La som­bra del fút­bol

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión -

LÍ­NEA ABIER­TA ABEL VEI­GA COPO

Tan­to ha ido el cán­ta­ro a la fuen­te que ha ter­mi­na­do por que­brar. Y eso que los al­fa­re­ros más que ba­rro em­plea­ron ace­ro y si­len­cio, in­di­fe­ren­cia e in­mu­ni­dad. La som­bra alar­ga­da de ese vie­jo ci­prés que es la san­gre o el opio de un pue­blo, el sem­pi­terno fút­bol. Pe­ro fút­bol en­ten­di­do co­mo ne­go­cio, co­mo fuen­te de in­gre­sos, co­mo tras­pa­so de in­fluen­cias, co­mo di­que de con­ten­ción tri­bu­ta­ria, co­mo es­pe­jo de con­cur­sos de acree­do­res, al­go au­tén­ti­ca­men­te es­can­da­lo­so en nues­tro país con res­pec­to al res­to de paí­ses de la UE. Som­bras mi­llo­na­rias de fi­cha­jes y tras­pa­sos con ci­fras ocul­tas, de­re­chos te­le­vi­si­vos y su pug­na, par­ti­dos e in­gre­sos mi­llo­na­rios des­de ofi­cia­les a amis­to­sos, com­pra de vo­tos, y un lar­go et­cé­te­ra, en­tre otros asun­tos, sos­pe­chas de par­ti­dos ama­ña­dos, de­jan un sa­bor amar­go.

Dón­de que­da el de­por­te, la pa­sión, la ma­gia, el ar­te, el en­tu­sias­mo, la inocen­cia de unos cha­va­les o ni­ños de­trás de una pe­lo­ta y dón­de la ho­ja­ras­ca, la cos­tra, la sin­ver­gon­zo­ne­ría, el pan­ta­lla­zo o tram­pan­to­jo pa­ra ha­cer to­do ti­po de ne­go­cios pri­va­dos o em­pre­sa­ria­les a tra­vés de in­fluen­cias y ne­po­tis­mos. Dón­de que­da la dig­ni­dad. Ver­da­des a gri­tos que has­ta aho­ra no se es­cu­cha­ban. Po­dre­dum­bres de al­can­ta­ri­llas que na­die pa­re­cía aten­der. Deu­das mi­llo­na­rias con Ha­cien­da. Ne­go­cios os­cu­ros por par­te de al­gu­nos. Y el dios hu­mano del fút­bol cae. Án­gel Ma­ría Vi­llar, con to­das las cau­te­las y pre­sun­cio­nes de inocen­cia, es de­te­ni­do.

Hoy, que tan­to has­tío pro­du­cen cier­tas for­mas y com­por­ta­mien­tos, cier­tas ac­ti­tu­des y he­chos, es ne­ce­sa­rio más que nun­ca re­vi­ta­li­zar el pa­pel y el rol que de­ben ju­gar la so­cie­dad y las ins­ti­tu­cio­nes. To­das. La fuer­za de la éti­ca, de la rec­ti­tud, de la ho­nes­ti­dad son hoy más ne­ce­sa­rias que nun­ca. Pe­se a las di­fi­cul­ta­des. Hay que exi­gir tam­bién res­pe­to a nues­tras ins­ti­tu­cio­nes, a to­das, go­bier­ne quien go­bier­ne, por­que so­lo así se res­pe­tan los va­lo­res de­mo­crá­ti­cos. No lo ol­vi­de­mos.

Le­van­te­mos cos­tras y ho­ja­ras­cas. Des­cu­bra­mos a los co­rrup­tos, a quie­nes se apro­ve­chan de lo pú­bli­co pa­ra en­ri­que­cer su pa­tri­mo­nio y el de sus ami­gue­tes. La Es­pa­ña cu­tre, za­fia, in­mo­ral de­be re­ge­ne­rar­se. La Es­pa­ña que ya­ce ba­jo la cos­tra de la au­to­com­pla­cen­cia y de la au­sen­cia de crí­ti­ca, de la re­fle­xión es­té­ril y el ci­nis­mo mor­daz.

Lim­pie­mos la ho­ja­ras­ca. La que no nos de­ja ver ni res­pi­rar. La cos­tra que nos atra­pa, que nos de­vo­ra. Dig­ni­fi­que­mos la po­lí­ti­ca, el es­pa­cio de lo pú­bli­co, don­de es­ta­mos to­dos, go­ber­nan­tes y go­ber­na­dos. Edu­ca­ción y bis­tu­rí pa­ra ter­mi­nar con es­ta la­cra, con es­ta abe­rra­ción, con mu­chos sin­ver­güen­zas que se apro­ve­chan de sus car­gos, pú­bli­cos y pri­va­dos. Y don­de hay mu­chos ton­tos úti­les que son mo­vi­dos por los que ma­ne­jan los hi­los y ne­ce­si­tan peo­nes que abran puer­tas, ne­go­cios y su­cu­len­tos man­ja­res de pre­va­ri­ca­ción, ne­po­tis­mo, ad­mi­nis­tra­cio­nes des­lea­les, es­ta­fas, ex­tor­sio­nes, apro­pia­cio­nes in­de­bi­das y un lar­go et­cé­te­ra.

BE­NI­TO ORDÓÑEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.