Gor­ka Vi­llar se be­ne­fi­ció de la dispu­ta de al me­nos 10 par­ti­dos de la se­lec­ción

El au­to de pri­sión re­la­ta có­mo mien­tras él se lu­cra­ba, la fe­de­ra­ción per­día di­ne­ro

La Voz de Galicia (Barbanza) - - A Fondo - ALE­XAN­DRE CENTENO

Men­ción apar­te, en re­la­ción con los «ex­ce­sos en las fa­cul­ta­des de ad­mi­nis­tra­ción» del pa­tri­mo­nio y los re­cur­sos de la RFEF por par­te de Án­gel Ma­ría Vi­llar Llo­na me­re­cen los re­la­cio­na­dos con su hi­jo Gor­ka Vi­llar Bo­llaín. Es­te, sir­vién­do­se fun­da­men­tal­men­te de la so­cie­dad que ad­mi­nis­tra, Sport Ad­vir­sers SL, ha re­sul­ta­do el ma­yor be­ne­fi­cia­do a tra­vés de su pa­dre y de otro per­so­nal afec­to a la RFEF en la di­rec­ción y ad­mi­nis­tra­ción de di­cha fe­de­ra­ción». Así in­tro­du­ce el juez Pe­draz la fi­gu­ra del hi­jo de Vi­llar en el au­to en el que de­cre­tó la pri­sión pre­ven­ti­va pa­ra los sos­pe­cho­sos.

El ma­gis­tra­do res­ca­ta di­fe­ren­tes con­ver­sa­cio­nes te­le­fó­ni­cas en las que se com­prue­ba el po­der eje­cu­ti­vo que tie­ne Gor­ka Vi­llar en la fe­de­ra­ción y tam­bién la re­la­ción de sus em­pre­sas con las fe­de­ra­cio­nes na­cio­na­les con las que con­tac­ta Es­pa­ña pa­ra la dispu­ta de di­fe­ren­tes en­cuen­tros de ca­rác­ter amis­to­so.

Re­la­ta has­ta diez en­cuen­tros (no se des­car­ta que pu­die­ran ser in­clu­so más) en los que su­pues­ta­men­te se be­ne­fi­ció con la con­tra­ta­ción de al­gu­na so­cie­dad de su pro­pie­dad. Ex­pli­ca el juez que, con mo­ti­vo de es­tos par­ti­dos, rea­li­za­ba «ac­ti­vi­da­des de las que en mu­chos ca­sos exis­ten in­di­cios de que se ha­bría be­ne­fi­cia­do, e in­clu­so en al­gu­nos ha­brían si­do pro­mo­vi­das y ofre­ci­das pre­ci­sa­men­te en bus­ca de un re­sul­ta­do lu­cra­ti­vo pa­ra es­te [Gor­ka Vi­llar]». Y ci­ta ca­sos en los que «ha­brían oca­sio­na­do pér­di­das o mer­ma de in­gre­sos pa­ra la RFEF y en fa­vor del ci­ta­do Gor­ka».

Co­rea del Sur (en 2010 y 2012), Ve­ne­zue­la (2011), Chi­le (2008, 2011 y 2013), Mé­xi­co (2010), Co­lom­bia (2011 y 2017), Ar­gen­ti­na (2009 y 2011) son los par­ti­dos ba­jo sos­pe­cha.

Con mo­ti­vo de la or­ga­ni­za­ción de ca­da uno de es­tos amis­to­sos, el juez Pe­draz re­la­ta en su au­to có­mo se su­ce­die­ron los he­chos de la con­tra­ta­ción, el acuer­do co­mer­cial en­tre la em­pre­sa de Gor­ka y la fe­de­ra­ción ex­tran­je­ra, y có­mo, en mu­chos ca­sos, eso ge­ne­ró una re­com­pen­sa me­nor pa­ra la fe­de­ra­ción es­pa­ño­la. Por un la­do, una em­pre­sa del hi­jo de Vi­llar sa­lía be­ne­fi­cia­da, y por otro, la fe­de­ra­ción per­ju­di­ca­da.

Cien­tos de mi­les de eu­ros

Se­gún el au­to, el acuer­do con Co­rea le su­pu­so 60.000 eu­ros, el sus­cri­to con Chi­le 36.000, lo mis­mo que el fir­ma­do con Mé­xi­co. De la fe­de­ra­ción co­lom­bia­na, las em­pre­sas de Gor­ka co­bra­ron más de 45.000 eu­ros, mien­tras que la Aso­cia­ción de Fút­bol Ar­gen­tino le pa­gó 120.000 eu­ros con mo­ti­vo de un par­ti­do del 2011 y 100.000 más un año des­pués. Son al­gu­nas de las par­ti­das que per­ci­bió el hi­jo de Vi­llar de las fe­de­ra­cio­nes ri­va­les.

En al­gu­nos ca­sos, siem­pre se­gún el re­la­to ju­di­cial, exis­te un in­cum­pli­mien­to de lo acor­da­do pre­via­men­te con la em­pre­sa or­ga­ni­za­do­ra de los en­cuen­tros, que lle­gó a cam­biar la fe­de­ra­ción es­pa­ño­la el ri­val por in­di­ca­ción ex­pre­sa de Gor­ka Vi­llar. Un ejem­plo son los dos par­ti­dos con­tra Co­rea. En el del 2010, cuan­do la fe­de­ra­ción te­nía ven­di­dos los de­re­chos co­mer­cia­les del due­lo a Match­world, Gor­ka pro­pi­ció que fi­nal­men­te los per­ci­bie­ra la fe­de­ra­ción asiá­ti­ca, lo que ge­ne­ró una pér­di­da de in­gre­sos pa­ra la es­pa­ño­la.

«Es­te ne­go­cio no es a tí­tu­lo gra­tui­to pa­ra la RFEF, sino que por la an­te­di­cha ce­sión de­be com­pen­sar a Match­world com­pro­me­tien­do la SEFút­bol [la se­lec­ción] pa­ra un fu­tu­ro par­ti­do que or­ga­ni­za­rá esa com­pa­ñía», re­la­ta el au­to. Al­go pa­re­ci­do su­ce­dió en el 2012, cuan­do la mul­ti­na­cio­nal que ex­plo­ta­ba el par­ti­do pa­gó 200.000 eu­ros me­nos a la en­ti­dad que pre­si­día Vi­llar des­pués de que Gor­ka cam­bia­ra al­gu­nas cláu­su­las del con­tra­to mien­tras ase­so­ra­ba a las fe­de­ra­cio­nes ri­va­les.

Es­tas si­tua­cio­nes se pro­du­je­ron, se­gún el juez, por el po­der que te­nía el hi­jo de Vi­llar en la fe­de­ra­ción, en don­de ac­tua­ba co­mo un eje­cu­ti­vo, pe­ro sin car­go. «Se apre­cia que Gor­ka Vi­llar es un ges­tor en la som­bra», sub­ra­ya el ma­gis­tra­do.

El juez Pe­draz con­si­de­ra que «es un ges­tor en la som­bra» de la fe­de­ra­ción El au­to ci­ta ca­sos que «pu­die­ron ha­ber oca­sio­na­do pér­di­das a la RFEF en fa­vor de Gor­ka»

LU­CA PIERGIOVANNI. EFE

Gor­ka Vi­llar, acom­pa­ña­do por un guar­dia ci­vil, el pa­sa­do mar­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.