Ine­xis­ten­cia de le­sio­nes y con áni­mo de co­rre­gir

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Galicia -

El mal­tra­to a un me­nor en el ám­bi­to fa­mi­liar que­da a in­ter­pre­ta­ción de los jue­ces en la ma­yo­ría de los ca­sos. La ex­cul­pan, prin­ci­pal­men­te, cuan­do se dan dos con­di­cio­nes: la ine­xis­ten­cia de le­sión y que el pro­ge­ni­tor no ten­ga in­ten­ción de mal­tra­tar o vio­len­tar a su hi­jo, sino, en úl­ti­mo ex­tre­mo, so­lo re­pren­der o co­rre­gir, den­tro de un mar­co que no su­po­ne ex­ce­so, des­me­su­ra y que se pro­du­ce en un mo­men­to pun­tual.

EU­GE­NIA IN­SUA, PSI­CÓ­LO­GA «Una bo­fe­ta­da no es vio­len­cia si es una san­ción sim­bó­li­ca».

Eu­ge­nia In­sua cree que «la fa­mi­lia se ha de­mo­cra­ti­za­do y di­ver­si­fi­ca­do: eso res­que­bra­ja la au­to­ri­dad y vie­ne el Es­ta­do a po­ner or­den». An­tes, ex­pli­ca es­ta psi­có­lo­ga ex­per­ta en ni­ños, «la au­to­ri­dad pa­ter­nal era al­go ín­ti­mo», y aho­ra «un ni­ño de 11 años po­ne una de­nun­cia en el juz­ga­do, se com­por­ta co­mo un adul­to».

Pa­ra ella, «el juez ha ac­tua­do con mu­cho sen­ti­do co­mún», por­que a los pa­dres la so­cie­dad no so­lo les per­mi­te co­rre­gir, sino que es­pe­ra que lo ha­gan. Ade­más, «una bo­fe­ta­da no es vio­len­cia siem­pre que sea una san­ción pun­tual, sin le­sio­nes y ten­ga un con­te­ni­do sim­bó­li­co». Es un por­ta­zo, un lí­mi­te: «Es­to me lle­va a pre­gun­tar­me por qué el ni­ño de­nun­cia. Tal vez, sin co­no­cer el ca­so, cla­ro, el ni­ño es­té pi­dien­do un lí­mi­te, al­go de au­to­ri­dad que ne­ce­si­ta y no en­cuen­tra».

FER­NAN­DO LA­CA­CI, ANPAS «Os pais non te­ñen mo­de­los, ne­ce­si­tan máis for­ma­ción».

Vi­ce­pre­si­den­te de Anpas Ga­le­gas, La­ca­ci cree que par­te del pro­ble­ma es la im­pe­ri­cia de los pa­dres, es­pe­cial­men­te quie­nes tie­nen un hi­jo úni­co: «An­tes ti­ña­mos mo­de­los nas fa­mi­lias, pe­ro ago­ra vi­vi­mos se­pa­ra­dos e os pais imos apren­den­do coa prác­ti­ca. Co pri­mei­ro fi­llo co­me­te­mos erros que co­rri­xi­mos no se­gun­do». Pa­ra evi­tar ese «pa­so a pa­so» que aca­ba con la au­to­ri­dad pa­ter­nal, La­ca­ci pro­po­ne «máis for­ma­ción», al­go co­mo una cla­se de pre­pa­ra­ción al par­to pe­ro de edu­ca­ción. Y más ayu­da pun­tual, un lu­gar en el que pre­gun­tar: «Un pe­dia­tra di­che que a to­se non é pul­mo­nía; pois ou­tro pro­fe­sio­nal pó­de­che di­cir cou­sas que te­ñen que ver cos lí­mi­tes e a edu­ca­ción».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.