Ra­bat im­po­ne du­ras pe­nas a los saha­rauis de­te­ni­dos en El Aaiún

Par­ti­ci­pa­ron en las pro­tes­tas por el des­man­te­la­mien­to de Gdeim Izik, que de­jó 11 po­li­cías muer­tos en no­viem­bre de 2010

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Internacional - JA­VIER CAS­TRO, L. G.

Sie­te años des­pués del vio­len­to des­alo­jo de Gdeim Izik, bau­ti­za­do co­mo el «cam­pa­men­to de la Dig­ni­dad» cer­ca de El Aaiún, Ra­bat dic­tó sen­ten­cia. Lo ha­ce es­ta­ble­cien­do pe­nas que van des­de la ca­de­na per­pe­tua a los dos años de cár­cel. Los con­de­na­dos, 23 in­de­pen­den­tis­tas saha­rauis, es­tán acu­sa­dos de pro­vo­car la muer­te de 11 miem­bros de las fuer­zas po­li­cia­les ma­rro­quíes du­ran­te el des­man­te­la­mien­to del cam­po, don­de vi­vían en torno a 20.000 per­so­nas. Aho­ra tie­nen diez días pa­ra re­cu­rrir la sen­ten­cia.

La sa­la Pe­nal del Tri­bu­nal de Ape­la­ción de Sa­lé pu­so ayer fin con su de­ci­sión a un pro­ce­so que se ini­ció en di­ciem­bre del 2016, pe­ro que en ver­dad se re­mon­ta al 2013. En­ton­ces, un tri­bu­nal mi­li­tar es­ta­ble­ció pe­nas de en­tre 20 años y ca­de­na per­pe­tua pa­ra los acu­sa­dos, pe­ro un cam­bio le­gis­la­ti­vo, uni­do a nu­me­ro­sas pro­tes­tas po­pu­la­res, re­di­ri­gió el ca­so ha­cia un tri­bu­nal ci­vil.

Du­ran­te los úl­ti­mos me­ses, los jui­cios es­tu­vie­ron mar­ca­dos por fuer­tes ten­sio­nes y dis­cre­pan­cias, que al­can­za­ron su pun­to ál­gi­do en ma­yo cuan­do los impu­tados y su de­fen­sa aban­do­na­ron los jui­cios por «irre­gu­la­ri­da­des» y no vol­vie­ron a com­pa­re­cer.

El pro­ce­so ju­di­cial, en­mar­ca­do en un en­torno de­li­ca­do co­mo es el Sáha­ra Oc­ci­den­tal, re­ci­bió el pa­sa­do lu­nes ad­ver­ten­cias por par­te de las oe­ne­gés Hu­man Rights Watch y Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal. Am­bas pi­die­ron que las sen­ten­cias «no se ba­sen en con­fe­sio­nes ob­te­ni­das a tra­vés de la tor­tu­ra o mal­tra­tos en in­te­rro­ga­to­rios po­li­cia­les», des­pués de de­nun­ciar pa­li­zas, vio­la­cio­nes con ob­je­tos y ampu­tacio­nes su­fri­das por los acu­sa­dos. La abogada es­pa­ño­la Ro­sa­lía Pe­re­ra, que acu­dió co­mo ob­ser­va­do­ra, ca­li­fi­có las pe­nas co­mo «du­rí­si­mas» y ase­gu­ra que no ha­bía prue­bas que de­mos­tra­sen la cul­pa­bi­li­dad por las 11 muer­tes.

S.E. EFE

Jai­mas ar­dien­do du­ran­te el des­alo­jo de Gdeim Izik, en el 2010.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.