Ra­joy es­tá tran­qui­lo an­te el 1-O por­que sa­be se­gu­ro que no se va a ce­le­brar

Man­tie­ne el her­me­tis­mo so­bre sus pla­nes y ape­la al sen­ti­do co­mún pa­ra re­con­du­cir la si­tua­ción

La Voz de Galicia (Barbanza) - - España - RA­MÓN GORRIARÁN

No se fu­ma un pu­ro por­que lo ha de­ja­do, pe­ro Ma­riano Ra­joy ase­gu­ra que es­tá muy tran­qui­lo an­te el re­fe­ren­do de in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña por­que tie­ne la con­vic­ción de que no se va a ce­le­brar. El pre­si­den­te del Go­bierno no di­ce có­mo pien­sa evi­tar­lo y se en­cie­rra en que apli­ca­rá «to­dos» los ins­tru­men­tos que pro­por­cio­na la ley. Lo que tie­ne des­car­ta­do, pe­se a las in­vi­ta­cio­nes se­ma­na­les de su por­ta­voz, es el ca­mino del diá­lo­go y la ne­go­cia­ción por­que, a su en­ten­der, es­tán ce­ga­dos.

Ra­joy qui­so ha­cer ac­to de pre­sen­cia en Ca­ta­lu­ña an­tes de ir­se de va­ca­cio­nes y ayer via­jó a Lé­ri­da pa­ra inau­gu­rar un pa­ra­dor de tu­ris­mo. Allí co­men­tó en una con­ver­sa­ción in­for­mal que la con­sul­ta del 1 de oc­tu­bre no le qui­ta­ba el sue­ño por­que te­nía la cer­te­za de que no se iba a rea­li­zar. El có­mo no lo di­jo, y en su en­torno se man­tu­vo la mis­ma dis­cre­ción sin sa­lir­se del guion de que hay «ins­tru­men­tos su­fi­cien­tes» pa­ra que la con­sul­ta no ten­ga lu­gar el 1 de oc­tu­bre, co­mo di­jo ayer mis­mo el ministro de Jus­ti­cia en los cur­sos de ve­rano en El Es­co­rial. Rafael Ca­ta­lá tam­po­co de­ta­lló nin­gu­na de esas he­rra­mien­tas ju­rí­di­cas.

El Go­bierno, mien­tras trans­cu­rre la eta­pa de «los anun­cios», que es co­mo de­no­mi­na a es­ta fa­se del pro­ce­so sin adop­ción de me­di­das o apro­ba­ción de le­yes, ha aper­ci­bi­do a to­da la ad­mi­nis­tra­ción que de­pen­de de Ma­drid, des­de los al­cal­des a los se­cre­ta­rios, in­ter­ven­to­res y te­so­re­ros mu­ni­ci­pa­les, que tie­nen prohi­bi­do co­la­bo­rar; ha re­cor­da­do a los Mos­sos que no pue­den ac­tuar al mar­gen de la ley; y ha ad­ver­ti­do al Go­bierno de Car­les Puig­de­mont que no es­tá au­to­ri­za­do a com­prar ur­nas ni ela­bo­rar un cen­so ni ha­cer cam­pa­ñas ins­ti­tu­cio­na­les.

Si con to­das es­tas me­di­das, el pre­si­den­te ca­ta­lán no desis­te y con­vo­ca en sep­tiem­bre el re­fe­ren­do pa­ra el 1 de oc­tu­bre se­rá el mo­men­to de la ley. Es lo úni­co que di­cen aque­llos mi­nis­tros que se atre­ven a co­men­tar los pla­nes gu­ber­na­men­ta­les por­que ca­si to­dos ig­no­ran la es­tra­te­gia de Ra­joy, al­go que so­lo co­no­ce un re­du­ci­do círcu­lo, del que for­man par­te, en­tre otros, la vi­ce­pre­si­den­ta, el je­fe de ga­bi­ne­te de la Pre­si­den­cia y el ministro de Jus­ti­cia.

He­rra­mien­tas ju­rí­di­cas

El Go­bierno tie­ne so­bre la me­sa tres ar­gu­men­tos ju­rí­di­cos: la ley del Cons­ti­tu­cio­nal, el ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción y la ley de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal. Los ex­per­tos apun­tan que la res­pues­ta más ra­zo­na­ble es la ley del Cons­ti­tu­cio­nal for­ta­le­ci­da en sus ca­pí­tu­los coer­ci­ti­vos con la re­for­ma del 2015, y que per­mi­te a la cor­te ha­cer cum­plir sus re­so­lu­cio­nes con san­cio­nes e in­ha­bi­li­ta­cio­nes pa­ra los go­ber­nan­tes que desoi­gan sus ór­de­nes.

La ley de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal no en­tra en los cálcu­los gu­ber­na­men­ta­les por­que no es­tá di­se­ña­da pa­ra si­tua­cio­nes co­mo la de Ca­ta­lu­ña sino pa­ra ca­tás­tro­fes na­tu­ra­les o ac­tos de te­rro­ris­mo. «No es­tá pen­sa­da pa­ra la dis­cre­pan­cia en­tre un Go­bierno au­to­nó­mi­co y el de la na­ción», ha di­cho al­gu­na vez Ca­ta­lá. Por si aca­so ha­ce dos años fue re­cu­rri­da, aun­que en vano, por la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lu­ña an­te el Cons­ti­tu­cio­nal. El ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción nun­ca se ha apli­ca­do y su efec­ti­vi­dad se pres­ta a múl­ti­ples in­ter­pre­ta­cio­nes. En La Mon­cloa nie­gan con vehe­men­cia que for­me par­te del ar­se­nal de res­pues­ta.

Ra­joy no qui­so avan­zar na­da y jus­ti­fi­có su si­len­cio por­que el pre­si­den­te del Go­bierno no es­tá pa­ra ha­cer de­cla­ra­cio­nes es­tri­den­tes ni pa­ra dar ti­tu­la­res. Lo que sí de­jó des­pe­ja­do en la con­ver­sa­ción in­for­mal es que no en­tra en sus pla­nes el diá­lo­go con Puig­de­mont. «Pa­ra qué», se pre­gun­tó si su úni­co ob­je­ti­vo es ha­cer una con­sul­ta se­ce­sio­nis­ta so­bre la que un je­fe del Eje­cu­ti­vo no pue­de ha­cer la me­nor con­ce­sión.

A RO­PE­RO EFE

Ra­joy, con el al­cal­de de Lé­ri­da, Án­gel Ros (PSC), en la inau­gu­ra­ción de un pa­ra­dor de tu­ris­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.