La opo­si­ción ul­ti­ma una con­de­na en el Con­gre­so a la po­li­cía po­lí­ti­ca

El prin­ci­pal pun­to de desacuer­do es el de si Ra­joy co­no­cía o no la exis­ten­cia de ese gru­po

La Voz de Galicia (Barbanza) - - España - MECHOR SAIZ-PARDO

PSOE, Po­de­mos, Ciu­da­da­nos, ERC, PNV y el Gru­po Mix­to ul­ti­man un acuer­do pa­ra con­de­nar en el Con­gre­so la exis­ten­cia de una po­li­cía po­lí­ti­ca en el Mi­nis­te­rio del In­te­rior en la épo­ca en la que es­tu­vo di­ri­gi­do por Jorge Fer­nán­dez Díaz. En es­te pac­to, ob­via­men­te, no es­ta­rá el PP, que en sus con­clu­sio­nes de­fien­de que la ges­tión del ex­mi­nis­tro fue «bri­llan­te», que no exis­tió nin­gu­na ca­ma­ri­lla po­li­cial y que las in­ves­ti­ga­cio­nes ba­jo sos­pe­cha de rivales po­lí­ti­cos o en Ca­ta­lu­ña fue­ron «pro­to­co­la­rias» y, en to­do ca­so, com­ple­ta­men­te le­ga­les.

Los gru­pos de la opo­si­ción han in­ter­cam­bia­do ya sus bo­rra­do­res de con­clu­sio­nes so­bre la co­mi­sión par­la­men­ta­ria que du­ran­te es­te se­mes­tre ha in­ves­ti­ga­do el su­pues­to «uso par­ti­dis­ta» de la po­li­cía. Los dipu­tados pre­ten­den ce­rrar en una reunión ma­ña­na un tex­to con­jun­to, aun­que sea de «mí­ni­mos co­mu­nes», pe­ro el acuer­do ya se da por ce­rra­do.

Las pre­mi­sas «co­mu­nes» que apo­ya­rán son, en esen­cia, que hu­bo un «uso po­lí­ti­co de la po­li­cía»; que ese gru­po se mo­vió fue­ra de la «es­truc­tu­ra or­gá­ni­ca» del cuer­po y fue­ra del con­trol de los jue­ces; que Fer­nán­dez Díaz fue el pro­mo­tor y con­sin­tió ese tra­ba­jo, del que también su­pie­ron sus se­cre­ta­rios de Es­ta­do; que el ex nú­me­ro dos de la po­li­cía Eugenio Pino im­par­tía las ór­de­nes; que la po­li­cía po­lí­ti­ca tra­ba­jó pa­ra re­co­pi­lar prue­bas y di­fun­dir in­for­ma­cio­nes in­ve­ra­ces con­tra los rivales po­lí­ti­cos; que tra­tó de ocul­tar los ca­sos de co­rrup­ción del PP; y que una de sus la­bo­res prin­ci­pa­les fue ai­rear ru­mo­res con­tra po­lí­ti­cos in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nes.

¿Qué sa­bía Ra­joy?

El prin­ci­pal pun­to de des­en­cuen­tro en­tre la opo­si­ción es el gra­do de co­no­ci­mien­to del pre­si­den­te del Go­bierno de es­tas pre­sun­tas ope­ra­cio­nes. Po­de­mos, ERC y PDECat dan por su­pues­to que Ma­riano Ra­joy es­tu­vo al tan­to, pe­ro PSOE, Ciu­da­da­nos y PNV no lo se­ña­lan y, en prin­ci­pio, no es­tán dis­pues­tos a apo­yar que se in­clu­ya su nom­bre. Se­gún la for­ma­ción de Pa­blo Igle­sias, Fer­nán­dez Díaz re­co­no­ció en sus con­ver­sa­cio­nes (gra­ba­das) con el ex­di­rec­tor de la Agencia An­ti­frau­de de Ca­ta­lu­ña Daniel de Al­fon­so que el je­fe del Eje­cu­ti­vo co­no­cía esas ma­nio­bras es­pu­rias, al igual que la vi­ce­pre­si­den­ta, Sáenz de San­ta­ma­ría, el je­fe de ga­bi­ne­te de Ra­joy, Jorge Mo­ra­gas, y la dipu­tada Ali­cia Sán­chez Camacho.

El PDECat apun­ta al ex­mi­nis­tro del In­te­rior co­mo res­pon­sa­ble del uso «par­ti­dis­ta» de los re­cur­sos pú­bli­cos, pe­ro también se­ña­la a Ra­joy co­mo co­no­ce­dor de las ac­tua­cio­nes «ile­ga­les». Es­que­rra con­si­de­ra que ha que­da­do «evi­den­cia­do» el «cla­ro co­no­ci­mien­to por par­te de la Pre­si­den­cia del Go­bierno de las ac­tua­cio­nes del mi­nis­tro del In­te­rior pa­ra la fa­bri­ca­ción de fal­sas prue­bas con­tra par­ti­dos po­lí­ti­cos ca­ta­la­nes».

El otro pun­to de desacuer­do en­tre la opo­si­ción es que los par­ti­dos ca­ta­la­nes y Po­de­mos exi­gen que el Con­gre­so lle­ve a la Fis­ca­lía los re­sul­ta­dos de es­ta co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción, al en­ten­der que hay res­pon­sa­bi­li­da­des pe­na­les, no so­lo en­tre los miem­bros de esa su­pues­ta po­li­cía po­lí­ti­ca, sino también en­tre ex al­tos car­gos del PP.

B. OR­DÓ­ÑEZ

El PP di­ce que Fer­nán­dez Díaz tu­vo una ges­tión «bri­llan­te».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.