El «tran­ca­zo» pa­ra a me­dias Ve­ne­zue­la

Ma­du­ro mi­ni­mi­za el éxi­to de la pro­tes­ta y lla­ma te­rro­ris­tas a los opo­si­to­res: «Irán a la cár­cel»

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Internacional - PE­DRO GAR­CÍA OTERO

Las prin­ci­pa­les ciu­da­des de Ve­ne­zue­la fue­ron fan­tas­mas ayer du­ran­te 24 ho­ras, las mis­mas que du­ró el «pa­ro ac­ti­vo na­cio­nal», po­pu­lar­men­te co­no­ci­do co­mo el tran­ca­zo, con­vo­ca­do por la opo­si­ción con­tra el Go­bierno de Ni­co­lás Ma­du­ro y que tu­vo un se­gui­mien­to de­sigual. La Me­sa de la Uni­dad De­mo­crá­ti­ca ha­bía so­li­ci­ta­do que «si la gen­te sa­lía de sus ca­sas, fue­ra pa­ra tran­car las ca­lles». Mien­tras unas zo­nas es­ta­ban en com­ple­to si­len­cio y va­cías de gen­te, en otras hu­bo fuer­tes en­fren­ta­mien­tos en­tre las fuer­zas del or­den y ma­ni­fes­tan­tes, que se sal­da­ron con dos muer­tos y 80 he­ri­dos, ade­más de de­te­ni­dos y alla­na­mien­tos de mo­ra­da ex­tra­ju­di­cia­les.

Del éxi­to del pa­ro die­ron cuen­ta, más que las de­cla­ra­cio­nes de los di­ri­gen­tes opo­si­to­res, las de Ma­du­ro, quien pi­dió «apli­car la jus­ti­cia» con­tra el al­cal­de del mu­ni­ci­pio ca­ra­que­ño de Su­cre, Car­los Oca­riz, a quien acu­só de di­ri­gir a gru­pos que «qui­sie­ron que­mar VTV», la emi­so­ra de te­le­vi­sión es­ta­tal, pe­ro que fi­nal­men­te se ha­brían con­for­ma­do con que­mar un mó­du­lo po­li­cial ale­da­ño, «por­que el pue­blo sa­lió a de­fen­der a su te­le­vi­sión», afir­mó el pro­pio Ma­du­ro.

El Go­bierno in­ten­tó dar apa­rien­cia de cal­ma. Ase­gu­ró que las 700 prin­ci­pa­les em­pre­sas del país tra­ba­ja­ron con nor­ma­li­dad y que los fun­cio­na­rios acu­die­ron ma­yo­ri­ta­ria­men­te a sus pues­tos. El trans­por­te pú­bli­co no fun­cio- nó en Caracas, aun­que sí lo hi­zo el me­tro ex­cep­to en las zo­nas más afi­nes a los opo­si­to­res. El cie­rre se no­tó es­pe­cial­men­te en el co­mer­cio y en la ban­ca, aun­que al­gu­nos ne­go­cios de la zo­na cen­tro y los dis­tri­tos cha­vis­tas sí abrie­ron.

Ma­du­ro apro­ve­chó las pri­me­ras ho­ras de las pro­tes­tas pa­ra re­ba­jar su al­can­ce y tam­bién pa­ra fus­ti­gar a Freddy Gue­va­ra, vi­ce­pre­si­den­te del Par­la­men­to y por­ta­voz de la opo­si­ción, ca­li­fi­cán­do­lo de «mu­cha­cho es­tú­pi­do», y di­cien­do que «ya tie­ne su cel­da lis­ta, so­lo es­toy es­pe­ran­do que lle­gue la Cons­ti­tu­yen­te. Ya tie­ne su nom­bre la cel­da a la que irá es­te te­rro­ris­ta».

So­bre Oca­riz (uno de los prin­ci­pa­les or­ga­ni­za­do­res de la con­sul­ta po­pu­lar del pa­sa­do do­min­go, en la que par­ti­ci­pa­ron se­gún la opo­si­ción 7,5 mi­llo­nes de personas), Ni­co­lás Ma­du­ro di­jo que «he or­de­na­do cap­tu­rar a to­dos los te­rro­ris­tas; res­pon­sa­bi­li­zo al al­cal­de Oca­riz y pi­do a la jus­ti­cia que ac­túe fren­te a es­ta per­so­na». La opo­si­ción no res­pon­dió a esas acu­sa­cio­nes de Ma­du­ro.

La alo­cu­ción pre­si­den­cial des­de el Círcu­lo Mi­li­tar de Caracas (uno de los dos es­pa­cios de la ciu­dad, jun­to con el pa­la­cio pre­si­den­cial, en los que pa­re­ce con­fi­na­do) coin­ci­dió con el des­plie­gue de la re­pre­sión en Caracas y en el res­to del país, no so­lo a tra­vés de la Guar­dia Na­cio­nal, sino, es­pe­cial­men­te, de los co­lec­ti­vos pa­ra­mi­li­ta­res. Hu­bo de­ce­nas de es­ca­ra­mu­zas en las que más de 50 personas (in­clu­yen­do dos pe­rio­dis­tas) re­sul­ta­ron he­ri­das. Héctor Cal­de­ra, re­por­te­ro al ser­vi­cio de la Me­sa de la Uni­dad, fue de­te­ni­do por la Guar­dia Na­cio­nal y li­be­ra­do mi­nu­tos des­pués, con una se­ve­ra pa­li­za en su ros­tro.

Las imá­ge­nes trans­mi­ti­das por te­le­vi­sión y re­des so­cia­les tras la alo­cu­ción pre­si­den­cial mos­tra­ban es­tam­pas de un país en gue­rra, con las ca­lles va­cías y arra­sa­das por el hu­mo de las bom­bas la­cri­mó­ge­nas y la pre­sen­cia de tan­ques y «ba­lle­nas», vehícu­los po­li­cia­les an­ti­mo­ti­nes que lan­za­ban agua a los ma­ni­fes­tan­tes, en su ma­yo­ría muy jó­ve­nes.

Au­men­ta el cer­co internacional

El pa­ro na­cio­nal coin­ci­de con un in­cre­men­to de la pre­sión internacional so­bre el Go­bierno de Ma­du­ro, que ha vis­to co­mo Es­ta­dos Uni­dos, la UE, la ma­yo­ría de los paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos y el se­cre­ta­rio general de la Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos, el uru­gua­yo Luis Al­ma­gro, han exi­gi­do la sus­pen­sión de la Cons­ti­tu­yen­te, por con­si­de­rar que es un me­ca­nis­mo que agra­va­rá las ten­sio­nes po­lí­ti­cas en el país.

Al­ma­gro pu­bli­có su ter­cer in­for­me so­bre Ve­ne­zue­la des­de ju­nio del 2016 con un tono in­clu­so más du­ro que los an­te­rio­res, en el que se­ña­la que Ni­co­lás Ma­du­ro y su nú­cleo más cer­cano en el Go­bierno han «vio­la­do de­li­be­ra­da­men­te los de­re­chos hu­ma­nos» y han co­me­ti­do «crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad». «Las me­di­das adop­ta­das por el Go­bierno son de­li­be­ra­das. Apli­can una es­tra­te­gia bien pen­sa­da y me­tó­di­ca; una po­lí­ti­ca que to­dos los días se co­bra una o dos víc­ti­mas mor­ta­les en­tre los ma­ni­fes­tan­tes», ma­ni­fes­tó Al­ma­gro, que tam­bién in­di­có que la co­mu­ni­dad internacional «no pue­de ig­no­rar vio­la­cio­nes tan fla­gran­tes y evi­den­tes de la dig­ni­dad hu­ma­na bá­si­ca y de los de­re­chos y las li­ber­ta­des fun­da­men­ta­les».

San­cio­nes a los in­frac­to­res

Al­ma­gro se mos­tró op­ti­mis­ta so­bre la po­si­bi­li­dad de te­ner en es­ta opor­tu­ni­dad los 23 vo­tos ne­ce­sa­rios pa­ra so­li­ci­tar la apli­ca­ción de la Car­ta De­mo­crá­ti­ca de la or­ga­ni­za­ción al Go­bierno de Ma­du­ro, aun­que el se­cre­ta­rio de la OEA in­sis­tió en su in­for­me que cual­quier san­ción tie­ne que ser con­tra los fun­cio­na­rios im­pli­ca­dos en las vio­la­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos y que no acre­cien­te el su­fri­mien­to que ya vi­ven los ve­ne­zo­la­nos.

En­tre tan­to, el Mer­ca­do Co­mún del Sur (Mer­co­sur), al que per­te­ne­ce Ve­ne­zue­la, aun­que se en­cuen­tra sus­pen­di­da, rea­li­za­rá hoy una cum­bre pre­si­den­cial en la que par­ti­ci­pa­rá el pre­si­den­te de la Asam­blea Na­cio­nal ve­ne­zo­la­na, Ju­lio Bor­ges.

ANDRÉS MAR­TÍ­NEZ CA­SA­RES REUTERS

Dos pa­tru­llas po­li­cia­les apun­tan a un ma­ni­fes­tan­te que par­ti­ci­pa­ba en uno de los blo­queos ca­lle­je­ros en Caracas con­tra Ni­co­lás Ma­du­ro.

MI­GUEL GU­TIÉ­RREZ EFE

Dos muer­tos. La opo­si­ción ha­bló de una pa­rá­li­sis to­tal del país con la pro­tes­ta de ayer. Se pro­du­je­ron nu­me­ro­sos in­ci­den­tes que se sal­da­ron con dos muer­tos y al me­nos 80 he­ri­dos. En la ima­gen, un opo­si­tor ha­ce guar­dia en una ba­rri­ca­da con un ar­ma ca­se­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.