Jo­su Er­ko­re­ka di­ce la du­ra ver­dad

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión - XO­SÉ LUÍS BARREIRO RIVAS

Ha­blan­do de la «paz fis­cal» —de­fi­ni­ción in­jus­ta e inopor­tu­na don­de las ha­ya— fir­ma­da en­tre la Ha­cien­da del Es­ta­do y la Ha­cien­da Vas­ca, Jo­su Er­ko­re­ka, que par­ti­ci­pó del acuer­do fir­ma­do por Pe­dro Az­pia­zu y Cris­tó­bal Mon­to­ro, hi­zo el me­jor diag­nos­ti­co que exis­te so­bre la ac­tua­li­dad po­lí­ti­ca es­pa­ño­la. Por­que, le­jos de in­ter­pre­tar con sen­ti­do de Es­ta­do y men­ta­li­dad de­mo­crá­ti­ca los acuer­dos pre­su­pues­ta­rios al­can­za­dos por PP y PNV, vino a de­cir de for­ma des­car­na­da que la go­ber­na­ción de Es­pa­ña, y el jus­to equi­li­brio de los acuer­dos, le im­por­tan un ble­do, y que lo que de ver­dad es­tá ha­cien­do el na­cio­na­lis­mo vas­co es apro­ve­char la ex­tre­ma de­bi­li­dad del Go­bierno pa­ra chan­ta­jear­lo, au­men­tar el pri­vi­le­gio fis­cal en que ha de­ve­ni­do el sis­te­ma de cu­po, y po­ner las ba­ses pa­ra un fu­tu­ro pac­to bi­la­te­ral —sin lí­neas ro­jas— en­tre Eus­ka­di y Es­pa­ña.

Lo ma­lo es que los res­tan­tes par­ti­dos —ca­da cual con sus me­dios, su ideo­lo­gía y sus cir­cuns­tan­cias— es­tán ha­cien­do lo mis­mo que el PNV: pri­mar el des­gas­te de Ra­joy so­bre el de­ber de go­ber­nar; uti­li­zar las ins­ti­tu­cio­nes par­la­men­ta­rias pa­ra agran­dar los es­cán­da­los sin dar­le so­lu­ción a nin­guno; im­pe­dir que en­tren en la agen­da po­lí­ti­ca —¡no va­ya a ser que se arre­glen!— los pro­ble­mas es­truc­tu­ra­les más ur­gen­tes (pen­sio­nes, edu­ca­ción, po­lí­ti­ca fis­cal, plan hi­dro­ló­gi­co, y un lar­go et­cé­te­ra), y usar el gra­ví­si­mo y en­lo­que­ci­do con­flic­to ca­ta­lán pa­ra me­ter a Ra­joy, a cos­ta de Es­pa­ña en­te­ra, en un ca­lle­jón sin sa­li­da. A eso se de­di­ca con es­pe­cial ahín­co el PSOE, que en su ob­se­sión por de­mos­trar que Ra­joy ca­re­ce de ini­cia­ti­va po­lí­ti­ca y de ima­gi­na­ción cons­ti­tu­yen­te, tra­ba­ja si­mul­tá­nea­men­te sus dos es­tra­te­gias más trai­do­ras: ha­cer­le con­ce­sio­nes re­tó­ri­cas al na­cio­na­lis­mo, pa­ra que no se que­de en­ce­rra­do y blo­quea­do en sus pro­pios de­li­rios; y des­le­gi­ti­mar el úni­co re­cur­so cons­ti­tu­cio­nal que exis­te —el ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción— pa­ra fre­nar en seco, me­dian­te la pu­ra y sim­ple re­po­si­ción del or­den cons­ti­tu­cio­nal y ju­rí­di­co vi­gen­te, el se­pa­ra­tis­mo ins­ti­tu­cio­na­li­za­do.

Por si al­go fal­ta­ba, tam­bién el PP apor­ta su gra­ni­to de are­na a es­te dis­la­te co­lec­ti­vo, al ha­ber asu­mi­do co­mo dog­ma in­dis­cu­ti­ble que la pro­lon­ga­ción agó­ni­ca del Go­bierno ac­tual, por ser el úni­co po­si­ble, se ha con­ver­ti­do en la prio­ri­dad ab­so­lu­ta de la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la, a cu­yo éxi­to ca­be su­pe­di­tar la po­lí­ti­ca pre­su­pues­ta­ria, el equi­li­brio te­rri­to­rial y la mis­ma idea de una Es­pa­ña uni­da, cohe­ren­te y so­li­da­ria que se di­ce que­rer sal­var.

El re­sul­ta­do fi­nal es que Es­pa­ña es­tá des­go­ber­na­da en la do­ble pers­pec­ti­va de Go­bierno y opo­si­ción, y que, pa­ra de­mos­trar que la ca­tás­tro­fe fi­nal es inevi­ta­ble, te­ne­mos va­rios par­ti­dos tra­ba­jan­do la pe­re­gri­na idea de que, da­do que es­te her­mo­so país no exis­te, ni tie­ne his­to­ria, so­lo los dis­gre­ga­do­res e in­so­li­da­rios lo pue­den go­ber­nar. Y mu­cha gente —¡va­ya por Dios!— se lo es­tá cre­yen­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.