Cas­ti­ga a los se­na­do­res sin va­ca­cio­nes pa­ra que des­man­te­len el Oba­ma­ca­re

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Internacional -

Do­nald Trump vol­vió ayer a ha­cer ga­la de su im­pre­vi­si­bi­li­dad cuan­do pi­dió a los se­na­do­res que de­bían can­ce­lar sus va­ca­cio­nes de agos­to pa­ra, de una vez por to­das, sa­car ade­lan­te un plan que en­tie­rre el Oba­ma­ca­re. «Fran­ca­men­te, no creo que de­ba­mos sa­lir de la ciu­dad a me­nos que ten­ga­mos un plan sa­ni­ta­rio», di­jo an­te la sor­pre­sa de los pre­sen­tes.

Ape­nas 24 ho­ras an­tes, el man­da­ta­rio ha­bía apos­ta­do por «de­jar mo­rir» la re­for­ma sa­ni­ta­ria y de­ro­gar­la sin re­em­pla­zo, des­oyen­do así la opo­si­ción que se pre­sen­tó des­de las en­tra­ñas de su pro­pio par­ti­do. Con­tra ellos, los se­na­do­res dís­co­los, car­gó du­ran­te el al­muer­zo que man­tu­vo ayer en la Ca­sa Blan­ca con los 52 re­pre­sen­tan­tes con­ser­va­do­res de la Cá­ma­ra Al­ta. «La gente es­tá su­frien­do. La inac­ción no es una op­ción», les ad­vir­tió.

No muy le­jos de allí, en el mis­mo ala oes­te, va­rios con­se­je­ros del pre­si­den­te es­tu­dia­ban es­tra­te­gias que les per­mi­tan co­se­char por fin al­gún triun­fo. En es­te con­tex­to, la apro­ba­ción de la re­for­ma tri­bu­ta­ria se ha con­ver­ti­do en un im­pe­ra­ti­vo pa­ra la jo­ven y des­gas­ta­da ad­mi­nis­tra­ción, que si­gue sin lo­grar vic­to­rias le­gis­la­ti­vas de pe­so a pe­sar de te­ner el con­trol de la Ca­sa Blan­ca y de am­bas cá­ma­ras del Con­gre­so. «El ma­yor pro­ble­ma que los re­pu­bli­ca­nos po­drían en­fren­tar en las le­gis­la­ti­vas del 2018 es que los es­ta­dou­ni­den­ses ten­gan so­bre su ges­tión una sen­sa­ción de in­com­pe­ten­cia e in­ca­pa­ci­dad pa­ra go­ber­nar», avi­só Josh Hol­mes, ase­sor del lí­der re­pu­bli­cano del Se­na­do, Mitch McCon­nell. Y es que tras sie­te años in­ten­tan­do de­ro­gar el Oba­ma­ca­re, el Par­ti­do Re­pu­bli­cano si­gue sin po­ner­se de acuer­do en sa­car ade­lan­te su gran pro­me­sa elec­to­ral.

Los gol­pes se re­pi­tie­ron cuan­do el Tri­bu­nal Su­pre­mo dio ayer la ra­zón al juez fe­de­ral de Ha­wai, De­rrick Wat­son y sos­tu­vo que los abue­los y otros fa­mi­lia­res pro­ce­den­tes de al­gu­nos de los seis paí­ses afec­ta­dos por el ve­to mi­gra­to­rio y que ten­gan fa­mi­lia en EE.UU., po­drán en­trar en el país pa­ra vi­si­tar a sus pa­rien­tes. La de­ci­sión vino acom­pa­ña­da de otra que en cam­bio, sí ava­la las in­ten­cio­nes del pre­si­den­te y ac­ce­de a su so­li­ci­tud de apli­car de for­ma más es­tric­ta la prohi­bi­ción de in­gre­so de re­fu­gia­dos, has­ta que al me­nos se co­noz­ca la opi­nión de otra cor­te fe­de­ral de ape­la­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.