Los ser­vi­cios so­cia­les pe­li­gran en Ou­ren­se

El go­bierno lo­cal tie­ne que lo­grar que la opo­si­ción apo­ye una mo­di­fi­ca­ción de cré­di­to pa­ra pa­gar­los

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Galicia - FI­NA ULLOA

Mu­chos ve­ci­nos vi­ven es­tos días con in­quie­tud la evo­lu­ción de la con­fron­ta­ción po­lí­ti­ca en el Con­ce­llo de Ou­ren­se por te­mor a que el des­en­cuen­tro en­tre los par­ti­dos po­lí­ti­cos aca­be re­per­cu­tien­do en ellos de for­ma di­rec­ta. La in­quie­tud vie­ne da­da por el anun­cio del go­bierno lo­cal de que la ca­ja de Be­nes­tar So­cial es­tá va­cía y que no po­drán pres­tar­se los ser­vi­cios si la opo­si­ción no se­cun­da una mo­di­fi­ca­ción de cré­di­to pa­ra re­po­ner 1,6 mi­llo­nes de eu­ros que se lle­va­rá a pleno el jue­ves. Ese es el di­ne­ro que, en prin­ci­pio, se ne­ce­si­ta­ría pa­ra fun­cio­nar has­ta fin de año.

En­tre los ser­vi­cios que se ve­rían blo­quea­dos si no se au­to­ri­za la par­ti­da es­tá la ayu­da a do­mi­ci­lio pa­ra de­pen­dien­tes, que atien­de a me­dio mi­llar de per­so­nas con un cos­te anual que ron­da los dos mi­llo­nes. No se­rían los úni­cos en preo­cu­par­se por el ce­se de esa aten­ción, ya que hay 230 tra­ba­ja­do­res que se de­di­can a es­ta ta­rea. Tam­bién peligra el co­me­dor so­bre rue­das, que en­tre­ga a do­mi­ci­lio los me­nús a 95 usua­rios y cu­yo cos­te anual es de 60.000 eu­ros. Ci­fra si­mi­lar es la que se gas­ta en ca­da ejer­ci­cio pa­ra la te­le­asis­ten­cia, un ser­vi­cio que a fi­na­les del mes de ma­yo se ad­ju­di­có a Cruz Ro­ja.

Esa en­ti­dad asis­ten­cial ten­dría di­fi­cul­ta­des ade­más pa­ra se­guir con la aten­ción en el Ho­gar del Tran­seún­te, que es­ta­ría abo­ca­do al cie­rre. La mis­ma suer­te co­rre­ría el cen­tro de día, en el que se atien­de a 30 usua­rios con una par­ti­da de 90.000 eu­ros al año, y la red de seis cen­tros cí­vi­cos, por los que en el 2016 pa­sa­ron 13.500 per­so­nas, con un gas­to de 135.000 eu­ros.

Las be­cas pa­ra li­bros y las ayu­das a co­me­do­res es­co­la­res, que re­par­tie­ron 243.000 eu­ros en la pa­sa­da con­vo­ca­to­ria en­tre 685 menores, tam­po­co po­drían dar­se.

Di­ne­ro que no se pue­de gas­tar

Qui­zá sea di­fí­cil de en­ten­der pa­ra el ciu­da­dano de a pie que ha­bien­do en las ar­cas mu­ni­ci­pa­les 56 mi­llo­nes de eu­ros no se pue­dan gas­tar 1,6. La ex­pli­ca­ción es­tá en los pre­su­pues­tos que los ayun­ta­mien­tos tie­nen que ha­cer pa­ra cal­cu­lar los in­gre­sos que van a re­ci­bir y el di­ne­ro que ne­ce­si­tan gas­tar. En esos pre­su­pues­tos ca­da con­cep­to de gas­to tie­ne un di­ne­ro con­sig­na­do. Pe­ro a lo lar­go del año pue­den apa­re­cer cir­cuns­tan­cias que re­ba­jen o in­cre­men­ten fi­nal­men­te ese cos­te. Hay mu­chos su­pues­tos en los que eso pue­de ocu­rrir: des­de que se ad­ju­di­que un ser­vi­cio o una obra por un pre­cio me­nor al pre­vis­to a, por el con­ta­rio, que no se re­ci­ban las sub­ven­cio­nes pre­vis­tas y ha­ya que afron­tar un gas­to ma­yor, o que se pre­sen­ten pro­ble­mas que en­ca­rez­can una obra. Cuan­do al fi­nal de año so­bra di­ne­ro, pa­sa al re­ma­nen­te de te­so­re­ría y en fu­tu­ros pre­su­pues­tos se pue­de uti­li­zar pa­ra des­ti­nar­lo a otras par­ti­das. Si fal­ta, la for­ma de echar mano del di­ne­ro que ha­ya que­da­do en ese re­ma­nen­te an­te­rior es la una fór­mu­la ad­mi­nis­tra­ti­va de mo­di­fi­ca­ción de cré­di­to. Pe­ro so­lo pue­de ha­cer­se si se aprue­ba en pleno. En el ca­so de Ou­ren­se, el gru­po de go­bierno, del PP, es­tá en mi­no­ría. Sus vo­tos no son su­fi­cien­tes y por tan­to ne­ce­si­ta que otras for­ma­cio­nes apo­yen el trá­mi­te.

To­dos de acuer­do

La fal­ta de ca­pa­ci­dad pa­ra lle­gar a con­sen­sos en­tre las dis­tin­tas fuer­zas po­lí­ti­cas del Con­ce­llo de Ou­ren­se no so­lo ame­na­za la es­ta­bi­li­dad de la pres­ta­ción de ser­vi­cios so­cia­les. El des­en­cuen­tro en­tre los po­lí­ti­cos ou­ren­sa­nos —al me­nos el que tras­cien­de a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción a tra­vés de co­mu­ni­ca­dos y rue­das de pren­sa— es pal­ma­rio y pue­de su­po­ner, por ejem­plo, que el IBI que pa­guen los ciu­da­da­nos el pró­xi­mo año se man­ten­ga en los mis­mos pa­rá­me­tros que el que apo­qui­na­ron es­te. To­dos es­tán de acuer­do en que la re­ba­ja es ne­ce­sa­ria, pe­ro si no con­si­guen acor­dar has­ta dón­de y có­mo en oc­tu­bre, ya no ha­brá po­si­bi­li­dad de apli­car­la en el 2018.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.