Las tur­bo­rro­ton­das: más se­gu­ras y ági­les, pe­ro un caos si se usan mal

Vi­go aban­de­ra el mo­de­lo en Ga­li­cia y pre­su­me de la efi­ca­cia de un sis­te­ma que ne­ce­si­ta un tiem­po de ro­da­je

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Galicia - JOSÉ MA­NUEL PAN

Qui­zá la me­jor ex­pli­ca­ción de tur­bo­rro­ton­da la pro­por­cio­na el in­ge­nie­ro co­ru­ñés Ja­co­bo Díaz Pi­ne­da, di­rec­tor ge­ne­ral de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de la Ca­rre­te­ra (AEC): «Es mu­cho más se­gu­ra que la ro­ton­da si se usa bien, pe­ro si no, es un caos». Y usar­las bien no es fá­cil pa­ra gran par­te de los con­duc­to­res ga­lle­gos, por­que has­ta el mo­men­to no han te­ni­do que en­fren­tar­se nun­ca a ese mo­de­lo de or­de­na­ción del trá­fi­co. La ex­pe­rien­cia de Vi­go es la más re­co­no­ci­ble en Ga­li­cia. Ca­si dos años des­pués de la ins­ta­la­ción de la pri­me­ra tur­bo­rro­ton­da en la ciu­dad, hoy hay sie­te y el Ayun­ta­mien­to ase­gu­ra que en los cru­ces re­gu­la­dos por es­tas in­fraes­truc­tu­ras ha des­cen­di­do un 30 % el nú­me­ro de ac­ci­den­tes res­pec­to a las glo­rie­tas con­ven­cio­na­les, in­for­ma Ale­jan­dro Mar­tí­nez, de la Re­dac­ción de La Voz en Vi­go. Tam­bién los ta­xis­tas des­ta­can sus be­ne­fi­cios. «Ve­mos que se han re­du­ci­do los si­nies­tros. A no­so­tros nos pa­re­ce al­go acer­ta­do», ase­gu­ra un por­ta­voz de los pro­fe­sio­na­les vi­gue­ses.

Esa opi­nión era muy dis­tin­ta al prin­ci­pio, cuan­do a los con­duc­to­res les cos­ta­ba adap­tar­se al nue­vo sis­te­ma. «Es un mo­de­lo que pue­de fun­cio­nar bien, pe­ro ne­ce­si­ta un pe­río­do de tran­si­ción ele­va­do pa­ra evi­tar erro­res. Un tiem­po de ma­du­ra­ción al­to», ra­zo­na Díaz Pi­ne­da.

En una ro­ton­da, los con­cep­tos es­tán cla­ros. Los vehícu­los que van a en­trar tie­nen que ce­der el pa­so a los que ya es­tán en ella. Ya den­tro, los que cir­cu­lan por la de­re­cha tie­nen pre­fe­ren­cia, co­mo en cual­quier ca­rre­te­ra. Y el más im­por­tan­te, que pa­ra aban­do­nar­la hay que si­tuar­se pre­via­men­te en el ca­rril de­re­cho.

La tur­bo­rro­ton­da es otra co­sa. Qui­zá sea más ágil y se­gu­ra, pe­ro no se ri­ge por el me­ca­nis­mo de la ro­ton­da por­que no lo es. El con­duc­tor tie­ne que ele­gir an­tes la di­rec­ción por­que una vez den­tro del ca­rril no pue­de aban­do­nar­lo. Es más se­gu­ra por­que las lí­neas con­ti­nuas de la cal­za­da en­cau­zan me­jor el trá­fi­co. Y más rá­pi­da, por­que en teo­ría se eli­mi­nan las du­das pa­ra ele­gir el mo­men­to de la sa­li­da. Quie­nes es­tán a fa­vor de las tur­bo­rro­ton­das de­fien­den que es­tán muy con­se­gui­das y el trá­fi­co se re­par­te más rá­pi­da­men­te. Pe­ro, co­mo en cual­quier otra cues­tión re­la­cio­na­da con la re­gu­la­ción del trá­fi­co, tal vez las tur­bo­rro­ton­das ne­ce­si­tan esa ma­du­ra­ción que de­man­da el di­rec­tor de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de la Ca­rre­te­ra: «Hoy por hoy, la tur­bo­rro­ton­da no es au­to­ex­pli­ca­ti­va. No es tan in­tui­ti­va co­mo la ro­ton­da». Tam­bién es­tá per­mi­ti­do com­ple­tar to­da la ro­ton­da por el ca­rril ex­terno MAL En ca­so de no po­der ac­ce­der al ca­rril ex­te­rior con su­fi­cien­te an­te­la­ción de­be­re­mos se­guir gi­ran­do has­ta po­der ha­cer­lo con se­gu­ri­dad MA­NIO­BRA COM­PLE­JA Ca­rril guia­do Co­no­ci­mien­to pre­vio Ca­da ro­ton­da es úni­ca MA­NIO­BRA SIM­PLE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.