Ro­bos ma­si­vos en las ba­teas obli­gan a mon­tar guar­dias

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Barbanza-muros-noia -

Har­tos de los des­tro­zos y ro­bos en sus ba­teas, me­ji­llo­ne­ros de las de­le­ga­cio­nes de Op­mar en Rian­xo, Aban­quei­ro, Ca­bo de Cruz, Ba­rra­ña, A Po­bra y Bar­ban­za de­ci­die­ron ha­ce 25 años mon­tar guar­dias pa­ra frenar los ata­ques noc­tur­nos por par­te de des­co­no­ci­dos. Las pri­me­ras cuer­das cor­ta­das apa­re­cían en el mes de ma­yo, pe­ro a es­tas al­tu­ras del año ya eran «ma­si­vas» y en al­gu­nas oca­sio­nes se lle­ga­ron a en­con­trar con has­ta 85 ca­bos ro­tos, tal y co­mo de­nun­cia­ban los afec­ta­dos en La Voz de Galicia.

Los me­ji­llo­ne­ros de­ci­dían pa­tru­llar en gru­pos por tie­rra y por mar pa­ra dar ca­za a los cul­pa­bles de una prác­ti­ca que llegó a cau­sar gran­des per­jui­cios a ni­vel eco­nó­mi­co, pues pa­ra re­cu­pe­rar los ca­bos, que se hun­dían en la ría (no to­dos se en­con­tra­ban por­que en al­gún ca­so el fon­do pan­ta­no­so lo im­pe­día), te­nían que con­tra­tar a hom­bres-ra­na, que por re­cu­pe­rar 40 cuer­das co­bra­ban más de 60.000 pe­se­tas de las de en­ton­ces, a lo que se su­ma­ban las cuan­tio­sas pér­di­das que les su­pu­so quedarse sin el pro­duc­to. Cal­cu­la­ban que los da­ños al­can­za­ron más de un mi­llón de pe­se­tas.

S. B.

Los ca­bos ro­tos también afec­ta­ron a la ex­trac­ción del me­ji­llón en A Po­bra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.