Ca­so Vi­llar, las amar­gas pre­gun­tas

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión - FER­NAN­DO ÓNEGA

An­tes de de­cir na­da so­bre el ca­so Vi­llar quizá sean úti­les un par de ma­ti­ces. El pri­me­ro, pa­ra acla­rar que la ac­ción des­ple­ga­da ayer no es, co­mo se di­jo en tan­tos me­dios, «una ope­ra­ción con­tra la co­rrup­ción en el fút­bol». Co­mo mu­cho, es una ope­ra­ción con­tra una par­te de esa co­rrup­ción, por­que hay mu­cha más en ama­ños de par­ti­dos, ma­ni­pu­la­ción de apues­tas, frau­des en con­tra­tos, ex­plo­ta­ción en­ga­ño­sa de de­re­chos, deu­das con­sen­ti­das por el Es­ta­do, fal­si­fi­ca­ción de cuen­tas y otros mu­chos es­cán­da­los que se pu­bli­can a dia­rio. En un sec­tor que ma­ne­ja tan­tos mi­les de mi­llo­nes de eu­ros y es­ca­so con­trol, la apro­pia­ción in­de­bi­da y el en­ri­que­ci­mien­to per­so­nal es mu­cho más que una ten­ta­ción.

El se­gun­do, pa­ra ano­tar que a Án­gel Ma­ría Vi­llar le ocu­rre lo mis­mo que de­cía Mi­guel Ro­ca de Al­fon­so Gue­rra cuan­do sal­tó el escándalo —hoy pe­que­ñí­si­mo— de su her­mano Juan: «Hay mu­cha gen­te que le tie­ne ga­nas». A Vi­llar le tie­ne ga­nas me­dia hu­ma­ni­dad. No hay un per­so­na­je más cer­ca­do por el ru­mor, las de­nun­cias (aun­que po­cas han pros­pe­ra­do), las sos­pe­chas de tur­bios ma­ne­jos de las fi­nan­zas de la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Fút­bol, e in­clu­so el mos­queo por su re­elec­ción co­mo pre­si­den­te na­da me­nos que du­ran­te ocho le­gis­la­tu­ras.

La Ope­ra­ción Sou­le ha ve­ni­do a con­fir­mar que el ru­mor siem­pre tie­ne un fon­do de ver­dad. La UCO in­ves­ti­gó a Vi­llar du­ran­te más de un año, el juez Pe­draz lo es­cu­chó du­ran­te tres me­ses y hay fon­do su­fi­cien­te pa­ra sos­te­ner gra­ves acu­sa­cio­nes, des­de el des­vío de in­gre­sos de par­ti­dos amis­to­sos a la com­pra de vo­tos, pa­san­do por el co­bro de co­mi­sio­nes o las ad­ju­di­ca­cio­nes a em­pre­sas vin­cu­la­das a su hi­jo Gor­ka. Sin pre­juz­gar ab­so­lu­ta­men­te na­da, el ape­lli­do Vi­llar y su en­torno de de­te­ni­dos em­pie­za a so­nar co­mo si­nó­ni­mo de tra­ma or­ga­ni­za­da pa­ra el lu­cro per­so­nal o fa­mi­liar. Y so­lo sus ami­gos, des­de Joan Gaspart a Jo­sé Ma­ría Gar­cía, se sor­pren­die­ron de ver­le de­te­ni­do. Es­te hom­bre de­bía te­ner una enor­me ca­pa­ci­dad de si­mu­la­ción. Jo­sé Ma­ría Gar­cía no es fá­cil de en­ga­ñar.

Mien­tras se cul­mi­nan las in­ves­ti­ga­cio­nes y se con­cre­tan las acu­sa­cio­nes, es­te país se vuel­ve a su­mir en las amar­gas pre­gun­tas que le ha­cen du­dar de to­do: ¿se da­rá al­guien cuen­ta del pe­li­gro de eter­ni­zar­se en los car­gos? ¿Los me­ca­nis­mos de con­trol del di­ne­ro pú­bli­co es­tán cie­gos o de­mues­tran su ma­ni­fies­ta in­su­fi­cien­cia, por no de­cir in­do­len­cia? ¿Se ha em­pe­ña­do to­do el mun­do en dar la ra­zón a Po­de­mos cuan­do ha­bla de tra­ma? ¿Van a se­guir nues­tros mi­nis­tros con­for­mán­do­se con el tó­pi­co de que la Jus­ti­cia es igual pa­ra to­dos, co­mo ayer re­pi­tió el por­ta­voz del Go­bierno? ¿Es que no que­da un so­lo sec­tor que se pue­da con­si­de­rar lim­pio? Pa­ra es­ta úl­ti­ma pre­gun­ta ten­go una respuesta: a la vis­ta de los he­chos, pa­re­ce que no.

La UCO in­ves­ti­gó a Vi­llar du­ran­te más de un año, el juez Pe­draz lo es­cu­chó du­ran­te tres me­ses y hay fon­do su­fi­cien­te pa­ra sos­te­ner gra­ves acu­sa­cio­nes, des­de la com­pra de vo­tos al co­bro de co­mi­sio­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.