Ble­sa no pu­do con la pre­sión y el re­pu­dio

La au­top­sia que se le prac­ti­có ayer al cuer­po con­fir­mó que el ex­pre­si­den­te de Ca­ja Ma­drid se sui­ci­dó

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Economía - ANA BALSEIRO

El ban­que­ro se dis­pa­ró di­rec­ta­men­te al co­ra­zón una ba­la de sie­te mi­lí­me­tros Fue in­ci­ne­ra­do en Cór­do­ba tras la au­top­sia y hoy lo en­te­rra­rán en su lo­ca­li­dad na­tal

«Muer­te por au­to­le­sión por ar­ma de fue­go». En un bre­ví­si­mo co­mu­ni­ca­do, el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia de An­da­lu­cía ha­cía pú­bli­co en la mañana de ayer el re­sul­ta­do de la au­top­sia que los fo­ren­ses le prac­ti­ca­ron al cuer­po de Mi­guel Ble­sa, y que con­fir­ma­ba así la hi­pó­te­sis prin­ci­pal —y prác­ti­ca­men­te ex­clu­si­va, pe­se a que la fa­mi­lia se afe­rra­ba a la del ac­ci­den­te— con la que la Guar­dia Ci­vil ha­bía tra­ba­ja­do des­de el mo­men­to en el que en­con­tra­ron el ca­dá­ver del ban­que­ro, po­co des­pués de las 8.30 de la mañana del miér­co­les.

En lo que la opinión pa­re­ce uná­ni­me es en que fue­ron la pre­sión y el re­pu­dio so­cial los que fi­nal­men­te lo do­ble­ga­ron, pe­se a que no se mos­tró de­pri­mi­do en la úl­ti­ma eta­pa, aun­que sí «preo­cu­pa­do» por los pro­ce­sos ju­di­cia­les.

Ble­sa se pe­gó un ti­ro en el co­ra­zón con una de las quin­ce ar­mas de ca­za que po­seía, la úni­ca que lle­vó con­si­go —en con­tra de su cos­tum­bre— a la fin­ca Puer­to del To­ro, en la lo­ca­li­dad cor­do­be­sa de Vi­lla­nue­va del Rey,

Las con­clu­sio­nes de los fo­ren­ses, que le prac­ti­ca­ron la au­top­sia en­tre las nue­ve y las on­ce de la mañana en las de­pen­den­cias del Ins­ti­tu­to de Me­di­ci­na Le­gal de Cór­do­ba, fue­ron con­tun­den­tes. En con­tra de lo que los fa­mi­lia­res so­pe­sa­ban co­mo cau­sa pro­ba­ble de la muer­te, pa­ra mi­ti­gar el do­lor pro­du­ci­do por el im­pac­to de tan ines­pe­ra­da no­ti­cia, el de su es­co­pe­ta no fue un dis­pa­ro for­tui­to al sa­car­la del ma­le­te­ro del co­che, sino un ti­ro cal­cu­la­do y cer­te­ro.

Una he­ri­da a que­ma­rro­pa

La le­sión —un so­lo ori­fi­cio de en­tra­da de ba­la, de sie­te mi­lí­me­tros—, se­gún el in­for­me fo­ren­se, fue «a ca­ñón to­can­te», es de­cir, a que­ma­rro­pa, y se pro­du­jo al co­lo­car­se el ri­fle con­tra el tó­rax, a la al­tu­ra del co­ra­zón, y apre­tar el ga­ti­llo. La muer­te fue in­me­dia­ta. Ble­sa se en­con­tra­ba en el exterior de su vehícu­lo y tras el dis­pa­ro su cuer­po res­ba­ló so­bre el ca­pó y ca­yó al sue­lo, a la al­tu­ra de las rue­das de­lan­te­ras. No ha­bía sig­nos ex­ter­nos de vio­len­cia ni se­ña­les de for­ce­jeo, pe­ro sí res­tos de pól­vo­ra en sus ma­nos. Los in­ves­ti­ga­do­res lo tu­vie­ron cla­ro des­de el prin­ci­pio: sui­ci­dio.

Y la hi­pó­te­sis se fue con­fir­man­do con los tes­ti­mo­nios de alle­ga­dos y ami­gos, que re­la­ta­ban có­mo ha­bían si­do los úl­ti­mos días del ex­pre­si­den­te de Ca­ja Ma­drid y su ex­tra­ña vi­si­ta de ca­za a la fin­ca en la que mu­rió.

De «com­por­ta­mien­to ra­ro» ca­li­fi­có Fer­mín Ga­llar­do, ín­ti­mo del ban­que­ro y ge­ren­te de Puer­to del To­ro, la in­de­ci­sión de Ble­sa so­bre si ir o no a ca­zar a la fin­ca. Ex­pli­có que, fren­te a su na­tu­ra­le­za or­de­na­da y me­tó­di­ca, en es­ta oca­sión ha­bía con­fir­ma­do y anu­la­do la vi­si­ta en va­rias oca­sio­nes y que so­lo avi­só de su lle­ga­da en la no­che del mar­tes, cuan­do ya es­ta­ba a 80 ki­ló­me­tros. Que no lle­va­ra equi­pa­je, «más que una mu­da y un ne­ce­ser», que fue­ra so­lo y que por­ta­ra ar­ma pro­pia en lu­gar de usar las de la fin­ca, co­mo acos­tum­bra­ba, fue­ron más in­di­ca­do­res del desen­la­ce.

Tras la au­top­sia, su cuer­po fue tras­la­da­do al ta­na­to­rio de Las Que­ma­das, don­de fue in­ci­ne­ra­do pa­ra ser tras­la­da­do des­pués a Li­na­res (Jaén), su lo­ca­li­dad na­tal. Allí, en el pan­teón fa­mi­liar, se­rán de­po­si­ta­das sus ce­ni­zas, mien­tras que el fu­ne­ral se ofi­cia­rá a las 19.30 de la tar­de en la igle­sia pa­rro­quial, en la in­ti­mi­dad.

SA­LAS EFE

Es­tu­por en­tre los fa­mi­lia­res. Los alle­ga­dos del ex­pre­si­den­te de Ca­ja Ma­drid tu­vie­ron que di­ge­rir ayer la cer­te­za que les de­jó la au­top­sia: Ble­sa se qui­tó la vi­da. En la ima­gen, su viu­da, Ge­ma Gá­mez, aban­do­nan­do ayer el ta­na­to­rio de Cór­do­ba tras la in­ci­ne­ra­ción de su ma­ri­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.