Bru­se­las lan­za un úl­ti­mo avi­so a Po­lo­nia an­tes de sus­pen­der­la de vo­to en el Con­se­jo de la UE

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Internacional - CRISTINA PORTEIRO

Ul­ti­má­tum a Po­lo­nia: Si no da mar­cha atrás en las re­for­mas del po­der ju­di­cial, Bru­se­las po­dría apre­tar el bo­tón nu­clear y sus­pen­der su de­re­cho a vo­to en la UE. La Co­mi­sión Eu­ro­pea ya no pue­de más. Ayer acu­só al Go­bierno po­la­co de que­rer se­cues­trar la jus­ti­cia pa­ra «so­me­ter­la al con­trol po­lí­ti­co del Eje­cu­ti­vo», en ma­nos del par­ti­do ul­tra­con­ser­va­dor Ley y Jus­ti­cia. El vi­ce­pre­si­den­te de la Co­mi­sión, Frans Tim­mer­mans, pu­so el fo­co so­bre el es­ta­do de emer­gen­cia en el que se en­cuen­tra el país: «Exis­te un ries­go sis­té­mi­co pa­ra el Es­ta­do de de­re­cho», ase­gu­ró el ho­lan­dés quien pre­pa­ra ya el te­rreno con los ser­vi­cios le­ga­les pa­ra lan­zar pro­ce­di­mien­tos de in­frac­ción nue­vos la se­ma­na pró­xi­ma con­tra Po­lo­nia por no res­pe­tar la se­pa­ra­ción de po­de­res.

El Go­bierno de Bea­ta Szdy­lo se nie­ga a dia­lo­gar con na­die de Bru­se­las. «Odian» al pre­si­den­te del Con­se­jo, el po­la­co Do­nald Tusk, al que acu­san de la muer­te en el 2010 del her­mano ge­me­lo del lí­der de la for­ma­ción, Ja­ros­law Kaczyns­ki. Le­jos de con­si­de­rar­lo un pro­ble­ma in­terno, Tim­mer­mans cree que los asun­tos ca­se­ros del país «no so­lo con­cier­nen a los po­la­cos. Lo que pa­se en Po­lo­nia afec­ta a to­da la UE», de­cla­ró ayer an­tes de lan­zar un ul­ti­má­tum: «A na­die le sor­pren­de que, da­dos los úl­ti­mos acon­te­ci­mien­tos, es­te­mos muy cer­ca de ac­ti­var el ar­tícu­lo 7».

El Eje­cu­ti­vo co­mu­ni­ta­rio no quie­re lle­gar al ex­tre­mo de apre­tar el «bo­tón nu­clear». Quie­re que­mar to­dos sus car­tu­chos de for­ma pro­gre­si­va y evi­tar a to­da cos­ta un nue­vo es­ce­na­rio de rup­tu­ra en la UE. ¿Se irá Po­lo­nia co­mo es­tá ha­cien­do el Reino Uni­do?, pre­gun­ta­ron a Tim­mer­mans, quien no quie­re oír ha­blar de tal po­si­bi­li­dad: «Mi res­pues­ta cor­ta es no. No hay na­da más im­por­tan­te en mi vi­da en tér­mi­nos po­lí­ti­cos que po­ner fin a las di­vi­sio­nes en la UE», zan­jó sin ocul­tar su de­cep­ción por el apo­yo ma­yo­ri­ta­rio que ob­tu­vo el par­ti­do an­ti­eu­ro­peís­ta en las úl­ti­mas elec­cio­nes.

En ese res­pal­do ma­si­vo se apo­ya aho­ra Szdy­lo pa­ra tra­tar de sa­car ade­lan­te has­ta cua­tro me­di­das le­gis­la­ti­vas en­ca­mi­na­das a alar­gar la mano del Eje­cu­ti­vo so­bre la ju­di­ca­tu­ra. El par­ti­do de Kaczyns­ki quie­re te­ner el te­rreno des­pe­ja­do pa­ra po­der de­sig­nar y ce­sar a su an­to­jo a los jue­ces del al­to tri­bu­nal con una ma­yo­ría sim­ple en el Par­la­men­to de la que ya go­zan. La Cá­ma­ra si­gue de­ba­tien­do la con­ve­nien­cia de apro­bar es­tos úl­ti­mos cam­bios le­gis­la­ti­vos que «que­bran­tan las le­yes eu­ro­peas», se­gún Bru­se­las. So­lo el pre­si­den­te po­la­co, Andrzej Du­da, acep­tó in­ter­ce­der pa­ra exi­gir a su par­ti­do un con­sen­so más am­plio en la elec­ción de jue­ces.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.