El bra­zo eje­cu­tor que se ex­tien­de has­ta Su­da­mé­ri­ca

La Voz de Galicia (Barbanza) - - A Fondo - I. TYLKO

«De mi pa­dre he apren­di­do a ser hon­ra­do», ase­gu­ra­ba ha­ce ape­nas dos me­ses Gor­ka Vi­llar (Bil­bao, 1975) pú­bli­ca­men­te. En­car­ga­do de di­ri­gir la úl­ti­ma cam­pa­ña elec­to­ral de Án­gel Ma­ría Vi­llar, y aho­ra de­te­ni­do co­mo él, se de­fen­día así de las acu­sa­cio­nes de co­rrup­ción ver­ti­das por el opo­si­tor Jorge Pérez.

Abo­ga­do es­pe­cia­li­za­do en de­re­cho de­por­ti­vo, Gor­ka ha desa­rro­lla­do su ful­gu­ran­te ca­rre­ra al abri­go de su pro­ge­ni­tor. Aun­que nun­ca ha ocu­pa­do car­go ofi­cial en la RFEF, sí ha pro­mo­vi­do con­gre­sos y cur­sos, me­dió pa­ra la ce­le­bra­ción de par­ti­dos amis­to­sos y reali­zó la­bo­res de ase­so­ra­mien­to ju­rí­di­co pa­ra va­rias fe­de­ra­cio­nes te­rri­to­ria­les es­pa­ño­las con mi­nu­tas de has­ta 30.000 eu­ros.

Fue has­ta ha­ce un año di­rec­tor ge­ne­ral de la Con­fe­de­ra­ción Su­da­me­ri­ca­na (Con­me­bol), or­ga­nis­mo cla­ve en la tra­ma de co­rrup­ción que des­tru­yó a la FIFA de Jo­seph Blat­ter y del que fue des­ti­tui­do sin de­ta­llar­se los mo­ti­vos. Eugenio Fi­gue­re­do, ex­pre­si­den­te de la Con­me­bol de­te­ni­do y lue­go ex­tra­di­ta­do en di­ciem­bre del año pa­sa­do des­de Sui­za a Uru­guay, con­fe­só an­te un fis­cal de su país prác­ti­cas co­rrup­tas y de ex­tor­sión que sal­pi­ca­ban a de­ce­nas de di­ri­gen­tes del fút­bol mun­dial, en­tre ellas al hi­jo del pre­si­den­te del fút­bol es­pa­ñol.

Gor­ka Vi­llar vi­vía a to­do lu­jo gra­cias a la Con­me­bol, que le pa­ga­ba un suel­do anual de ca­si un mi­llón de eu­ros y le su­fra­ga­ba el al­qui­ler de su re­si­den­cia. Cuan­do fue de­nun­cia­do por ex­tor­sión por sie­te clu­bes de Uru­guay, la con­fe­de­ra­ción cos­teó to­dos los abo­ga­dos que el vas­co con­tra­tó pa­ra res­pon­der an­te los tri­bu­na­les.

Ade­más, fue acu­sa­do de «que­mar ar­chi­vos pa­ra lim­piar evi­den­cias de las nu­me­ro­sas y gra­ves irre­gu­la­ri­da­des in­ves­ti­ga­das in­clu­so por el FBI y la Jus­ti­cia de Es­ta­dos Uni­dos». Fue de­fi­ni­do co­mo «el po­der de­trás del po­der».

Era el di­rec­tor ju­rí­di­co de la Con­me­bol en la épo­ca en la que se con­fec­cio­na­ron to­dos los con­tra­tos de los de­re­chos del fút­bol sud­ame­ri­cano y lue­go fue el cerebro en la re­ne­go­cia­ción con Da­ti­sa, prin­ci­pal acu­sa­da en el Fi­fa­ga­te. Llegó a Su­da­mé­ri­ca de la mano del ar­gen­tino Ju­lio Gron­do­na, otro de los di­ri­gen­tes de la zo­na se­ña­la­dos por las prác­ti­cas co­rrup­tas con­ti­nua­das.

Gor­ka Vi­llar co­la­bo­ró también en la can­di­da­tu­ra ibé­ri­ca de España y Por­tu­gal a la or­ga­ni­za­ción del mun­dial del 2018, ba­jo in­ves­ti­ga­ción de la Jus­ti­cia sui­za por pre­sun­to pa­go de co­mi­sio­nes.

A. C. B. EFE

Gor­ka Vi­llar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.