Bie­nes­tar y de­sigual­dad in­fan­til

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión -

CEL­TAS COR­TOS ALBINO PRA­DA

En un re­cien­te in­for­me de re­fe­ren­cia mun­dial so­bre el bie­nes­tar de la po­bla­ción in­fan­til (Equi­dad pa­ra los ni­ños, Uni­cef, 2016) se ana­li­za la evo­lu­ción du­ran­te los años de la cri­sis (2008-2013) de la de­sigual­dad de in­gre­sos de la po­bla­ción in­fan­til en más de cua­ren­ta paí­ses ri­cos.

Pa­ra ello, se to­ma co­mo ter­mó­me­tro lo que su­ce­de con el diez por cien­to de la po­bla­ción más po­bre, que se eva­lúa en re­la­ción al in­gre­so me­diano de to­da la po­bla­ción (que es el que di­vi­de a es­ta en dos mi­ta­des idén­ti­cas).

Di­cho in­for­me si­túa a España en el peor de los gru­pos con­si­de­ra­dos, ya que «el ma­yor au­men­to en la de­sigual­dad, de al me­nos un 5 %, se re­gis­tró en cua­tro paí­ses del sur de Eu­ro­pa (España, Gre­cia, Ita­lia y Por­tu­gal) y en 3 paí­ses del es­te eu­ro­peo (Es­lo­va­quia, Es­lo­ve­nia y Hun­gría). En to­dos es­tos paí­ses, con la ex­cep­ción de Es­lo­va­quia, los in­gre­sos de las fa­mi­lias con ni­ños si­tua­das en la me­dia­na des­cen­die­ron, pe­ro los in­gre­sos del per­cen­til diez ca­ye­ron to­da­vía más de­pri­sa, de­jan­do aún más atrás a los ni­ños más po­bres». So­lo en Ita­lia y en Gre­cia la si­tua­ción de la de­sigual­dad in­fan­til em­peo­ró du­ran­te esos años más que en España.

Lo que quie­re de­cir que no so­lo dis­mi­nu­yó el in­gre­so me­diano de las fa­mi­lias es­pa­ño­las en­tre el 2008 y el 2013, sino que el de los ho­ga­res don­de vi­ven los ni­ños más po­bres dis­mi­nu­yó con ma­yor in­ten­si­dad en España.

El in­for­me también cuan­ti­fi­ca el es­fuer­zo rea­li­za­do por las Ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas pa­ra re­du­cir esa de­sigual­dad. En­tre los que más re­du­je­ron por esa vía di­cha de­sigual­dad des­ta­can el Reino Uni­do o Ir­lan­da, que lo ha­cen en más de cua­ren­ta y cin­co pun­tos por­cen­tua­les. En­tre los que me­nos la re­du­cen se en­cuen­tran Por­tu­gal o Gre­cia, que ape­nas lo ha­cen en me­nos de cin­co pun­tos. En España la re­duc­ción fue de ape­nas die­ci­sie­te pun­tos.

Co­mo con­tras­te digno de en­co­mio de­be se­ña­lar­se que cuan­do el in­for­me cuan­ti­fi­ca, en vez de la de­sigual­dad en los in­gre­sos, la de­sigual­dad edu­ca­ti­va o sa­ni­ta­ria que afec­ta a nues­tra po­bla­ción in­fan­til, España as­cien­de más de vein­te po­si­cio­nes en el rán­king de esos mis­mos paí­ses (del 36.º al 11.º). No po­dría vi­sua­li­zar­se de me­jor for­ma el vir­tuo­so y cru­cial pa­pel que cumple el ac­ce­so uni­ver­sal a nues­tra edu­ca­ción y sa­ni­dad pú­bli­ca.

Da­do el agra­va­mien­to y ni­vel de de­sigual­dad so­cial que cas­ti­ga a los ho­ga­res don­de vi­ven ni­ños es­pa­ño­les con me­nos re­cur­sos, se ha­ce ne­ce­sa­rio un es­fuer­zo muy su­pe­rior al rea­li­za­do por nues­tro sec­tor pú­bli­co. Que no de­bie­ra ser in­fe­rior al que sí ha­cen el Reino Uni­do o Ir­lan­da.

Por eso, me pa­re­ce más que ra­zo­na­ble sus­cri­bir el apo­yo al Pac­to por la In­fan­cia que ya ca­si cien­to cin­cuen­ta mil per­so­nas han res­pal­da­do, a ini­cia­ti­va de Uni­cef, pa­ra que el Go­bierno es­pa­ñol, aho­ra que ya pro­du­ci­mos la mis­ma ri­que­za que an­tes de la cri­sis, re­fuer­ce sus es­fuer­zos con­tra la po­bre­za in­fan­til. Pa­ra no de­jar es­te asun­to en ma­nos de la fi­lan­tro­pía o de for­mas ve­ja­to­rias de ca­ri­dad. Los ba­rren­de­ros si­guen lle­nan­do de pol­vo a los tran­seún­tes con su par­ti­cu­lar ma­ne­ra de ba­rrer.

Bien se co­no­ce que es­ta­mos es­ca­sos de aguas y que si las em­plean en re­gar las ca­lles, co­mo en to­das par­tes se ha­ce, nos va­mos a mo­rir de sed.

De ham­bre sí que no mo­ri­re­mos.

Por­que con la ayu­da de la cua­dri­lla co­me­mos pol­vo a dia­rio.

*** Fue ro­ba­do en Vi­go en la ma­dru­ga­da de an­tea­yer el des­pa­cho que el se­ñor Co­ca tie­ne en la ca­lle del Prín­ci­pe, lle­ván­do­se los ca­cos ocho du­ros que ha­bía en el ca­jón del es­cri­to­rio.

*** Al ve­cino de San­ta Ma­ría de Oza don Joa­quín del Ra­yo Agu­do se le ha con­ce­di­do au­to­ri­za­ción por la au­to­ri­dad co­rres­pon­dien­te pa­ra tras­la­dar al Fe­rrol los res­tos mor­ta­les de su es­po­sa, fa­lle­ci­da en la ma­dru­ga­da del do­min­go úl­ti­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.