár­bi­tro.

Vi­llar también fue fut­bo­lis­ta. Du­ran­te on­ce cam­pa­ñas (de 1970 a 1981) per­te­ne­ció a la pri­me­ra plan­ti­lla del Ath­le­tic de Bil­bao. Un pu­ñe­ta­zo a Cruyff du­ran­te un Ath­le­tic-Bar­ce­lo­na y 22 in­ter­na­cio­na­li­da­des fue­ron lo más re­le­van­te de un cen­tro­cam­pis­ta es­for­za­do y te­naz, pe­ro de ta­len­to li­mi­ta­do. Más pug­naz que bri­llan­te, co­mo en los des­pa­chos. Un su­per­vi­vien­te.

Plan­tó sus es­tu­dios de Quí­mi­cas pa­ra li­cen­ciar­se en De­re­cho por la Universidad de Deus­to, e in­clu­so ejer­ció co­mo abo­ga­do has­ta que li­gó su fu­tu­ro de­fi­ni­ti­va­men­te a los des­pa­chos del fút­bol. Pri­me­ro, co­mo miem­bro fun­da­dor de la Aso­cia­ción de Fut­bo­lis­tas Es­pa­ño­les (1978), de la que fue vi­ce­pre­si­den­te, des­pués co­mo pre­si­den­te de la te­rri­to­rial viz­caí­na (has­ta 1986) y, por úl­ti­mo, y en una as­cen­sión me­teó­ri­ca, en la fe­de­ra­ción es­pa­ño­la (1988), en sus­ti­tu­ción de Jo­sé Luis Ro­ca. Des­de en­ton­ces, el fút­bol es­pa­ñol no ha co­no­ci­do otro pre­si­den­te. Una tras otra, ha si­do ree­le­gi­do en las ocho oca­sio­nes en las que ha op­ta­do de nue­vo al car­go.

El mun­do del fút­bol se mue­ve por un in­ter­cam­bio de fa­vo­res que Vi­llar ha sa­bi­do en­ten­der, un com­ple­jo en­tra­ma­do de re­la­cio­nes que le lle­vó a acu­mu­lar car­gos y po­der. Pe­se a la com­pe­ten­cia, el po­der y la ri­va­li­dad con la Li­ga de Fút­bol Pro­fe­sio­nal, des­de la fe­de­ra­ción se con­tro­lan los re­sor­tes pa­ra perpetuarse en el car­go. De ahí que la con­tes­ta­ción a su ges­tión sea me­nor en el fút­bol mis­mo que en el en­torno.

Pe­se a sus pro­ble­mas con la Ad­mi­nis­tra­ción y a su (apa­ren­te) tor­pe­za pú­bli­ca, Vi­llar re­sis­tió la opo­si­ción que le plan­teó el que fue su se­cre­ta­rio ge­ne­ral, Jorge Pérez, y a un Ja­vier Te­bas em­pe­ña­do en cam­biar los mo­dos del fút­bol es­pa­ñol. In­clu­so se per­mi­tió de­nun­ciar an­te la FIFA las «in­je­ren­cias po­lí­ti­cas», lo que po­dría ha­ber aca­rrea­do al fút­bol es­pa­ñol gra­ves con­se­cuen­cias. Nun­ca le im­por­tó cuan­do de lo que se tra­ta­ba era de so­bre­vi­vir. Quizá por­que, se­gún al­gu­nas es­ti­ma­cio­nes, sus in­gre­sos men­sua­les (fe­de­ra­ción, UEFA y FIFA) en mu­chos mo­men­tos lle­ga­ron a al­can­zar el me­dio mi­llón de eu­ros, gra­ti­fi­ca­cio­nes, des­pla­za­mien­tos y gas­tos pa­ga­dos apar­te. Unos emo­lu­men­tos tan su­cu­len­tos co­mo pa­ra de­fen­der en pú­bli­co que «el fút­bol ha fun­cio­na­do sin le­yes». E in­clu­so, en mu­chas oca­sio­nes, pa­ra es­tar por en­ci­ma de ellas. Ade­más de acu­mu­lar un pa­tri­mo­nio que in­clu­ye tres dú­plex, cua­tro pi­sos, dos cha­lés, una ca­sa y va­rias fin­cas.

«O Vi­llar es muy lis­to o es muy ton­to». Así de ro­tun­do se mos­tra­ba Ja­vier Te­bas cuan­do el pre­si­den­te de la fe­de­ra­ción sa­lió in­dem­ne del escándalo de co­rrup­ción que aca­bó con los os­cu­ros rei­na­dos de Jo­seph Blat­ter y de Mi­chel Pla­ti­ni al fren­te de la FIFA y de la UEFA. Aun­que el di­ri­gen­te vas­co se jac­ta­ba de ser vi­ce­pre­si­den­te de am­bos or­ga­nis­mos, sor­teó el Fi­fa­ga­te, di­ri­gió de for­ma pro­vi­sio­nal el fút­bol eu­ro­peo e in­clu­so se plan­teó as­pi­rar a su pre­si­den­cia.

Re­du­ci­da a la na­da su as­cen­den­cia internacional, Vi­llar vol­vió a re­fu­giar­se en el fút­bol es­pa­ñol y en sus con­tac­tos con las al­tas es­fe­ras. Ahí se ha en­con­tró con la eter­na de­fen­sa de Ale­jan­dro Blan­co, pre­si­den­te del Co­mi­té Olímpico Es­pa­ñol. También tra­tó de ma­ne­jar sus in­fluen­cias pa­ra re­ba­jar la ten­sión con el CSD. No llegó a tiem­po. La im­pa­ra­ble ma­qui­na­ria ju­di­cial ha he­cho lo que el fút­bol no pu­do por sí mis­mo. Trans­for­mar las sos­pe­chas en cer­te­zas.

ABRAL­DES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.