Ig­na­cio Gon­zá­lez evi­ta im­pli­car a car­gos del PP en la tra­ma del Ca­nal de Isa­bel II

El ex­pre­si­den­te ma­dri­le­ño in­sis­te en su inocen­cia y pe­di­rá su li­ber­tad en los pró­xi­mos días al juez Gar­cía Cas­te­llón

La Voz de Galicia (Barbanza) - - España - AN­DER AZ­PI­ROZ

El ex­pre­si­den­te ma­dri­le­ño Ig­na­cio Gon­zá­lez aban­do­nó ayer por unas ho­ras la cár­cel de So­to del Real pa­ra de­cla­rar a pe­ti­ción pro­pia an­te el juez ins­truc­tor de la ope­ra­ción Le­zo Ma­nuel Gar­cía Cas­te­llón. Gon­zá­lez, en pri­sión des­de el pa­sa­do abril y acu­sa­do de una de­ce­na de de­li­tos por su­pues­tas irre­gu­la­ri­da­des en la ges­tión de la em­pre­sas de aguas de Ma­drid, Ca­nal de Isa­bel II, no pi­dió su pues­ta en li­ber­tad por­que lo ha­rá en los pró­xi­mos días su de­fen­sa. Tam­po­co, en su de­cla­ra­ción, im­pli­có a sus an­ti­guos com­pa­ñe­ros po­lí­ti­cos en la tra­ma. En cam­bio, sí tra­tó de re­ba­tir los ar­gu­men­tos por los que a prin­ci­pios de ju­nio la Sa­la de lo Pe­nal de la Au­dien­cia Na­cio­nal acor­dó en­viar­le a pri­sión en ba­se a una con­ver­sa­ción in­ter­cep­ta­da por las fuer­zas de se­gu­ri­dad a dos in­ves­ti­ga­dos que de­cían que el ex­pre­si­den­te tie­ne «di­ne­ri­llo b». La Sa­la con­si­de­ró en­ton­ces que exis­tía ries­go de fu­ga y de des­truc­ción de prue­bas.

Cuan­do fue arres­ta­do, Gon­zá­lez des­co­no­cía los car­gos que se le impu­taban al ha­ber­se de­cla­ra­do el se­cre­to de su­ma­rio. Una vez es­te ha si­do le­van­ta­do de for­ma par­cial, el ex­pre­si­den­te y su de­fen­sa han po­di­do co­no­cer las ope­ra­cio­nes de las que se de­ri­van las irre­gu­la­ri­da­des de­tec­ta­das. Una de ellas se­ría la com­pra de la em­pre­sa bra­si­le­ña Emis­sao, en la que se sos­pe­cha que se ha­bría pa­ga­do un so­bre­pre­cio de unos 25 mi­llo­nes pe­se a te­ner en con­tra los in­for­mes de au­di­to­ría. Se­gún la in­ves­ti­ga­ción, el ob­je­ti­vo real de es­te ne­go­cio «era des­viar a fi­nes pri­va­dos los fon­dos pú­bli­cos uti­li­za­dos». Se es­ti­ma que unos 20 mi­llo­nes que fue­ron a pa­rar a cuen­tas ban­ca­rias de Sui­za y Bra­sil.

«Cas­ti­go in­jus­ti­fi­ca­do»

El ex­pre­si­den­te ma­dri­le­ño, con as­pec­to des­me­jo­ra­do, in­sis­tió an­te el juez en su inocen­cia y se­ña­ló que, por lo tan­to, no exis­te rie­go de fu­ga ni de des­truc­ción de prue­bas. Mien­tras, la de­fen­sa ale­gó que la re­clu­sión a la que es­tá so­me­ti­do su clien­te es «un cas­ti­go in­jus­ti­fi­ca­do». Tam­bién se des­ta­có que Gon­zá­lez res­pon­dió a las pre­gun­tas que le for­mu­ló la fis­cal An­ti­co­rrup­ción Car­men Gar­cía, una ac­ti­tud con la que se bus­ca evi­den­ciar la vo­lun­tad de co­la­bo­ra­ción del de­te­ni­do.

Es­ta es la pri­me­ra vez que Gon­zá­lez de­cla­ra an­te el juez Gar­cía Cas­te­llón, que en ju­nio sus­ti­tu­yó a Eloy Ve­las­co al fren­te del juz­ga­do nú­me­ro 6 de la Au­dien­cia Na­cio­nal. Tras ma­te­ria­li­zar­se el re­le­vo del ins­truc­tor, to­dos los im­pli­ca­dos en la tra­ma en­car­ce­la­dos pi­die­ron com­pa­re­cer an­te el nue­vo res­pon­sa­ble de la in­ves­ti­ga­ción. La pri­me­ra en ha­cer­lo fue la ex di­rec­to­ra fi­nan­cie­ra del Ca­nal de Isa­bel II, Ma­ría Antonio Rich­mond, quien vio re­du­ci­da la fian­za de los cua­tro mi­llo­nes que en su día le im­pu­so Ve­las­co a 100.000. Tam­bién acu­dió al juz­ga­do la se­ma­na pa­sa­da Ed­mun­do Ro­drí­guez So­brino, hom­bre de con­fian­za del ex­pre­si­den­te en Amé­ri­ca La­ti­na y al igual que él en la cár­cel. Ro­drí­guez So­brino tam­bién ne­gó to­das las acu­sa­cio­nes que pe­san so­bre él.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.