Po­dó­lo­gos ga­lle­gos aler­tan de la mo­da del «ba­re­foot wal­king» en ve­rano, una prác­ti­ca que si­guen mu­chas ce­le­bri­da­des holly­woo­dien­ses

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Al Sol - LAU­RA G. DEL VALLE

El «des­cal­cis­mo» —in­ten­te no des­pis­tar­se en­to­nan­do el Des­pa­ci­to al leer es­ta pa­la­bra— pi­sa con fuer­za. Uno pue­de pen­sar que las ce­le­bri­da­des holly­woo­dien­ses vi­ven es­tru­ján­do­se los se­sos (o sus re­pre­sen­tan­tes) con tal de ara­ñar un tro­zo de pa­pel sa­ti­na­do en la re­vis­ta más gla­mu­ro­sa del mo­men­to; más si la ten­den­cia ra­di­ca en arras­trar to­do lo que el as­fal­to de las gran­des ur­bes va acu­mu­lan­do. Pe­ro en es­te ca­so, la teoría no es tan des­ca­be­lla­da, aun­que en la prác­ti­ca ten­ga sus ma­ti­ces.

Fa­mo­sas de la ta­lla de Jen­ni­fer Anis­ton, Lady Ga­ga o Pa­me­la An­der­son si­guen con fre­cuen­cia la mo­da de ir des­cal­zo, pa­sean­do tran­qui­la­men­te sus pies sin pro­tec­ción — pe­ro cur­ti­dos en se­sio­nes de pe­di­cu­ra— por Ro­deo Dri­ve o La Quin­ta Ave­ni­da. Pe­ro, ¿cuá­les son los be­ne­fi­cios de es­ta prác­ti­ca? El ba­re­foot wal­king, co­mo se co­no­ce po­pu­lar­men­te a es­ta ten­den­cia, ayu­da a me­jo­rar la es­ta­bi­li­dad por­que los múscu­los del pie se for­ta­le­cen. También ayu­da a la cir­cu­la­ción de la san­gre y al equi­li­brio de nues­tro cuer­po. No obs­tan­te, no to­dos los sue­los son ap­tos pa­ra ca­mi­nar des­cal­zo. Los más du­ros pue­den ser al­ta­men­te per­ju­di­cia­les.

Los sur­fis­tas

Preo­cu­pa­dos por una mo­da que ya ha cru­za­do el char­co, en una épo­ca en la que más de uno da rien­da suel­ta al hippy que lle­va den­tro y se apun­ta a li­be­rar los pies por el pri­mer pa­seo ma­rí­ti­mo que pi­lle, el Co­le­xio de Po­dó­lo­gos de Galicia ha de­ci­di­do aler­tar a la po­bla­ción de un há­bi­to que pue­de re­sul­tar be­ne­fi­cio­so so­bre la are­na mo­ja­da o un cés­ped cui­da­do. Pe­ro po­co más. Es­pe­cial aten­ción de­be­ría te­ner el nu­me­ro­so co­lec­ti­vo sur­fis­ta, al que en el en­torno de los are­na­les ga­lle­gos se ve con fre­cuen­cia po­nien­do en con­tac­to sus pies con las na­tu­ra­le­za. «Es­tán pre­pa­ra­dos pa­ra an­dar des­cal­zos, pe­ro la evo­lu­ción ha pro­pi­cia­do un de­bi­li­ta­mien­to en los pies al ver­se hi­per­pro­te­gi­dos». Los po­dó­lo­gos ex­pli­can también que el cal­za­do cons­ti­tu­ye un ele­men­to que con­fie­re al pie es­ta­bi­li­dad y pro­tec­ción. Im­por­tan­te es­to úl­ti­mo más que nun­ca en es­ta épo­ca del año pa­ra com­ba­tir los hon­gos, que nor­mal­men­te ha­bi­tan en zo­nas hú­me­das. Ade­más, las mi­co­sis son fre­cuen­tes por­que los pies se en­cuen­tran más tiem­po en el agua y, mu­chas ve­ces, no se se­can co­rrec­ta­men­te.

La pre­cur­so­ra

Gwy­neth Pal­trow no pa­re­ce es­tar muy preo­cu­pa­da por es­te te­ma, y eso que si por al­go es co­no­ci­da es­ta ac­triz, ade­más de por sus do­tes in­ter­pre­ta­ti­vas, es por cui­dar su cuer­po a ra­ja­ta­bla. La in­tér­pre­te de Sha­kes­pea­re in lo­ve fue una de las pri­me­ras que se ani­mó a pi­sar as­fal­to des­cal­za sin ta­pu­jos. En su ca­so, lo ha­cía por los be­ne­fi­cios que tie­ne man­te­ner el pie en li­ber­tad pa­ra lu­char con­tra el in­som­nio, la ar­tri­tis y la de­pre­sión. Di­ce en­con­trar­se más fe­liz des­de que si­gue es­ta co­rrien­te, pe­ro a buen se­gu­ro los pies de la ac­triz no son ca­vos o pla­nos, ya que en ca­so con­tra­rio ten­dría con­tra­in­di­ca­do el an­dar des­cal­za. Has­ta en la me­jor pla­ya de Mia­mi Beach.

La ac­triz Je­mi­ma Kir­ke, sin de­pi­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.