El mie­do a las ma­yo­rías

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión -

CODEX FLORIAE UXÍO LABARTA

Si bien mu­chos se em­pe­ñan en ver a la Unión Eu­ro­pea co­mo una or­ga­ni­za­ción po­lí­ti­ca cues­tio­na­ble, siem­pre se re­ci­ben de ella ele­men­tos que alien­tan la de­fen­sa de los prin­ci­pios de­mo­crá­ti­cos con los que fue crea­da. De ayer mis­mo es el ul­ti­má­tum da­do a la Po­lo­nia go­ber­na­da por el par­ti­do Ley y Jus­ti­cia de des­po­seer­la de su de­re­cho de vo­to en la UE, si no re­tro­ce­de en su de­ci­sión de de­sig­nar y ce­sar a su an­to­jo a los jue­ces del al­to tri­bu­nal, o lo que es lo mis­mo, so­me­ter­los al con­trol del Eje­cu­ti­vo. Na­da nue­vo ba­jo el sol. Por ello, si tie­nen oca­sión, ac­ce­dan al ex­ce­len­te tra­ba­jo de Blan­co Val­dés, Jui­cio a la Jus­ti­cia, en Revista de Li­bros de es­ta se­ma­na.

Los prin­ci­pios son fle­xi­bles, pe­ro la gra­ve­dad de tal fle­xi­bi­li­dad apa­re­ce cuan­do se con­cul­can de­re­chos de­mo­crá­ti­cos. A es­ta si­tua­ción pa­re­ce ha­ber lle­ga­do la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lu­ña y los gru­pos so­be­ra­nis­tas con su ley de des­co­ne­xión ocul­ta y otras ar­ti­ma­ñas.

Que la Unión Eu­ro­pea se vea obli­ga­da a to­mar la ini­cia­ti­va de de­fen­sa de la de­mo­cra­cia fren­te al Go­bierno po­la­co nos si­túa en el mis­mo dra­ma an­te la de­ri­va au­to­ri­ta­ria del Go­bierno de la Ge­ne­ra­li­tat y su ma­yo­ría ac­tual en el Par­la­men­to ca­ta­lán. Au­to­ri­ta­ris­mo an­ti­de­mo­crá­ti­co que tie­ne por ob­je­to si­len­ciar a la opo­si­ción con tri­qui­ñue­las re­gla­men­ta­rias

CAR­TAS AL DIRECTOR El Es­ta­tu­to de los Tra­ba­ja­do­res es­ta­ble­ce cla­ra­men­te que el pe­río­do va­ca­cio­nal no es sus­ti­tui­ble por com­pen­sa­ción eco­nó­mi­ca, con­fi­rien­do, por tan­to, su ca­rác­ter obli­ga­to­rio.

Cris­ti­na Ci­fuen­tes, pre­si­den­ta de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, pue­de ha­cer lo que quie­ra con su agra­da­ble queha­cer (al con­tra­rio que la ma­yo­ría de es­pa­ño­les, que tra­ba­jan du­ra­men­te por una mi­se­ria), pe­ro que lo ha­ga dis­cre­ta­men­te y no nos venda lo tra­ba­ja­do­ra que es. Le re­cor­da­mos Ma­teo, 6:3-13: «Que no se­pa tu mano iz­quier­da lo que ha­ce tu mano de­re­cha».

Ade­más su­bli­mi­nal­men­te ¿qué es­tá que­rien­do im­plan­tar? ¿Que las va­ca­cio­nes de­ban ser vo­lun­ta­rias? ¿Aca­so el neo­li­be­ra­lis­mo no es­gri­mien­do su ma­yo­ría en el Par­la­men­to pa­ra so­me­ter a las mi­no­rías. Aña­dan a ello las re­cien­tes purgas de los ti­bios y desafec­tos —por to­le­ran­tes y de­mó­cra­tas— en el Go­bierno y la Ad­mi­nis­tra­ción ca­ta­la­na, bus­can­do leal­ta­des pro­pias del au­to­ri­ta­ris­mo, y adó­ben­lo to­do ello con la coac­ción, el si­len­cio y el re­cha­zo a los otros. Un dra­ma por el des­pre­cio a los ciu­da­da­nos y por el gran pe­li­gro que ace­cha a las de­mo­cra­cias: el abu­so de las ma­yo­rías — aun ra­quí­ti­cas y co­yun­tu­ra­les— so­bre las mi­no­rías.

Se en­tien­den así lo cer­te­ro de las preo­cu­pa­cio­nes de los fun­da­do­res en la ela­bo­ra­ción y la dis­cu­sión de la Cons­ti­tu­ción de los Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca. Preo­cu­pa­cio­nes y dis­cu­sio­nes que, ade­más de la se­pa­ra­ción de po­de­res y el so­me­ti­mien­to de las le­yes a la Cons­ti­tu­ción, bus­ca­ron pro­te­ger los de­re­chos de las mi­no­rías fren­te a ma­yo­rías au­to­ri­ta­rias en el po­der le­gis­la­ti­vo. Acu­dan pa­ra ello a la ex­ce­len­te edi­ción de O Fe­de­ra­lis­ta en la Co­lec­ción de Clá­si­cos do Pen­sa­men­to Uni­ver­sal de la USC, de la mano de Ra­món Maiz y Al­fon­so Ma­to, con pró­lo­go de Ro­ber­to L. Blan­co Val­dés.

Por más que la cons­truc­ción del Es­ta­do li­be­ral ame­ri­cano sea, en­tre otros, uno de los gra­ves dé­fi­cits en el co­no­ci­mien­to y la cultura po­lí­ti­ca de mi ge­ne­ra­ción, ob­ser­var la de­ri­va au­to­ri­ta­ria ca­ta­la­na o el abu­so de otras ma­yo­rías ab­so­lu­tas des­de las pers­pec­ti­vas fun­da­cio­na­les del Es­ta­do de de­re­cho nos si­túa en una te­rri­ble reali­dad: el mie­do a las ma­yo­rías que, cuan­do de­ri­van en au­to­ri­ta­rias, des­tro­zan de­re­chos y so­me­ten a las mi­no­rías. ha con­quis­ta­do su­fi­cien­tes par­ce­las? MI­GUEL FER­NÁN­DEZ-PALACIOS GOR­DON. A ver. No se tra­ta de, en un cla­ro abu­so de au­to­ri­dad y fuer­za bru­ta, dar­le una pa­li­za a un ni­ño, ac­ti­tud to­tal­men­te re­cha­za­ble y pu­ni­ble por el or­de­na­mien­to ju­rí­di­co. Se tra­ta sim­ple­men­te de un ca­che­te, co­sa que por lo me­nos a los de mi ge­ne­ra­ción nos ocu­rrió va­rias ve­ces cuan­do éra­mos ni­ños. Y aquí es­ta­mos, bas­tan­te bien edu­ca­dos, sin ne­ce­si­dad de un psicólogo por no sé qué trau­ma in­fan­til y muy agra­de­ci­dos a nues­tros ma­yo­res por la bue­na edu­ca­ción que nos han da­do.

Creo que el pro­ble­ma ra­di­ca más bien en, por mu­cho que se pue­da eco­nó­mi­ca­men­te, com­prar­le a un ni­ño de 11 años un te­lé­fono mó­vil que a esa edad creo que no ne­ce­si­ta pa­ra na­da y que cues­ta, se­gún la sen­ten­cia, más de lo que dis­po­nen pa­ra vi­vir al mes la mi­tad de las fa­mi­lias es­pa­ño­las.

Y el mu­cha­chi­to, en vez de es­tar agra­de­ci­do por el tra­to re­ci­bi­do, cuan­do su ma­dre le or­de­na al­go ló­gi­co, se nie­ga, ti­ra al sue­lo el smartp­ho­ne, que se rom­pe, y en un alar­de de ma­du­rez que no de­mos­tró pa­ra otras ac­ti­tu­des, se va él so­li­to a pre­sen­tar una de­nun­cia con­tra su ma­dre por dar­le una co­lle­ja.

Se di­ce que tie­ne el «sín­dro­me de em­pe­ra­dor de la ca­sa». Cla­ro, ¿y qué es­pe­rá­ba­mos? A mí una sen­ten­cia así, que di­ce que aquí no ha pa­sa­do na­da, me re­con­for­ta y me ha­ce sa­cu­dir­me el com­ple­jo de vie­jo tras­no­cha­do. MA­NUEL LÓ­PEZ MÉN­DEZ. Se ha inau­gu­ra­do en Cun­tis el alum­bra­do pú­bli­co, me­jo­ra que ha me­re­ci­do los plá­ce­mes del ve­cin­da­rio y con­cu­rren­tes a aque­llas re­nom­bra­das aguas.

*** En Lu­go pa­re­ce que al­gu­nos mo­zal­be­tes se es­tu­vie­ron en­tre­te­nien­do el otro día en des­truir una par­te del pre­til de la mu­ra­lla.

Buen mo­do de apren­der his­to­ria.

*** En Pon­te­ve­dra tra­tó una in­di­vi­dua de ti­mar a un pai­sano, pre­ten­dien­do en­do­sar­le una ba­rra me­tá­li­ca (que lla­ma­ba de oro pu­ro) a cam­bio de 6.000 reales.

1967 HA­CE 50 AÑOS Los pa­ra­cai­dis­tas nor­te­ame­ri­ca­nos con­si­guie­ron li­be­rar hoy a 22 pri­sio­ne­ros del Viet­cong, de­te­ni­dos, ham­brien­tos y en­ca­de­na­dos en una pri­sión de la sel­va, se­gún in­for­ma un por­ta­voz mi­li­tar de los Es­ta­dos Uni­dos. Los pa­ra­cai­dis­tas ata­ca­ron a tra­vés de una ba­rre­ra de afi­la­das es­ta­cas de pun­ta en­ve­ne­na­da. Ar­ma­dos de ame­tra­lla­do­ras, sor­pren­die­ron a los cen­ti­ne­las nor­viet­na­mi­tas, que hu­ye­ron sin ofre­cer re­sis­ten­cia.

1992 HA­CE 25 AÑOS La di­so­lu­ción de las ex­pec­ta­ti­vas de reac­ti­va­ción que su­pu­so la subida de los ti­pos de in­te­rés en Ale­ma­nia, uni­da a la in­cer­ti­dum­bre de los in­ver­so­res es­pa­ño­les so­bre las me­di­das de ajus­te que apro­ba­rá hoy el Go­bierno, pro­vo­ca­ron ayer una jor­na­da ne­gra en la Bol­sa, que ca­yó has­ta los ni­ve­les de sep­tiem­bre de 1990, en ple­na cri­sis del Gol­fo Pér­si­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.