Si­guen las di­mi­sio­nes y arre­cian las crí­ti­cas con­tra el je­fe de los Mossos

La Voz de Galicia (Barbanza) - - España - G. B.

La pre­sión del Go­bierno de la Ge­ne­ra­li­tat con­tra los car­gos de la Ad­mi­nis­tra­ción ca­ta­la­na que si­túan la im­par­cia­li­dad y la in­de­pen­den­cia por en­ci­ma de la obe­dien­cia a las te­sis in­de­pen­den­tis­tas si­gue pro­vo­can­do re­nun­cias. A la di­mi­sión del je­fe de los Mossos d’Es­qua­dra, Al­bert Batlle, se su­mó ayer la del di­rec­tor del ser­vi­cio de emer­gen­cias 112, Fre­de­ric Adan, que re­nun­ció a su car­go en la Con­se­je­ría de In­te­rior en so­li­da­ri­dad con el ex­con­se­je­ro Jor­di Ja­né, miem­bro del sec­tor más mo­de­ra­do del PDECat, des­ti­tui­do el pa­sa­do vier­nes por su fal­ta de fir­me­za a la ho­ra de de­fen­der la ce­le­bra­ción del re­fren­do.

Adan, de­sig­na­do pa­ra el car­go ha­ce dos años, co­mu­ni­có al nue­vo con­se­je­ro, Joa­quim Forn, ads­cri­to al sec­tor más ra­di­cal­men­te in­de­pen­den­tis­ta, su di­mi­sión por mo­ti­vos per­so­na­les y pro­fe­sio­na­les y por leal­tad a Ja­né. Ajeno a las crí­ti­cas que es­tá ge­ne­ran­do la pur­ga en­tre los car­gos me­nos com­pro­me­ti­dos con la in­de­pen­den­cia, el Go­bierno ca­ta­lán for­ma­li­zó ayer el nom­bra­mien­to de Pe­re So­ler co­mo nue­vo di­rec­tor ge­ne­ral de los Mossos d’Es­qua­dra. El per­fil de So­ler, acé­rri­mo de­fen­sor de las te­sis in­de­pen­den­tis­tas, hi­zo que su nom­bra­mien­to fue­ra cri­ti­ca­do ayer por el PP, que lo ta­chó de «his­pa­nó­fo­bo, su­pre­ma­cis­ta y ma­chis­ta», por el PSC, que ta­chó de «des­afor­tu­na­do» su nom­bra­mien­to por su «ca­rác­ter exal­ta­do» y por ne­gar la ca­ta­la­ni­dad de los so­cia­lis­tas en esa co­mu­ni­dad, y también por Ca­ta­lun­ya Sí que es Pot, cu­yo por­ta­voz, Joan Cos­cu­bie­la, lo acu­só de te­ner una «ideo­lo­gía xe­nó­fo­ba» y le pi­dió que no la tras­la­de a la po­li­cía ca­ta­la­na ni a la po­lí­ti­ca de la Con­se­je­ría de In­te­rior.

So­ler, muy ac­ti­vo en las re­des so­cia­les, pu­bli­có el pa­sa­do 4 de ju­lio en Twit­ter, des­pués de asis­tir al ac­to de pre­sen­ta­ción de la ley del re­fe­ren­do en el Tea­tro Nacional de Ca­ta­lu­ña, un men­sa­je con el si­guien­te con­te­ni­do: «Vo­ta­re­mos el 1 de oc­tu­bre, no lo po­drán evi­tar». An­tes, el pa­sa­do 23 de oc­tu­bre, es­cri­bió un men­sa­je aún más po­lé­mi­co. «Es­pe­ro que nos va­ya­mos ya, por­que me dais pe­na to­dos los es­pa­ño­les». Ese tex­to era una respuesta a la de­ci­sión del co­mi­té fe­de­ral del PSOE de abs­te­ner­se en la in­ves­ti­du­ra a Ma­riano Ra­joy. Y el 22 de di­ciem­bre del 2015 es­cri­bió otro men­sa­je en el que se di­ri­gía di­rec­ta­men­te a la pre­si­den­ta an­da­lu­za, Su­sa­na Díaz. «Mi­ra, Su­sa­na Díaz del PSOE, to­dos los ca­ta­la­nes, también los na­ci­dos en An­da­lu­cía, si que­re­mos nos va­mos a ir con o sin re­fe­ren­do, ¿que­da cla­ro?», de­cía en ese tex­to. Pe­se a ello, tan­to el Go­bierno de la Ge­ne­ra­li­tat co­mo Junts pel Sí de­fen­die­ron ayer que la tra­yec­to­ria de So­ler ava­la su nom­bra­mien­to. El par­ti­do de Puig­de­mont se­ña­ló que So­ler pue­de de­cir «lo que quie­ra» por­que le am­pa­ra «la li­ber­tad de ex­pre­sión».

El nue­vo res­pon­sa­ble de la po­li­cía au­to­nó­mi­ca ca­ta­la­na no se pri­vó de de­fen­der­se per­so­nal­men­te de las crí­ti­cas. «Mu­chas gra­cias al Go­vern por el nom­bra­mien­to. Es­pe­ro es­tar a la al­tu­ra. Y a los que juz­gáis sin co­no­cer, hon­ra­do también de es­tar a vues­tro ser­vi­cio», es­cri­bió ayer en Twit­ter.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.