Rom­pen en Pon­te­ve­dra el cris­tal de un co­che en cu­yo in­te­rior ol­vi­da­ron las lla­ves pa­ra li­be­rar a un ni­ño

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Galicia - L. PENIDE

Fue­ron ape­nas unos mi­nu­tos, pe­ro pa­ra una ma­dre fue­ron eter­nos cuan­do se per­ca­tó de que se ha­bía ol­vi­da­do las lla­ves den­tro del co­che, un Re­nault, y que en su in­te­rior de­jó a su hi­jo de cor­ta edad y a un pe­rro. Fal­ta­ba un cuar­to de ho­ra pa­ra la una de la tar­de de ayer cuan­do dos pa­tru­llas mo­to­ri­za­das de la Po­li­cía Lo­cal de Pon­te­ve­dra fue­ron re­que­ri­das en San An­to­ni­ño.

Allí se en­con­tra­ron a la con­duc­to­ra, que, asus­ta­da, era in­ca­paz de abrir las puer­tas o las ven­ta­ni­llas del tu­ris­mo. Un por­ta­voz de la je­fa­tu­ra pre­ci­só que el pro­to­co­lo pa­ra es­tas si­tua­cio­nes es­ta­ble­ce que se frac­tu­re la ven­ta­ni­lla más ale­ja­da del pe­que­ño.

Y así hi­cie­ron los agen­tes. No obs­tan­te, an­tes acu­die­ron has­ta un ne­go­cio cer­cano pa­ra so­li­ci­tar cin­ta ad­he­si­va que em­plea­ron en bue­na par­te del cris­tal. De es­te mo­do, evi­ta­ron que, en el mo­men­to de rom­per el vi­drio, al­gu­nos tro­zos sa­lie­ran pro­yec­ta­dos, con el ries­go que eso su­po­nía.

Cum­pli­do es­te trá­mi­te so­lo res­tó un fuer­te gol­pe so­bre la ven­ta­ni­lla pa­ra po­der ma­ni­pu­lar des­de den­tro la aper­tu­ra de las puer­tas. Y ma­dre e hi­jo pu­die­ron de nue­vo abra­zar­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.