El Reino Uni­do se re­sis­te a ajus­tar cuen­tas con la UE

«Es­tán co­mo en un tú­nel, no sa­ben si se­guir ade­lan­te o vol­ver atrás», di­ce una fuen­te de Bru­se­las so­bre los bri­tá­ni­cos

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Internacional - CRIS­TI­NA PORTEIRO

«El re­loj si­gue co­rrien­do», apun­tó ayer con iro­nía el ministro británico del brexit, Da­vid Da­vis, an­te el se­rio sem­blan­te de su ho­mó­lo­go eu­ro­peo, Mi­chel Bar­nier. Lo hi­zo an­tes de po­ner el bro­che a la se­gun­da ron­da de ne­go­cia­cio­nes, tras una se­ma­na de con­ver­sa­cio­nes in­fruc­tuo­sas que so­lo han ser­vi­do pa­ra cons­ta­tar que el Reino Uni­do no tie­ne un plan de di­vor­cio. «Es­tán co­mo en un tú­nel, no sa­ben si se­guir ha­cia ade­lan­te o vol­ver atrás», ex­pli­ca una fuen­te di­plo­má­ti­ca de Bru­se­las. Cua­tro me­ses han trans­cu­rri­do des­de que ac­ti­va­ron la pa­lan­ca de salida y las ne­go­cia­cio­nes si­guen en­ca­lla­das. La ra­zón no es otra que el di­ne­ro. El Go­bierno de The­re­sa May ad­mi­te que ten­drá que ajus­tar cuen­tas con la UE, pe­ro se nie­ga a pre­sen­tar sus cálcu­los a Bar­nier.

LA FAC­TU­RA Lon­dres no ha­ce los de­be­res.

¿A cuán­to as­cen­de­rá el coste del di­vor­cio? El fran­cés ase­gu­ró ayer en rue­da de pren­sa que, al mar- gen de las ci­fras ex­tra­ofi­cia­les (60.000-100.000 mi­llo­nes de eu­ros), la UE ha ela­bo­ra­do un in­for­me com­ple­to so­bre qué par­ti­das ha­bría que in­cluir en la cuen­ta que de­be­rán abo­nar los bri­tá­ni­cos. ¿Qué hay de Lon­dres? «En es­te mo­men­to no es­tán en dis­po­si­ción de pre­sen­tar su aná­li­sis», con­fie­san fuen­tes de la ne­go­cia­ción. Da­vis se fue de Bru­se­las sin pre­sen­tar los de­be­res. Bar­nier le exi­gió ayer «cla­ri­dad» co­mo re­qui­si­to «in­dis­pen­sa­ble pa­ra ne­go­ciar y va­lo­rar si se han he­cho los pro­gre­sos su­fi­cien­tes» pa­ra pa­sar a la si­guien­te fa­se: la re­la­ción fu­tu­ra. «La salida or­de­na­da que que­re­mos exi­ge sal­dar cuen­tas an­tes de na­da», apos­ti­lló el ga­lo. Sin em­bar­go, que­da mu­cho ca­mino por an­dar. May bus­ca la ma­ne­ra de ex­pli­car a los bri­tá­ni­cos una ver­dad tre­men­da­men­te in­có­mo­da. Reino Uni­do ten­drá que ha­cer un tras­va­se mo­nu­men­tal de di­ne­ro a la UE pa­ra cu­brir su par­ti­ci­pa­ción en pro­gra­mas eu­ro­peos, cos­tear las pen­sio­nes de sus fun­cio­na­rios co­mu­ni­ta­rios y ha­cer fren­te a prés­ta­mos y obli­ga­cio­nes. «So­mos un país que cum­ple sus com­pro­mi­sos in­ter­na­cio­na­les», ga­ran­ti­zó Da­vis, uno de los de­fen­so­res del brexit que abra­za­ron la te­sis de que la per­te­nen­cia a la UE apa­re­ja­ba más cos­tes que be­ne­fi­cios al con­tri­bu­yen­te británico. ¿Ha­rá con­ce­sio­nes la UE pa­ra fa­ci­li­tar la la­bor a May? «Al fi­nal ha­rá fal­ta fle­xi­bi­li­dad por am­bas par­tes», de­jó caer Da­vis. Pe­ro Bar­nier no ca­yó en la red y se mos­tró con­tun­den­te: «No ofre­ce­re­mos con­ce­sio­nes. Es el Reino Uni­do el que de­ci­de sa­lir de la UE. Una de­ci­sión muy gra­ve con im­por­tan­tes con­se­cuen­cias», zan­jó.

DE­RE­CHOS CIU­DA­DA­NOS Sin avan­ces a la vis­ta.

¿Qué ga­ran­tías se les da­rán a los 4.4 mi­llo­nes de ciu­da­da­nos eu­ro­peos y bri­tá­ni­cos que re­si­den a uno y otro la­do del Ca­nal de la Man­cha? ¿Quién ve­la­rá por ellos? Es una de las prio­ri­da­des que blan­de la UE y no ha­brá acuer­do de salida si no se so­lu­cio­na. Bru­se­las exi­gió a la de­le­ga­ción de 98 ex­per­tos bri­tá­ni­cos que de­ta­llen su plan pa­ra dar se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca a los ciu­da­da­nos ex­pa­tria­dos y sus fa­mi­lias. «Hi­ci­mos una ofer­ta muy se­ria», de­fen­dió Da­vis en re­la­ción al do­cu­men­to que pre­sen­tó May en la úl­ti­ma cum­bre eu­ro­pea, una pro­pues­ta «in­su­fi­cien­te» pa­ra los 27. «No ve­mos otra for­ma que li­gar los de­re­chos al Tri­bu­nal de Jus­ti­cia de la UE», sos­tu­vo Bar­nier, una op­ción que re­cha­zan de pleno los bri­tá­ni­cos.

LAS DOS IRLANDAS Un cam­po de mi­nas.

Don­de sí ha ha­bi­do más acer­ca­mien­to es en torno a qué ha­cer con la hoy in­vi­si­ble fron­te­ra que di­vi­de las dos Irlandas. El brexit im­pon­dría nue­vas res­tric­cio­nes a la circulación de personas y bie­nes en­tre el Uls­ter y la Re­pú­bli­ca Ir­lan­de­sa. Lon­dres y Bru­se­las ne­go­cian con su­mo cui­da­do es­te ca­pí­tu­lo, co­mo si se des­li­za­sen por un cam­po de mi­nas. Na­die quie­re echar por tie­rra el acuer­do del Vier­nes San­to que pu­so fin al con­flic­to ir­lan­dés. «Que­re­mos con­ser­var el Área Co­mún de Via­je y bus­car soluciones le­ga­les pa­ra ga­ran­ti­zar la coo­pe­ra­ción en me­dio am­bien­te y agri­cul­tu­ra», se­ña­ló Da­vis. Ni él ni Bar­nier pu­sie­ron so­bre la me­sa la dispu­ta te­rri­to­rial abier­ta en­tre el Reino Uni­do y Es­pa­ña en torno a Gi­bral­tar. El con­ten­cio­so his­tó­ri­co for­ma par­te de las di­rec­tri­ces de ne­go­cia­ción en las que se con­ce­de a Es­pa­ña ca­pa­ci­dad de ve­to. La ter­ce­ra ron­da de ne­go­cia­cio­nes arran­ca­rá a fi­na­les de agos­to. Bar­nier pi­dió ayer a los bri­tá­ni­cos que pon­gan or­den y ven­gan con los de­be­res he­chos. «El pre­cio de la gran­de­za es la res­pon­sa­bi­li­dad», les re­cor­dó pa­ra­fra­sean­do a Wis­ton Chur­chill.

F. LENOIR REUTERS

Un fun­cio­na­rio re­ti­ra la ban­de­ra bri­tá­ni­ca a la con­clu­sión de la ter­ce­ra ron­da ne­go­cia­do­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.