Los he­re­de­ros de Ble­sa ten­drán que asu­mir las car­gas eco­nó­mi­cas de los pro­ce­sos

La muer­te del ban­que­ro so­lo su­po­ne el archivo de las cau­sas pe­na­les con­tra él

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Economía - ANA BALSEIRO

Mi­guel Ble­sa so­lo es­ta­ba con­de­na­do —y la sen­ten­cia no era fir­me, es­ta­ba re­cu­rri­da an­te el Su­pre­mo— por el uso irre­gu­lar de las tar­je­tas black de Ca­ja Ma­drid, pe­ro se en­con­tra­ba in­cur­so en otros pro­ce­sos ju­di­cia­les que, co­mo el de las pre­fe­ren­tes o el de los so­bre­suel­dos mi­llo­na­rios de la en­ti­dad, aún es­tán en fa­se de ins­truc­ción y a la es­pe­ra de jui­cio, res­pec­ti­va­men­te. Tras su muer­te, ¿qué ocu­rre con esas cau­sas?

«En lo que a él res­pec­ta, y tal y co­mo mar­ca la ley, se ex­tin­gue su res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal. Pe­ro siem­pre que ha­ya otros po­si­bles au­to­res de los de­li­tos, el pro­ce­so con­ti­núa con­tra ellos», ex­pli­ca el abo­ga­do Andrés Her­zog, director de la acu­sa­ción po­pu­lar en el ca­so de las tar­je­tas opa­cas al fis­co de Ca­ja Ma­drid, que con­clu­yó con la im­po­si­ción de seis años de cár­cel pa­ra Ble­sa.

Her­zog tam­bién po­ne el fo­co en la po­si­bi­li­dad de que, en los pro­ce­di­mien­tos pe­na­les que aún es­tán en ins­truc­ción, el sui­ci­dio del ban­que­ro «pro­pi­cie cam­bios de es­tra­te­gia del res­to de los acu­sa­dos»: el co­no­ci­do ar­gu­men­to de echar­le la cul­pa al muer­to.

Si no re­nun­cian al le­ga­do

Pe­ro si las cau­sas pe­na­les que­dan ar­chi­va­das, no ocu­rre lo mis­mo con las res­pon­sa­bi­li­da­des ci­vi­les de­ri­va­das de ellas. Así, los he­re­de­ros de Ble­sa ten­drían que asu­mir las po­ten­cia­les in­dem­ni­za­cio­nes, si fi­nal­men­te acep­ta­sen el le­ga­do del fa­lle­ci­do. Los ex­per­tos con­sul­ta­dos ex­pli­can que, en ca­sos co­mo es­te, lo nor­mal es que, o se re­nun­cie a la he­ren­cia o se acep­te «a be­ne­fi­cio de in­ven­ta­rio», es de­cir, que con los bie­nes del fa­lle­ci­do se li­qui­dan pre­via­men­te las deu­das o res­pon­sa­bi­li­da­des exis­ten­tes.

Her­zog re­cuer­da que, en el ca­so de las tar­je­tas black, los con­de­na­dos ya ha­bían con­sig­na­do to­do el di­ne­ro que el tri­bu­nal les exi­gió (12 mi­llo­nes de eu­ros, a abo­nar so­li­da­ria­men­te con Ra­to) «pre­ci­sa­men­te pa­ra que se les apli­ca­se el ate­nuan­te de re­pa­ra­ción del da­ño cau­sa­do». No ha­cer lo pro­pio fue pre­ci­sa­men­te lo que pre­ci­pi­tó el in­gre­so en pri­sión de los ex­res­pon­sa­bles de las ca­jas ga­lle­gas, con­de­na­dos a dos años de cár­cel.

Man­te­ner el re­cur­so

Pa­ra los he­re­de­ros que­dan pen­dien­tes el ca­so de las pre­fe­ren­tes, «cu­ya ins­truc­ción es­tá en vía muer­ta y no se sa­be có­mo va a con­ti­nuar, ni si lo ha­rá», se­gún ex­pli­có Her­zog; y el de los so­bre­suel­dos, en el que la res­pon­sa­bi­li­dad ci­vil fi­ja­da as­cien­de a 8,5 mi­llo­nes, so­li­da­ria­men­te con quien fue el hom­bre de con­fian­za de Ble­sa, Il­de­fon­so Sán­chez Bar­coj.

Por otra par­te, la ley tam­bién per­mi­te a los he­re­de­ros del ban­que­ro man­te­ner el re­cur­so de ca­sa­ción en el Tri­bu­nal Su­pre­mo con­tra la sen­ten­cia de las black a «efec­tos de repu­tación», en un in­ten­to pós­tu­mo de res­ti­tuir su ho­nor.

D. PO­ZO AFP

So­bre Ble­sa pe­sa­ba una con­de­na, aún no fir­me, de seis años de cár­cel, que re­cu­rrió an­te el Su­pre­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.