Vi­llar se­rá acu­sa­do de un frau­de ma­si­vo por va­lor de de­ce­nas de mi­llo­nes

Al­gu­nos pre­si­den­tes te­rri­to­ria­les se be­ne­fi­cia­ban de suel­dos y fon­dos pa­ra sus em­pre­sas Tres dú­plex, cua­tro pi­sos y dos cha­lés, en­tre las pro­pie­da­des que acu­mu­ló el de­te­ni­do

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Portada - MEL­CHOR SAIZ-PARDO

Án­gel Ma­ría Vi­llar ges­tio­nó, al me­nos du­ran­te la úl­ti­ma dé­ca­da, la Real Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Fút­bol (RFEF) co­mo si de un cor­ti­jo pro­pio se tra­ta­ra, usan­do el di­ne­ro de la ins­ti­tu­ción no so­lo pa­ra en­ri­que­cer­se a sí mis­mo y a sus más cer­ca­nos, sino pa­ra fi­nan­ciar una vas­tí­si­ma red clien­te­lar en­tre las fe­de­ra­cio­nes te­rri­to­ria­les y lo­ca­les que ga­ran­ti­za­ba su con­ti­nui­dad. Así lo re­ve­lan las in­ves­ti­ga­cio­nes de la Uni­dad Cen­tral Ope­ra­ti­va (UCO) de la Guar­dia Ci­vil, que po­nen el acen­to en que el to­da­vía pre­si­den­te y sus prác­ti­cas co­rrup­tas cau­sa­ron a la fe­de­ra­ción un tre­men­do agu­je­ro pa­tri­mo­nial de de­ce­nas de mi­llo­nes de eu­ros.

Un «frau­de ma­si­vo y con­ti­nua­do», en pa­la­bras de uno de los agen­tes de la ope­ra­ción Sou­le, que tie­ne, «al me­nos, diez pa­tas di­fe­ren­tes», se­gún re­co­gen los ates­ta­dos de la UCO y los do­cu­men­tos en po­der del juez de la Au­dien­cia Na­cio­nal San­tia­go Pe­draz. Se­rá es­te ins­truc­tor el que hoy de­ci­di­rá si, tras in­te­rro­gar­los, en­vía a pri­sión a Vi­llar, a su hi­jo Gor­ka y a los otros dos de­te­ni­dos el mar­tes, el vi­ce­pre­si­den­te de la fe­de­ra­ción y pre­si­den­te de la ti­ner­fe­ña, Juan Pa­drón, y el se­cre­ta­rio de esa te­rri­to­rial, Ra­món Her­nán­dez Baus­sou.

De­re­chos de la se­lec­ción

El ma­yor agu­je­ro pro­vo­ca­do por Vi­llar, cer­cano a los 44 mi­llo­nes de eu­ros, fue la «ad­ju­di­ca­ción de con­tra­tos re­la­cio­na­dos con la ce­sión de de­re­chos co­mer­cia­les (de la se­lec­ción) al Gru­po San­ta Mó­ni­ca (pro­pie­dad del ya fa­lle­ci­do Je­sús Sam­per) con unos már­ge­nes de ga­nan­cias muy ele­va­dos pa­ra la em­pre­sa», tal y co­mo re­co­gen los ates­ta­dos. Los in­for­mes re­ve­lan que la fir­ma de­jó sin pa­gar 24 mi­llo­nes de eu­ros a la RFEF y que en fe­bre­ro del 2013 el pre­si­den­te «acor­dó la re­so­lu­ción de los con­tra­tos con di­cha en­ti­dad con cláu­su­las muy fa­vo­ra­bles a la mis­ma», pa­gan­do por el fin de esa re­la­ción otros 20 mi­llo­nes de eu­ros adi­cio­na­les. «Tras es­tas con­di­cio­nes leo­ni­nas pue­den sub­ya­cer mo­ti­vos de gra­ti­tud ha­cia el Gru­po San­ta Mó­ni­ca», se­gún los do­cu­men­tos.

Mi­guel Car­de­nal, en­ton­ces pre­si­den­te del Con­se­jo Su­pe­rior de De­por­tes (CSD), tras pe­dir ex­pli­ca­cio­nes a Vi­llar y no ob­te­ner­las, acu­dió a la Fis­ca­lía, que en el 2016 co­men­zó las in­ves­ti­ga­cio­nes, que no se han que­da­do, ni mu­cho me­nos, ahí. Pe­draz afir­ma que Vi­llar pu­do «ha­ber con- ce­di­do be­ne­fi­cios de tras­cen­den­cia eco­nó­mi­ca» a al­gu­nos pre­si­den­tes de fe­de­ra­cio­nes te­rri­to­ria­les co­mo «com­pen­sa­ción» a que apo­ya­ran a su re­elec­ción. Es más, el pre­si­den­te se de­di­ca­ba a re­par­tir pre­mios a sus ca­ma­ra­das. An­ti­co­rrup­ción re­la­ta en sus do­cu­men­tos que pu­do ha­ber­se «ex­tra­li­mi­ta­do en sus fun­cio­nes de ges­tión de pa­tri­mo­nio de la fe­de­ra­ción uti­li­zan­do es­te pa­ra otor­gar al­tos sa­la­rios y so­bre­suel­dos a de­ter­mi­na­dos di­rec­ti­vos con el con­si­guien­te per­jui­cio eco­nó­mi­co pa­ra la fe­de­ra­ción».

So­cie­da­des de los pre­si­den­tes

Se­gún los in­ves­ti­ga­do­res, Vi­llar hi­zo al pa­re­cer la vis­ta gor­da pa­ra que los di­rec­ti­vos te­rri­to­ria­les que le apo­ya­ban, a los que te­nía den­tro de su red clien­te­lar, tam­bién sa­quea­ran la ca­ja de di­ver­sas ma­ne­ras. Los do­cu­men­tos de la Au­dien­cia Na­cio­nal apun­tan que «con­sin­tió que cier­tos pre­si­den­tes de las fe­de­ra­cio­nes te­rri­to­ria­les tu­vie­ran de ma­ne­ra en­cu­bier­ta un suel­do de la fe­de­ra­ción in­com­pa­ti­ble con su con­di­ción de miem­bros de la jun­ta di­rec­ti­va». Al mar­gen de que es­tos des­via­ban «fon­dos de las fe­de­ra­cio­nes que pre­si­den a so­cie­da­des de su ti­tu­la­ri­dad». Es es­ta par­te de la ope­ra­ción la que afec­ta di­rec­ta­men­te a las fe­de­ra­cio­nes de An­da­lu­cía, Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na, Ba­lea­res, Las Pal­mas, Te­ne­ri­fe, Ex­tre­ma­du­ra, Ceu­ta y Me­li­lla, y en ella apa­re­cen in­vo­lu­cra­dos Pa­drón y Her­nán­dez Baus­sou.

Vi­llar, siem­pre ba­jo la pre­mi­sa de usar la fe­de­ra­ción y sus re­cur­sos co­mo si fue­ran pro­pios, di­rec­ta­men­te ha­bía pues­to los «me­dios hu­ma­nos y ma­te­ria­les de la en­ti­dad» al ser­vi­cio de su hi­jo, quien, re­cuer­dan los ates­ta­dos en po­der de Pe­draz, no te­nía «re­la­ción la­bo­ral» ni «pres­ta­ba ser­vi­cios a la fe­de­ra­ción». Jun­to con su hi­jo, ade­más, or­ga­ni­zó un sis­te­ma de co­bro de co­mi­sio­nes ile­ga­les en la or­ga­ni­za­ción de los par­ti­dos amis­to­sos de la se­lec­ción, a tra­vés de ser­vi­cios fic­ti­cios a la ase­so­ría de Gor­ka, Sports Ad­vi­sers S.L.

Pe­ro las acu­sa­cio­nes de An­ti­co­rrup­ción no aca­ban ahí: «Co­no­ció y per­mi­tió otras ac­tua­cio­nes que han su­pues­to per­jui­cio eco­nó­mi­co pa­ra el pa­tri­mo­nio de la fe­de­ra­ción; [...] dis­pu­so de fon­dos des­ti­na­dos a clu­bes de fút­bol pa­ra ocul­tar la ad­mi­nis­tra­ción ne­gli­gen­te; [...] ma­nio­bró pa­ra con­se­guir in­dem­ni­za­cio­nes en frau­de de ley» a sus cer­ca­nos; e iba a en­chu­far a las per­so­nas que le ha­bían ayu­da­do en su cam­pa­ña.

Pu­so los «me­dios hu­ma­nos y ma­te­ria­les de la en­ti­dad» al ser­vi­cio de su hi­jo

DIE­GO PÉ­REZ CA­BE­ZA

Vi­llar fue tras­la­da­do des­de la se­de de la fe­de­ra­ción a los ca­la­bo­zos des­pués de las tres ma­dru­ga­da de ayer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.