Los fur­ti­vos se ca­mu­flan en­tre los ba­ñis­tas pa­ra evi­tar a los vi­gi­lan­tes

Co­fra­días y guar­da­pes­cas se ven in­ca­pa­ces de con­tro­lar la san­gría en los are­na­les

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Barbanza-muros-noia - ÁL­VA­RO SE­VI­LLA

Es su úl­ti­ma tre­ta, su pos­tre­ro en­ga­ño. Son ca­ma­leo­nes que, ata­via­dos con ba­ña­dor, ga­fas de bu­ceo y toa­lla, han con­se­gui­do traer de ca­be­za a los guar­da­pes­cas. Apro­ve­chan­do la lle­ga­da ma­si­va de tu­ris­tas, los fur­ti­vos se han mi­me­ti­za­do co­mo si fue­sen un veraneante más, es­ca­pan­do de las ga­rras de los ma­ris­ca­do­res que ca­da mes in­ten­tan fae­nar de ma­ne­ra le­gal.

Nor­mal­men­te tra­ba­jan en gru­pos, con fun­cio­nes y car­gos di­fe­ren­cia­dos, apro­ve­chan­do los días ca­lu­ro­sos y con ma­yor nú­me­ro de ba­ñis­tas. Pa­ra es­quil­mar el ma­ris­co sue­len ha­cer tur­nos, por lo que, mien­tras uno tra­ba­ja en el agua, otro con­tro­la que no apa­rez­ca nin­gún vi­gi­lan­te que pue­da dar la voz de alar­ma a los guar­da­pes­ca. Mien­tras, un ter­ce­ro guar­da el gé­ne­ro de­ba­jo de al­gu­na toa­lla, o in­clu­so en una ne­ve­ra por­tá­til, que le­jos de lle­var cua­tro re­fres­cos, sir­ve pa­ra acu­mu­lar ki­los y ki­los de ma­ris­co. Por úl­ti­mo, un cuar­to se en­car­ga de vi­si­tar a sus com­pa­ñe­ros y lle­var­se el pro­duc­to en co­che.

«Van a cual­quier ho­ra. Apro­ve­chan que no po­de­mos ba­jar con los vehícu­los a la pla­ya pa­ra ir sa­can­do sin pa­rar», apun­ta la vi­ce­pa­tro­na de la co­fra­día de Ca­bo, Su­sa­na Sil­va, cu­ya en­ti­dad es la más per­ju­di­ca­da por una prác­ti­ca que mi­na eco­nó­mi­ca­men­te a sus pro­fe­sio­na­les: «Con­tro­lar­los es muy com­pli­ca­do. En es­tas fe­chas las pla­yas es­tán re­ple­tas de gen­te y ¿có­mo pue­des ha­cer pa­ra dis­tin­guir­los?».

Pa­ra in­ten­tar fre­nar la san­gría, las ma­ris­ca­do­ras del pó­si­to han em­pe­za­do a ba­jar a la pla­ya pa­ra vi­gi­lar en­tre los ba­ñis­tas: «Las broncas con los fur­ti­vos son con­ti­nuas y he­mos co­gi­do a va­rios pe­ro, al ha­ber otros con­tro­lan­do, sue­len que­dar­se en el agua con to­do lo es­quil­ma­do».

Más es­con­di­tes

Esa es otra de las es­tra­te­gias que uti­li­zan. Al sa­ber que hay vi­gi­lan­tes cer­ca, los fur­ti­vos se que­dan di­rec­ta­men­te en la ori­lla, ocul­tan­do las bol­sas re­ple­tas de ma­ris­co en el agua: «Las de­jan allí y es im­po­si­ble en­con­trar al pro­pie­ta­rio». Las pla­yas más afec­ta­das del mu­ni­ci­pio boi­ren­se son las de Ba­rra­ña, Ma­ñóns y A Re­tor­ta, aun­que Sil­va re­co­no­ce que, no son los úni­cas.

En A Po­bra, el pa­trón ma­yor de la co­fra­día, Mi­guel Igle­sias, re­co­no­ce que es­te pro­ble­ma tam­bién les afec­ta, aun­que no en el mis­mo gra­do que a los cru­cen­ses, ya que el nú­me­ro de are­na­les a con­tro­lar es mu­cho más re­du­ci­do. En Rianxo, sin em­bar­go, los ma­ris­ca­do­res se han li­bra­do, por el mo­men­to. «Se non es­tán nas no­sas praias é por­que es­tán en Boi­ro. Sa­ben que alí hai cría e aos fur­ti­vos xa lles va­le. Pa­ra eles é moi­to fá­cil pa­ra sa­car de vin­te en vin­te qui­los», apun­tó el pa­trón ma­yor rian­xei­ro, Mi­guel Igle­sias. El mis­mo re­co­no­ce que, a pe­sar de es­to, si­gue preo­cu­pa­do: «Sa­be­mos que can­do re­ma­ten en Ca­bo vi­rán pa­ra as no­sas. A boa no­ti­cia de ver­da­de se­ría que os co­lle­sen alí».

Más pro­ble­mas

Su­sa­na Sil­va y Mi­guel Igle­sias re­co­no­cen que los fur­ti­vos no son su úni­co pro­ble­ma, sino que lo ex­tien­den a al­gu­nos ba­ñis­tas: «Hay mu­chos que lo ven tan fá­cil que tam­bién se apun­tan a lle­var­se al­go de ma­ris­co». Pe­se a que re­co­no­ce que en la gran par­te de los ca­sos hur­tan unos dos o tres ki­los, apun­ta que «no son cua­tro o cin­co so­los, son mu­chas personas a lo lar­go de la se­ma­na».

Al igual que los fur­ti­vos pro­fe­sio­na­les, los tu­ris­tas tam­bién tie­nen su pro­pio me­ca­nis­mo. Sin ne­ce­si­dad de bol­sas, o re­des, pa­ra al­ma­ce­nar el bi­val­vo to­man el ca­mino más sen­ci­llo, que no es otro que lle­var­lo en los bol­si­llo de los ba­ña­do­res. En la are­na, las toa­llas y las mo­chi­las son el es­con­di­te per­fec­to pa­ra sa­lir del are­nal sin le­van­tar sos­pe­chas.

«Creo que tie­nen que em­pe­zar a pen­sar que es­tán ju­gan­do con el tra­ba­jo de mu­cha gen­te», re­co­no­ció la pro­pia Sil­va, que apun­ta que no so­lo tu­ris­tas de fue­ra de la co­mar­ca se lle­van la al­me­ja: «Tam­bién hay gen­te de aquí. Es un es­cán­da­lo lo que es­tá pa­san­do, por­que le es­tán ro­ban­do a sus pro­pios ve­ci­nos y pa­re­ce que no tie­ne so­lu­ción».

ILUS­TRA­CIÓN MA­TA­LO­BOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.