Cró­ni­ca de una si­tua­ción anunciada

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión -

EN VI­VO MI­GUEL JUANE

Apo­ca gen­te ha po­di­do sor­pren­der la de­ten­ción de Án­gel Ma­ría Vi­llar, pre­si­den­te de la Real Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Fút­bol, má­xi­me si exis­te una vin­cu­la­ción o un co­no­ci­mien­to di­rec­to con el mun­do del de­por­te y, en con­cre­to, con el del fút­bol. Al mar­gen de la no­to­rie­dad de la no­ti­cia y sal­va­guar­dan­do siem­pre la pre­sun­ción de inocen­cia que de­be pre­si­dir cual­quier ac­tua­ción ju­di­cial, lo cier­to es que el es­ti­lo de con­fron­ta­ción y con­tro­ver­sia que se ha­bía ins­ta­la­do des­de ha­ce ya mu­cho tiem­po en la pro­pia fe­de­ra­ción ha­cen que es­ta cir­cuns­tan­cia pa­rez­ca una inevi­ta­ble con­se­cuen­cia de un, cuan­do me­nos, continuo e irre­gu­lar pro­ce­der.

Los éxi­tos de­por­ti­vos his­tó­ri­cos al­can­za­dos por la se­lec­ción es­pa­ño­la, dos Eu­ro­co­pas y un Mun­dial en es­pa­cio de cua­tro años, con una ge­ne­ra­ción de fut­bo­lis­tas de oro y con dos se­lec­cio­na­do­res con enor­me ca­ris­ma y muy buen ha­cer pro­fe­sio­nal, per­mi­tie­ron al pre­si­den­te de la RFEF con­so­li­dar su li­de­raz­go en un sis­te­ma cla­ra­men­te pre­si­den­cia­lis­ta que le ha he­cho nin­gu­near has­ta a se­cre­ta­rios de Es­ta­do y apar­tar a to­dos aque­llos que se atre­vie­ron a cues­tio­nar o a cri­ti­car su man­da­to. Al­go muy pa­re­ci­do con lo que pa­só, por ejem­plo, con el an­te­rior pre­si­den­te del De­por­ti­vo de A Co­ru­ña, que arro­pa­do por éxi­tos de­por­ti­vos (una Li­ga y dos Co­pas del Rey) ca­si im­pen­sa­bles en es­ta pe­que­ña ciu­dad ges­tio­nó el club de una ma­ne­ra har­to irre­gu­lar has­ta el pun­to de ver­se in­mer­so en di­ver­sos pro­ce­sos, al­guno de ellos de ám­bi­to pe­nal. Al igual que el an­te­rior pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Ba­lon­ces­to, quien, al abri­go de una ex­cep­cio­nal ge­ne­ra­ción de ju­ga­do­res, con­si­guió hi­tos his­tó­ri­cos (un Mun­dial, dos pla­tas olím­pi­cas, dos Eu­ro­bas­kets, et­cé­te­ra) y hoy es­tá in­vo­lu­cra­do en otro pro­ce­lo­so pro­ce­so pe­nal.

Ca­be pre­gun­tar­se qué les pa­sa a es­tos di­rec­ti­vos que, co­mo en el ca­so de Vi­llar, pre­si­den aso­cia­cio­nes que, en prin­ci­pio, no tie­nen áni­mo de lu­cro, pe­ro en las que, sin em­bar­go, se ven en­vuel­tos en pro­ce­sos pe­na­les por lu­crar­se pre­sun­ta­men­te de ma­ne­ra in­de­bi­da. ¿Por qué se apol­tro­nan en sus si­llas, sin de­jar pa­so a otros que les re­le­ven, y por qué se atrin­che­ran en sus car­gos, sin de­le­gar y des­oyen­do sis­te­má­ti­ca­men­te las obli­ga­cio­nes for­ma­les y los re­qui­si­tos le­ga­les a los que vie­nen com­pe­li­dos? Re­sul­ta cu­rio­so que res­pon­dan a un per­fil pa­re­ci­do en el que so­bre­sa­len ca­rac­te­res tan lla­ma­ti­vos co­mo la im­po­si­ción de sus cri­te­rios, la fal­ta de diá­lo­go, el re­cha­zo a ter­ce­ros que con­si­de­ran aje­nos, el no so­me­ti­mien­to a las nor­mas, in­vo­lu­cran­do a su en­torno más cer­cano con cla­ro ne­po­tis­mo y ha­cien­do de sus en­ti­da­des un cor­ti­jo.

Quizá me­ca­nis­mos co­mo la li­mi­ta­ción de man­da­tos y la ne­ce­sa­ria al­ter­nan­cia en di­chos car­gos pue­dan ayu­dar a erra­di­car es­tos com­por­ta­mien­tos, los cua­les nos gus­ta­ría pen­sar que son anó­ma­los, ex­cep­cio­na­les, pe­ro que, por des­gra­cia, pro­li­fe­ran ca­da vez en nues­tra vi­da pú­bli­ca y, por en­de, en el ám­bi­to del de­por­te. No po­de­mos ni de­be­mos con­for­mar­nos con con­si­de­rar­los par­te de nues­tra idio­sin­cra­sia, de la pi­ca­res­ca que par­te ya de nues­tra li­te­ra­tu­ra del Siglo de Oro, de nues­tro inefa­ble ca­rác­ter la­tino. Son ac­tua­cio­nes re­pro­cha­bles que de­ben ser per­se­gui­das, com­ba­ti­das y, si es el ca­so, cas­ti­ga­das y pe­na­das, por­que si que­da­sen im­pu­nes in­vi­ta­rían a ver­las co­mo nor­ma­les y has­ta a re­pro­du­cir­las, cues­tión es­ta que co­mo país, co­mo so­cie­dad mo­der­na y co­mo apa­sio­na­dos del de­por­te lim­pio y ne­ce­sa­ria­men­te ri­gu­ro­so, no nos po­de­mos per­mi­tir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.