Pu­ro aban­dono

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Barbanza-muros-noia - En­víe sus tex­tos a re­dac.bar­ban­za@la­voz.es

Es una ver­güen­za cómo si­gue es­tan­do la pis­ta de Be­rres-Ria­li­ño, sin lim­piar las már­ge­nes de las cal­za­das, don­de no exis­ten ar­ce­nes de se­gu­ri­dad pa­ra na­die y tam­po­co una ilu­mi­na­ción ade­cua­da, aho­ra que se pa­sea des­de el Sal­ti­ño y pla­ya de Ba­rra­ña ha­cia el cen­tro de la lo­ca­li­dad. ¿De­ja­dez y ma­la ges­tión de los re­cur­sos pú­bli­cos? Esa es la reali­dad. Se po­drá de­cir más al­to, pe­ro no más cla­ro. Es pu­ro aban­dono y no ajus­tar­nos a una reali­dad ob­je­ti­va en la vi­lla, cuan­do se tra­ta de un vial que sir­ve de unión a la ca­rre­te­ra de Aban­quei­ro con Ca­bo de Cruz y por el que cir­cu­lan más vehícu­los que los que suben por ca­rre­te­ra de A Pe­dra da Bou­za.

Ni los mis­mos con­duc­to­res aco­mo­dan la ve­lo­ci­dad a la reali­dad del an­cho de la cal­za­da, lo di­ce el pro­pio pue­blo, y el cir­cu­lar de no­che por es­te vial es una aven­tu­ra a la in­se­gu­ri­dad, más pa­ra los in­de­fen­sos pea­to­nes. Es ver­da­de­ra­men­te de­men­cial que es­to ocu­rra en un país de la Unión Eu­ro­pea. Un fir­me de pri­me­ra in­ten­ción y es­ca­so de rie­go as­fál­ti­co da co­mo re­sul­ta­do que, en po­cos años, di­cho vial sea in­tran­si­ta­ble e in­fu­ma­ble pa­ra los tiem­pos que co­rren. ¡Cómo se pue­de con­sen­tir tal es­ta­do de co­sas por el Con­ce­llo en una po­bla­ción con tan­tos vi­si­tan­tes y, so­bre to­do, que na­die se dé por en­te­ra­do, pro­tes­te y se re­bo­te! ¿No se pa­gan su­cu­len­tos im­pues­tos? La Dipu­tación di­ce que no le per­te­ne­ce, que de otro mo­do ya es­ta­ría sa­nea­da. La Con­se­lle­ría de In­fra­es­truc­tu­ras de la Xun­ta, que tan­to mi­ra por los ac­ci­den­tes en las vías ga­lle­gas, ale­ga que es «zo­na pai­sa­jís­ti­ca» y ol­ví­da­te... Pues el pue­blo no se me­re­ce te­ner una «pis­ta» tan cén­tri­ca en Boi­ro en tal es­ta­do de aban­dono, so­bre to­do cuan­do hay vi­vien­das a los már­ge­nes del vial y cuan­do una par­te de la po­bla­ción, Ca­bo de Cruz, cir­cu­la por la mis­ma. Y qué de­cir de fal­ta de ta­jeas y ar­ce­nes se­pul­ta­dos por los hier­ba­jos con gran­des des­ni­ve­les, et­cé­te­ra. Y la ca­ren­cia de un al­can­ta­ri­lla­do, tan ne­ce­sa­rio pa­ra evi­tar al­gu­nos ver­ti­dos al vial y, que con el ca­lor es fo­co de in­sa­lu­bri­dad to­tal y lue­go se ca­li­fi­ca co­mo «pai­sa­jís­ti­ca».

De­be po­ner­se re­me­dio y pronto a ta­les des­a­gui­sa­dos sin es­pe­rar a que ha­ya un si­nies­tro que la­men­tar. No hay una exis­ten­cia de pla­nes POS y PAS de la Dipu­tación... ¿Dón­de y cómo se em­plean nues­tros im­pues­tos? Es to­da­vía la pren­sa es­cri­ta de pa­pel, es de­cir el pe­rió­di­co, el víncu­lo que de­be des­ta­par to­dos es­tos aban­do­nos. Jo­sé Ma­nuel Gon­zá­lez San­ta­ma­ría y Plá­ci­do Am­boa­ge Fer­nán­dez. Boi­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.