Asal­tan a pun­ta de pis­to­la a una fa­mi­lia en su pi­so de Lu­go y le ro­ban una ca­de­na de 10.000 eu­ros y di­ne­ro

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Galicia - T. T.

Sus­to, el que vi­vió ayer una fa­mi­lia que re­si­de en un pi­so de la ca­lle San Isi­dro La­bra­dor, en Lu­go. Los he­chos ocu­rrie­ron a la una me­nos cuar­to de la tar­de, cuan­do se en­con­tra­ba en ca­sa la mu­jer, de 23 años y de na­cio­na­li­dad ve­ne­zo­la­na, con sus dos hi­jos, uno de 27 me­ses y otro de cua­tro años. «Es­ta­ba ha­cien­do la co­mi­da y los ni­ños es­ta­ban en nues­tra ha­bi­ta­ción. So­nó el te­le­fo­ni­llo y una chi­ca es­pa­ño­la, que se hi­zo pa­sar por una tra­ba­ja­do­ra de un ser­vi­cio de pa­que­te­ría, me di­jo que te­nía un pa­que­te pa­ra Ja­vier G., es de­cir, mi ma­ri­do. No des­con­fié por­que sa­bía su nom­bre y ha­ce­mos mu­chos pe­di­dos por In­ter­net», re­la­tó la afec­ta­da, Adria­na Gutiérrez.

Se­gún ex­pli­có la víc­ti­ma, la mu­jer lla­mó al tim­bre y al ob­ser­var por la mi­ri­lla vio a una chi­ca ru­bia, con una ca­mi­se­ta blan­ca, cha­le­co re­flec­tan­te y un pa­que­te en la mano. «No des­con­fié y le abrí la puer­ta de ca­sa. Cuan­do iba a fir­mar, dos chi­cos sa­lie­ron de las es­ca­le­ras y uno me aga­rró y me pu­so una pis­to­la en el cos­ta­do. Me di­jo: “Va­mos pa­ra atrás”, y me lle­va­ron pa­ra nues­tra ha­bi­ta­ción, don­de es­ta­ban los ni­ños», in­di­có.

Adria­na re­la­ta que la chi­ca se que­dó en la puer­ta vi­gi­lan­do y los otros dos hom­bres, de na­cio­na­li­dad dominicana —al igual que su ma­ri­do—, sin bar­ba, con ga­fas de sol, go­rra y guan­tes, en­tra­ron. «Me sen­ta­ron en la ca­ma, en pre­sen­cia de mis hi­jos, y el ni­ño ma­yor gri­tó: “Ma­má, ma­má, qué te es­tán ha­cien­do. Ese chi­co tie­ne una pis­to­la”. Tran­qui­li­cé al ni­ño. Mien­tras el que me te­nía en­ca­ño­na­da da­ba ór­de­nes, el otro sa­có la fun­da de la al­moha­da y em­pe­zó a me­ter las co­sas», in­di­có Adria­na, quien ase­gu­ró que los ca­cos sa­bían dón­de es­ta­ba to­do el ma­te­rial que que­rían sus­traer. «Que­rían en­ce­rrar a los ni­ños en una ha­bi­ta­ción, pe­ro co­mo el ma­yor em­pe­zó a llo­rar, los de­ja­ron en el mis­mo cuar­to. En ese mo­men­to mi ma­dre me es­ta­ba lla­man­do. Ellos cor­ta­ron la lla­ma­da y si­len­cia­ron el te­lé­fono», in­di­ca.

Cuan­do los la­dro­nes se fu­ga­ron, la afec­ta­da lla­mó al ma­ri­do, pe­ro es­te no le co­gía. Lla­mó en­ton­ces a su sue­gra, quien con los ner­vios y llan­tos de la víc­ti­ma, le en­ten­dió que es­ta­ba se­cues­tra­da con los ni­ños. Lo­ca­li­zó a su hi­jo, que tra­ba­ja en una pe­lu­que­ría de la ave­ni­da de A Co­ru­ña, y es­te se di­ri­gió a su ca­sa.

De ca­mino, el hom­bre se en­con­tró con una pa­tru­lla de la Po­li­cía Lo­cal. Les pi­dió, so­fo­ca­do, que pa­ra­ran y que lo acom­pa­ña­ran a ca­sa por­que su mu­jer y sus hi­jos es­ta­ban se­cues­tra­dos. Dos pa­tru­llas acu­die­ron de in­me­dia­to a la zo­na pa­ra au­xi­liar a la fa­mi­lia. Pu­sie­ron los cha­le­cos an­ti­ba­las y subie­ron al do­mi­ci­lio.

Se­gún ex­pli­có la víc­ti­ma, la prin­ci­pal in­ten­ción de los la­dro­nes era ro­bar la ca­de­na de oro de su ma­ri­do, que es­ta­ba guar­da­da en un co­fre. «Sa­bían que ayer no la te­nía pues­ta. Es­tá va­lo­ra­da en 10.000 eu­ros. Ade­más también se lle­va­ron diez pa­res de ga­fas de sol, do­ce per­fu­mes y 6.000 eu­ros en me­tá­li­co», enume­ró la afec­ta­da.

En­ga­ña­ron a la mu­jer ha­cién­do­le creer que te­nían una en­tre­ga de pa­que­te­ría

AL­BER­TO LÓPEZ

Adria­na, en el dor­mi­to­rio al que su­pues­ta­men­te la con­du­je­ron los asal­tan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.