Ni­ños que no te­men per­der el amor de sus pa­dres

Son me­no­res que «se po­nen en un plano de igual­dad ab­so­lu­ta con el adul­to» y que bus­can la trans­gre­sión

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Galicia - S. C.

«La prohi­bi­ción tie­ne dos mo­men­tos: al prin­ci­pio so­lo se obe­de­ce en pre­sen­cia ma­te­rial de quien prohí­be; des­pués lle­ga la edu­ca­ción, cuan­do la prohi­bi­ción se ha in­terio­ri­za­do y el que vi­gi­la es el po­li­cía in­te­rior. El me­ca­nis­mo fun­da­men­tal del pa­so del pri­mer al se­gun­do mo­men­to es el te­mor a la pér­di­da del amor de los pa­dres». Lo di­ce Ma­nuel Fer­nán­dez Blan­co, psicólogo clí­ni­co del hos­pi­tal ma­terno in­fan­til de A Co­ru­ña, y pa­ra él la au­sen­cia de es­ta cla­ve de­fi­ne al ni­ño em­pe­ra­dor, ti­rano o, co­mo él lo de­no­mi­na, ni­ño amo. «Hay mu­chos pa­dres que te­men per­der el amor de sus hi­jos —re­cal­ca— y por eso in­clu­so cuan­do los cas­ti­gan des­pués les di­cen eso de ‘‘pe­ro yo te quie­ro mu­cho’’. Al re­vés no pa­sa tan­to».

Ma­nuel Fer­nán­dez Blan­co cree que no se pue­de edu­car des­de la cul­pa: «Un ni­ño lo per­ci­be en­se­gui­da, y no hay edu­ca­ción sin coer­ción, sin cas­ti­go». Pa­ra es­te ex­per­to en com­por­ta­mien­to in­fan­til, «el amor no de­be ser in­con­di­cio­nal». Eso no sig­ni­fi­ca apli­car un chan­ta­je emo­cio­nal al hi­jo, ni mu­cho me­nos: «No es de­cir­le ‘‘pór­ta­te bien, si no no te quie­ro’’, es no po­ner la mis­ma ca­ra cuan­do se por­ta bien que cuan­do se por­ta mal. No pue­de ser lo mis­mo una co­sa que otra».

An­tes, aña­de Fer­nán­dez Blan­co, «uno ha­cía to­do lo po­si­ble pa­ra me­re­cer el re­co­no­ci­mien­to del amor, pa­ra que nues­tros pa­dres es­tu­vie­sen or­gu­llo­sos de no­so­tros, pe­ro, si crees que eso nun­ca te va a fal­tar, te con­vier­tes en al­guien inedu­ca­ble».

El fal­so bue­nis­mo, por tan­to, es un pe­li­gro. «Y so­bre to­do pa­ra el ni­ño», por­que «tan­tea los lí­mi­tes, los bus­ca y si no los en­cuen­tra en ca­sa aca­ba bus­can­do trans­gre­sio­nes fue­ra», y es cuan­do en­tran en li­za el hos­pi­tal, la co­mi­sa­ría o el juz­ga­do: «La per­mi­si­vi­dad lle­va a la trans­gre­sión».

Por otra par­te, su ex­pe­rien­cia clí­ni­ca le de­mues­tra que «el cas­ti­go que no se ol­vi­da es el in­jus­to, no el más fuer­te. Si un ni­ño es­tá ju­gan­do con una pe­lo­ta en el sa­lón y los pa­dres le avi­san de que de­je la pe­lo­ta por­que va a rom­per al­go y no lo ha­ce y rom­pe al­go, cual­quier ni­ño sa­be que es­ta­ba pi­dien­do a gri­tos un cas­ti­go. Otra co­sa es lle­gar can­sa­do de tra­ba­jar y gri­tar­le al ni­ño o cas­ti­gar­le por­que le ca­yó un va­so de agua: eso es in­jus­to».

«In­ma­ne­ja­ble» a los 3 años

Ser per­mi­si­vo con un ni­ño, in­cohe­ren­te en el cas­ti­go —hoy sí, mañana no, o prohi­bir al­go que uno ha­ce— y fal­so ami­go de los hi­jos con­vier­te al me­nor en al­guien «que se co­lo­ca en re­la­ción de pa­ri­dad ab­so­lu­ta con el adul­to, no ad­mi­te la je­rar­quía y por eso se atre­ve a de­nun­ciar­lo en un juz­ga­do [no ha­bla del ca­so de la sen­ten­cia, sino en general]». Y no es un fe­nó­meno ex­tra­ño, al con­tra­rio, re­sul­ta ca­da vez más fre­cuen­te: «A ve­ces nos vie­nen pa­dres di­cien­do que su hi­jo de 3 años es im­po­si­ble de ma­ne­jar».

ILUS­TRA­CIÓN ED

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.