¡Pen­sio­nis­tas, ajús­ten­se el cin­tu­rón!

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión - FER­NAN­DO SALGADO

La Au­to­ri­dad Fis­cal pre­vé que las pen­sio­nes es­pa­ño­las su­birán un 0,25 % anual has­ta el 2022. El FMI no so­lo lo au­gu­ra: lo re­co­mien­da pa­ra ga­ran­ti­zar la sos­te­ni­bi­li­dad del sis­te­ma. Es­to sig­ni­fi­ca que los pen­sio­nis­tas per­de­rán en el se­xe­nio de ma­rras más de la dé­ci­ma par­te de su ac­tual po­der ad­qui­si­ti­vo. Si son pre­vi­so­res, ya pue­den ir ali­ge­ran­do su ces­ta de la com­pra y de­jar en la es­tan­te­ría del su­per­mer­ca­do los pro­duc­tos más pres­cin­di­bles.

Les ayu­da­ré en el cálcu­lo a los pen­sio­nis­tas ga­lle­gos, los más aus­te­ros des­pués de los ex­tre­me­ños. Un pen­sio­nis­ta gallego me­dio co­bra ac­tual­men­te unos 780 eu­ros al mes y en el 2022, tras los su­ce­si­vos in­cre­men­tos de dos eu­ros en ca­da una de sus ca­tor­ce pa­gas, per­ci­bi­rá 792 eu­ros. Pe­ro to­dos esos pro­duc­tos y ser­vi­cios que ad­quie­re hoy por 780 eu­ros —el al­qui­ler, el re­ci­bo de la luz, los gar­ban­zos, el co­pa­go de las pas­ti­llas, el bi­lle­te del au­to­bús...— le cos­ta­rán en­ton­ces, su­po­nien­do una mó­di­ca ta­sa de in­fla­ción del 2 % anual, 878 eu­ros. Su pen­sión ha­brá cre­ci­do do­ce eu­ros —un 1,5 %— y la ces­ta de la com­pra men­sual se ha­brá en­ca­re­ci­do en ca­si cien —un 12,6 %—: si no ha muer­to, su con­su­mo ha­brá mer­ma­do un 11 %.

To­do en aras de la sos­te­ni­bi­li­dad. ¿Es­tán us­te­des se­gu­ros? Por­que a mí las cuen­tas no me sa­len. En el mis­mo evan­ge­lio del FMI que pre­di­ca la aus­te­ri­dad del pen­sio­nis­ta, se en­to­nan ala­ban­zas al cre­ci­mien­to es­pa­ñol. Las ren­tas de los es­pa­ño­les cre­ce­rán es­te año so­bre un 3 %, pe­ro la ren­ta de los pen­sio­nis­tas so­lo un 0,25 %. Co­mo es­tos tam­bién son es­pa­ño­les, tie­ne que ha­ber otros cu­yas ren­tas re­ba­sen am­plia­men­te el 3 %. Lo que sus­ci­ta la pre­gun­ta cla­ve que na­die pa­re­ce in­tere­sa­do en res­pon­der: ¿Qué par­te de la ren­ta —qué por­cen­ta­je del PIB— es­ta­mos dis­pues­tos a des­ti­nar a la fi­nan­cia­ción del sis­te­ma?

Pe­ro es­to no es to­do. Cuan­do el FMI pro­pug­na la sus­crip­ción de pla­nes de pen­sio­nes pri­va­dos —«aho­rro com­ple­men­ta­rio», le lla­ma—, me echo a tem­blar. La mú­si­ca tie­ne un son­so­ne­te fú­ne­bre que echa pa­trás: pa­re­ce un en­sa­yo de la or­ques­ta pa­ra el en­tie­rro del sis­te­ma pú­bli­co de pen­sio­nes. Con un es­tri­bi­llo bien co­no­ci­do: sus­cri­ba us­ted un plan pri­va­do, ya que la pen­sión pú­bli­ca se­rá ca­da vez más es­cuá­li­da. Y di­go yo: si hay di­ne­ro pa­ra ese «aho­rro com­ple­men­ta­rio», ¿por qué no lo hay pa­ra el «aho­rro pú­bli­co»? Di­ne­ro ha­ber­lo hay­lo, pe­ro no pre­ci­sa­men­te en el bol­si­llo del jo­ven sub­mi­leu­ris­ta, del tra­ba­ja­dor en pre­ca­rio o de la fa­mi­lia que a du­ras pe­nas lle­ga a fin de mes.

En­tre un sis­te­ma pú­bli­co de pen­sio­nes y los pla­nes pri­va­dos hay dos di­fe­ren­cias esen­cia­les. El pri­me­ro tie­ne la ga­ran­tía del Es­ta­do —res­pon­de­mos los con­tri­bu­yen­tes— y cum­ple tam­bién una fun­ción re­dis­tri­bu­ti­va. Por eso exis­ten pen­sio­nes mí­ni­mas, cu­yos be­ne­fi­cia­rios re­ci­ben más de lo que apor­ta­ron, y pen­sio­nes má­xi­mas, cu­yo im­por­te es in­fe­rior a la con­tri­bu­ción rea­li­za­da du­ran­te la vi­da la­bo­ral. Y sos­pe­cho que es pre­ci­sa­men­te ese ca­rác­ter re­dis­tri­bu­ti­vo el que irri­ta a los li­be­ra­les de nue­vo cu­ño. Les gus­ta­ría eli­mi­nar­lo y que ca­da pa­lo aguan­te su ve­la. El que pue­de, pue­de, y el que no, que se mue­ra en la in­di­gen­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.