El ca­so Vi­llar sal­pi­ca­rá a ca­si me­dio cen­te­nar de res­pon­sa­bles del fút­bol

Javier Te­bas: «Si no di­mi­te, tie­ne que ser in­ha­bi­li­ta­do»

La Voz de Galicia (Barbanza) - - La Voz De Galicia - IVÁN ANTELO

La RFEF ha vi­vi­do du­ran­te dé­ca­das en el feu­da­lis­mo que aho­ra po­ne de ma­ni­fies­to el juez Pe­draz en un au­to que re­ve­la con­ver­sa­cio­nes son­ro­jan­tes. Char­las que de­jan cla­ro có­mo ga­na­ba Vi­llar las elec­cio­nes.

El ma­gis­tra­do ve «ex­ce­sos en las fa­cul­ta­des de ad­mi­nis­tra­ción del pa­tri­mo­nio y re­cur­sos de la RFEF». De he­cho, el au­to na­rra có­mo Vi­llar uti­li­za el nom­bra­mien­to de la jun­ta di­rec­ti­va «a mo­do de re­com­pen­sa pa­ra pre­miar la leal­tad de los pre­si­den­tes de las fe­de­ra­cio­nes te­rri­to­ria­les que le son afi­nes y, en sen­ti­do con­tra­rio, ve­tar a los que no». Y así se re­co­ge en una con­ver­sa­ción in­ter­cep­ta­da en­tre Vi­llar y Ale­jan­dro Blan­co, pre­si­den­te del Co­mi­té Olím­pi­co Es­pa­ñol: —[Vi­llar] El ara­go­nés y el an­da­luz ven­drán a don­de tie­nen pues­to es­ta­tu­ta­ria­men­te, a to­do lo de­más no van a ve­nir a na­da ¿me ex­pli­co? A na­da.

El au­to tam­bién re­ve­la la ma­qui­na­ria que te­nía Vi­llar pa­ra con­se­guir los vo­tos ne­ce­sa­rios pa­ra ga­nar­se el fa­vor de la Asam­blea Ge­ne­ral, un ór­gano en el que «tie­ne un im­por­tan­te pe­so el sec­tor del fút­bol no pro­fe­sio­nal», con­tro­la­do por ca­da fe­de­ra­ción te­rri­to­rial. Y de ello se jac­ta­ba Pa­drón con la se­cre­ta­ría ge­ne­ral Est­her Gascón: —[Pa­drón] Aquí, el pre­si­den­te mío, el pre­si­den­te de En­tre­na­do­res, el de Ár­bi­tros y el del Fút­bol Sa­la, ha­cen lo que yo di­ga y en las de­más te­rri­to­ria­les igual, por­que si no los qui­to. Ellos tie­nen que obe­de­cer (...). Por­que mien­tras es­té la ley y es­té el de­cre­to co­mo es­tá, ga­na­rá siem­pre el fút­bol no pro­fe­sio­nal, que pa­ra eso tie­ne el 60 %.y los otros el 40.

Pe­draz ex­pli­ca que Vi­llar, «cons­cien­te de que efec­ti­va­men­te los pre­si­den­tes re­gio­na­les son ca­pa­ces de aglu­ti­nar los vo­tos de clu­bes de di­vi­sio­nes in­fe­rio­res y del co­lec­ti­vo del fút­bol no pro­fe­sio­nal, ha con­ce­di­do be­ne­fi­cios a al­gu­nos de los pre­si­den­tes de las fe­de­ra­cio­nes en cu­yo ám­bi­to no te­nía ase­gu­ra­do el apo­yo, dis­po­nien­do del pa­tri­mo­nio ajeno que ad­mi­nis­tra, es­to es, el de la RFEF». Uno de los ca­sos más sig­ni­fi­ca­ti­vos es el de Mur­cia, una fe­de­ra­ción que te­nía du­das de si apo­yar a Vi­llar o no: —[Vi­llar] ¿Te in­tere­sa que te pro­pon­ga a la co­mi­sión [de la UE­FA] en sus­ti­tu­ción de Eduardo He­rre­ra, ¿sí o no? —[Mon­je] Hom­bre, ¡cla­ro!

En otra con­ver­sa­ción in­ter­cep­ta­da en­tre Cle­men­te y Pa­drón, se po­ne de ma­ni­fies­to que Mur­cia aca­bó sien­do se­du­ci­da: —[Cle­men­te] Pues ha en­tra­do el de Mur­cia (...). Han me­ti­do a mu­chos más, son vo­tos, son vo­tos com­pra­dos. ¡Jo­der Juan! Apo­yos com­pra­dos. De­cir amén, amén, por lle­var­se unos di­ne­ros.

En Can­ta­bria, el asun­to es cues­tión es la fi­nan­cia­ción de un cam­po y así se lo de­ja cla­ro Pe­láez a Vi­llar. —[Vi­llar] ¿Cuán­to es la can­ti­dad? —[Pe­láez] Eran trescientos cua­ren­ta y al­go, se han pa­ga­do ya se­sen­ta y sie­te y fal­tan dos­cien­tos se­sen­ta o al­go así [...]. Ne­ce­si­to que el di­ne­ro me lle­gue a mí. —[Vi­llar] No te en­tien­do. ¿Tú lo que quie­res es el di­ne­ro in­gre­sa­do en tu cuen­ta? —[Pe­láez] Pa­ra que yo li­be­ra­li­ce los fon­dos míos y lue­go ha­cer yo los pa­ga­rés.

En Ma­drid, Vi­llar se mos­tró preo­cu­pa­do con el pre­si­den­te de la ma­dri­le­ña, Pa­co Díez, por el pro­ce­der de su ho­mó­lo­go en la fe­de­ra­ción de fút­bol sa­la, Ju­lio Ca­be­llo: —[Vi­llar] A Ju­lio Ca­be­llo le voy a apre­tar las tuer­cas yo. Le di­ré: ‘que se­pas que si apo­yas a la can­di­da­tu­ra con­tra­ria, vas en con­tra de es­te se­ñor (re­fi­rién­do­se a Fran­cis­co Díez) y en con­tra mía, y si gano las elec­cio­nes, des­pí­de­te’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.