El hom­bre que lle­va­ba me­ses muer­to en su ca­sa re­cha­zó la ayu­da so­cial

Ve­ci­nos del fa­lle­ci­do con­fir­ma­ron que era hu­ra­ño y, aun­que no se va­lía por sí mis­mo, no que­ría que lo au­xi­lia­sen

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Galicia - E. SIL­VEI­RA, A. MAHÍA

Da­do que lo si­tua­ban en Za­mo­ra o en­te­rra­do en su tie­rra na­tal, na­die sos­pe­chó

Mi­guel Val­due­za era viu­do y no se re­la­cio­na­ba con su úni­co hi­jo des­de el año 90. Sus ve­ci­nos di­cen que era un hom­bre «de con­vi­ven­cia di­fí­cil» y que, a pe­sar de que úl­ti­ma­men­te ya no se va­lía por sí mis­mo, re­cha­za­ba to­do ti­po de ayu­da. De he­cho, des­de el Ayun­ta­mien­to de Cam­bre con­fir­ma­ron ayer que tan­to el de­par­ta­men­to de Ser­vi­cios So­cia­les co­mo la fa­mi­lia in­ten­ta­ron ofre­cer­le asis­ten­cia, pe­ro la re­cha­zó. «Téc­ni­cos de es­te de­par­ta­men­to fue­ron va­rias ve­ces a su ca­sa, pe­ro no qui­so abrir la puer­ta. Y si una per­so­na tie­ne fa­mi­lia y to­das sus fa­cul­ta­des es­tán bien el Ayun­ta­mien­to no pue­de ha­cer na­da más», ex­pli­có el al­cal­de de Cam­bre, Ós­car Gar­cía Pa­ti­ño.

Mi­guel Val­due­za, que ya ha­bía cum­pli­do los 90 años, vi­vía en el nú­me­ro 6 de la ca­lle Po­lí­gono, en la lo­ca­li­dad cam­bre­sa de O Tem­ple. Su ca­dá­ver mo­mi­fi­ca­do apa­re­ció el pa­sa­do mar­tes por pu­ra ca­sua­li­dad, cuan­do un la­drón en­tró en el pi­so y de­jó abier­ta la puer­ta al huir des­pa­vo­ri­do. Jesús, el ve­cino de al la­do, re­la­ta que al ver la es­ce­na lla­mó en­se­gui­da a la Po­li­cía Lo­cal: «En­tra­ron y ya vie­ron el ca­dá­ver ti­ra­do en el sa­lón. Y ellos lla­ma­ron a la Guar­dia Ci­vil». La no­ti­cia se co­no­ció so­bre las seis de la tar­de y co­rrió co­mo la pól­vo­ra por O Tem­ple. Ayer sus con­ve­ci­nos no da­ban cré­di­to al su­ce­so y bus­ca­ban mil ex­pli­ca­cio­nes «pa­ra que una per­so­na ten­ga una muer­te tan tris­te», co­mo co­men­ta­ba una re­si­den­te en la mis­ma ca­lle. En es­te sen­ti­do, va­rias per­so­nas in­di­ca­ron que en los úl­ti­mos tiem­pos Mi­guel Val­due­za ya no se va­lía por sí mis­mo: «Ne­ce­si­ta­ba un bas­tón pa­ra an­dar. Ape­nas sa­lía ya a la ca­lle. Se que­da­ba en la ven­ta­na y a to­do el que pa­sa­ba por la ca­lle le pre­gun­ta­ba la ho­ra. Yo creo que ya ha­bía per­di­do un po­co la ca­be­za y la no­ción del tiem­po». Di­cen también que era una per­so­na «que no se me­tía con na­die», pe­ro a la vez un tan­to hu­ra­ña y de di­fí­cil ca­rác­ter. Qui­zás por ello no se ha­bla­ba con su úni­co hi­jo, también re­si­den­te en el mu­ni­ci­pio de Cam­bre. «Es que era muy des­con­fia­do. No se de­ja­ba ayu­dar, y eso que te­nía una bue­na pen­sión, por­que era ju­bi­la­do de la Cros» (una em­pre­sa de fa­bri­ca­ción de pro­duc­tos quí­mi­cos pa­ra agri­cul­tu­ra que ha­bía en el mu­ni­ci­pio ve­cino de Cu­lle­re­do). Otra ve­ci­na co­rro­bo­ra­ba ayer: «Yo me ofre­cí a ayu­dar­lo por si ne­ce­si­ta­ba ir al mé­di­co al­gu­na vez, pe­ro no que­ría. Es di­fí­cil ayu­dar a una per­so­na que no quie­re».

Mi­guel Val­due­za era na­tu­ral de un pue­blo de Za­mo­ra. Allí te­nía fa­mi­lia y por ello no ex­tra­ñó a na­die que el año pa­sa­do de­ci­die­se vol­ver a sus orí­ge­nes. Los ve­ci­nos di­cen que se fue en un co­che con más per­so­nas y que na­die lo vio re­gre­sar: «Es que no su­pi­mos na­da más de él. To­dos pen­sá­ba­mos que es­ta­ba en Za­mo­ra o que ha­bría muer­to allá», ex­pli­ca­ba ayer un ve­cino. La reali­dad es que Mi­guel re­gre­só y la muer­te le sor­pren­dió cuan­do es­ta­ba en una pe­que­ña sa­li­ta de su ca­sa, pro­ba­ble­men­te en el mes de di­ciem­bre. De he­cho, es­ta­ba ves­ti­do con ca­mi­sa y jer­sey, de for­ma cohe­ren­te con la épo­ca del año. Y da­do que los ve­ci­nos lo si­tua­ban en Za­mo­ra o bien en­te­rra­do en su tie­rra na­tal, na­die sos­pe­chó del mal olor que, en un mo­men­to da­do, pro­ce­día de la vi­vien­da. Pen­sa­ron que era por la co­mi­da que pu­do ha­ber­se po­dri­do en la co­ci­na. Des­pués, el mal olor des­apa­re­ció. Y los ve­ci­nos se pre­gun­tan cuán­to tiem­po hu­bie­ran tar­da­do en des­cu­brir el ca­dá­ver si no hu­bie­ra en­tra­da el la­drón.

EDUAR­DO PÉREZ

La puer­ta de la vi­vien­da te­nía los pre­cin­tos de la Guar­dia Ci­vil mien­tras se in­ves­ti­ga el ca­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.